Buena Onda

Maquinamos tu “inocentazo”


Doren Roa

Como todos los 28 de diciembre, todo el mundo, siempre y cuando no amanezca con la luna, hace bromas para los Santos Inocentes. Después de la fiesta de Navidad, el Día de los Santos Inocentes supone el momento perfecto para tramar una macabra o inocente broma a tus familiares o amigos, que no olvidarán.

Preparar el desayuno
Si la maquinaria del gorgojo se te arruinó y no te alcanzó suficiente materia gris para pensar en una buena broma, le pregunté a algunos expertos, y éstos nos dejaron algunos ejemplares dignos de repetir, pero con el ánimo de superarlos.
He aquí una de estas bromitas. Seguramente jamás en tu vida te has dignado por prepararle el desayuno a tu familia, así que si es así, ya la cag$%&s, porque inmediatamente caerás, pero si no es así, adelante. El segundo paso es vaciar el azucarero y lo rellenás con sal. Para que funcione tenés que sentar a todos a la vez en el comedor y así todos podrán disfrutar de la reacción del primero que pruebe su café.

La broma de los relojes
Cuando el “estrellato” a quien consulté sobre estos rebanes me comentó esta broma, hasta me cayó mal pensar que me lo hicieran a mí, pero si vos sos valiente y te arriesgás a que te linchen todos los habitantes de tu casa, pues manos sobre los relojes.
Esto es sencillo. Se trata de cambiar la hora en todos los relojes de la casa. Esto se puede hacer de dos formas: los adelantás, forzando que todo el mundo esté en pie de lucha dos horas antes de lo que suele pasar, o bien, los retrasás, y lográs que todo el mundo llegue tarde al pegue. Este último es muy peligroso, tomando en cuenta que arriesgás a muchos, así que lo idóneo es, mi amigo (a), que los adelantés. El mejor momento para cambiar los relojes es cuando todos están ya durmiendo.

El “inocentazo” móvil
Para los medio boludos, aquí un “inocentazo” fácil. Sólo te vas a un ciber café, entrás a la página de mensajes te texto gratuitos y le enviás uno a tu más grande enemigo para obligarlo a un desplazamiento. El texto dirá que se ha ganado algún premio (cerciorate que sea algo que él o ella deseen tener), de modo que tenga que salir a recogerlo en algunos de los centros comerciales conocidos, del cual sea cliente, diciendo que por sus compras de Navidad le ha tocado (el objeto deseado)...¡jijijijijijiji!

Conocer bien al sujeto del “inocentazo”
Lo mejor para hacer los “inocentazos” de este próximo 28 de diciembre es conocer el sujeto a fondo y algunas de sus preocupaciones, aficiones, etc. A partir de ahí se trata de hacer que el problema sea resuelto (“inocentazos” positivos) o sea agravado (“inocentazos” negativos). ¡Feliz Día de los Santos Inocentes!