Buena Onda

Las “Samplers” de Red Bull

Son cuatro jovencitas que no sólo se dedican a entregar "bebidas", también se encargan del área de eventos, cultura, caja chica y la interacción con los medios de comunicación

buenaonda@hotmail.com
Las has visto en las discos, los bares, tu universidad, las gasolineras, los supermercados, conciertos. En fin, las has visto en todo tipo de lugares y eventos, en busca de gente cansada o boluda como vos. También las has visto en la calle, a bordo del particular escarabajito Volkswagen New Beetle con la enorme lata de Red Bull encima, que llama mucho la atención y nunca pasa inadvertida.
Pues bien, si te estabas preguntando quiénes son estas chavalas, cuántas son y qué onda con ellas, aquí vas a encontrar todas las respuestas, porque nosotros tuvimos el honor de tenerlas de visita en nuestra “ofis” y platicar un “ratín” con ellas.

El “team”
El team está compuesto por cuatro chavalas, ellas son Xóchitl Palacios, de 20 años; Priscila Hernández, de 21; María Fernanda Lola, de 19; y Rhina Valdivia, de 19. Todas son estudiantes universitarias. Xóchitl estudia Negocios Internacionales en la Thomas More; “Pri”, Turismo en la UAM; “Mafer”, Arquitectura en la Unica, y Rhina, Economía en la Unica.
La veterana del grupo es Xóchitl, ella pertenece a la primera generación de “Samplers” de Red Bull en Nicaragua, que empezó a finales de 2005. Luego entró Priscila, y después, hace como ocho meses, entraron Rhina y María Fernanda.
Algo que las chavas nos aclararon es que a ellas no les gusta que las llamen “Chicas Red Bull”, sino “METs” (Mobile Energy Team) o “Samplers” de Red Bull, porque “nosotras, no somos modelos, no andamos en mini falditas ni ropa destapada, no nos subimos a la barra en los lugares, ni mucho menos bebemos ahí cuando andamos trabajando”.

El “pegue” en sí
A simple vista todas hacen lo mismo: andar repartiendo latas de Red Bull (o “dando alas” como ellas dicen) por todos lados. Pero cuando no las estás viendo, cada una se encarga de un área diferente. Priscila cubre el área de eventos, Rhina es la que lidia con los medios de comunicación, Xochilt ve lo que es caja chica (o sea lo administrativo) y a Mafer le corresponde todo lo que es cultura.
Ellas nos cuentan que en este trabajo tienen un horario bastante flexible e informal, pero que quincenal entregan reportes y planifican las actividades de la próxima quincena, como por ejemplo, las rutas que van a hacer y los eventos en los que estarán presentes.

B.O.: Cuéntennos, ¿qué hace cada una aparte de esto?
Priscila: Yo estoy en clases de baile en la universidad y también ocasionalmente salgo como modelo en algunos suplementos de los periódicos.
Rhina: Yo he participado en diferentes certámenes de belleza como Miss Unica y el Rostro Smashbox, el cual gané. También he sido modelo de pasarela y fotos. Eso es lo que me encanta hacer.

Xóchitl: A mí las clases y el trabajo me consumen mucho el tiempo, pero me gusta leer y pasar con mi familia, mis amigos y mi novio.
Mafer: Me gusta jugar fútbol, me encanta pintar y me encantan todas las artes.
B.O.: ¿Qué es lo más difícil de este trabajo?
Mafer: Llegarle a la gente y desenvolverse bien.
B.O.: ¿Y qué es lo mejor?
Priscila: Conocer gente y la amistad que hemos construido entre nosotras.
Rhina: Sí, nos llevamos súper bien, si nos peleamos es únicamente por trabajar. También hemos aprendido muchas estrategias de marketing.
B.O.: ¿Cuáles han sido los mejores eventos en los que han estado?
Priscila: Para mí los conciertos en general y las visitas al Ave Maria College, porque los chavalos son abiertos, atrevidos, se lanzan a cualquier experiencia nueva.
Mafer: Para mí fueron los tres días que pasamos en San Juan del Sur con División Urbana, y claro, los del Ave Maria.
B.O.: ¿Cuántas Red Bull se toman diario?
Xochilt: Yo como tres o cuatro.
Rhina: Yo igual, pero además siempre que llegamos a la oficina y tenemos reunión abrimos el “Baby Cooler” y todas nos tomamos una Red Bull.
B.O.: Dígannos la verdad, ¿si ese carrito hablara que nos contaría?
Rhina: Ese carro es especial, ahí sólo hay vivencias nuestras y de nuestra jefa, nadie más se ha montado en él desde que lo trajeron. Eso sí, sólo contaría cosas buenas.
B.O.: Por último, ¿qué les dicen sus novios acerca de este trabajo?
Xóchitl: Yo soy la única que tiene novio, pero ya me conoció trabajando y no me cuestiona nada, más bien a veces me acompaña a trabajar.