Buena Onda

Mass Effect: la batalla ha comenzado

Una guerra virtual por la supervivencia de la humanidad

Bien agarrado de Bioware llega Mass Effect, uno de los juegos más esperados por los usuarios de Xbox 360, y que tanto alboroto tuvo en su salida al mercado. Este nuevo RPG (videojuego de rol) nos trae una aventura épica ambientada 200 años en el futuro, que nos desafía a guiar a un escuadrón de guerreros a luchar por la supervivencia de la raza humana.
El universo de Mass Effect nos enfrentará a un enjambre de máquinas “mata gente”. La historia del juego nos transporta a una galaxia feliz, donde se vivían tiempos de paz, hasta que gran parte de la población humana fue eliminada por pandillas de enloquecidas máquinas asesinas. Esta vez, y temiendo un nuevo ataque que haría desaparecer a la raza humana de la faz de la tierra, al jugador le toca tomar el control y descubrir la verdad para rectificar la situación.
Nuestra misión será proteger a la humanidad de su posible exterminio, para lo cual se dota al jugador de una autoridad casi ilimitada. Hay que cumplir el objetivo a toda costa, sin importar los medios. Muchas veces estaremos obligados a tomar decisiones incorrectas para conseguir buenos resultados. Como vemos, el aspecto moral y ético juega un rol muy importante durante la aventura.
El juego comienza con la personalización del protagonista, aunque las diferentes imágenes y vídeos del juego nos muestran a un personaje estándar, se puede modificar a nuestro antojo: chirizo y rizado, musculoso o cuerpo de candela romana, moreno o payaste, según tus gustos.
Además, podrás asignarle una de las seis clases disponibles (soldado, ingeniero, adepto, infiltrado, vanguardia o centinela), y también elegir su pasado. Eso cambiará la trama en ciertos puntos y afectará nuestra relación con ciertos NPC (No Jugador de Carácter, es decir, controlado por la computadora). Cada decisión que tomemos influirá en el final de la aventura.
Mass Effect sobresale en la conversación. Ésta será controlada por un indicador en forma de anillo en la parte inferior derecha de la pantalla. El anillo estará separado en seis partes, y cada una indicará la inclinación de moral que deseemos que posea nuestra respuesta (matón, corrupto o gentil, entre otras). Las conversaciones serán dinámicas, no existirán las pequeñas líneas de diálogo, sólo será necesario escoger uno de los seis grados de moralidad y él solito soltará la lengua.
Habrá ocasiones en las que podremos interrumpir el diálogo de otro personaje, y éste reaccionará como lo haría una persona de carne y hueso. El juego también incluirá expresiones detalladas en el rostro de los personajes acorde con los diálogos que entablemos, esto dará más realismo y permitirá que los diálogos fluyan de manera más natural.