Buena Onda

Balazos


Jena Jameson
Me acuerdo cuando esta conejita de Playboy se daba duro en popularidad y voluptuosidad con la Pam. Hoy no es ni la mitad de lo ‘buenota’ que fue, ni tampoco se cotiza como antes, pero aún así a mí me sigue despertando pensamientos malos. Tal vez ahora que ya no es tan popular me haga caso. Yo aquí la mantendría a punta de fritanga, baho y sopa de mondongo. Segurito que en dos meses vuelve a la cima y me invita a hacer una “peli” o algo con ella, a manera de agradecimiento.

De nuevo Lindsay
Fijo que casi semanal la tenemos aquí. En esta ocasión no se le olvidó ponerse el “bra”, como de costumbre, ni tampoco fue que se le deslizó la tira de la camisa y “no se dio cuenta”, como le ha pasado las otras veces en que nos ha enseñado lo que se supone que sólo deberían ver sus futuros hijos y su marido. Ahora fue que a su costurera se le olvidó hacerle botones más arriba a la camisa y como Lindsay no iba a echar a perder una buena tela se la enganchó. ¡Claro! Para taparse un poco no olvidó ponerse una chaqueta encima, sólo que no se la quiso abotonar para que hiciera juego con la de adentro.

La Umita en Semana Santa
Esta Semana Santa fue de lo mejor, porque me hallé a Uma Thurman en la playa. No les voy a decir en cual fue porque de todas maneras no me van a creer, pero si quieren pregúntenle a la doña que andaba vendiendo “wonderbras” por catálogo ahí mismo. La “seño” quedó mala porque mi “Umita” no le quiso comprar uno y le dijo que prefería dejar que la gravedad hiciera lo suyo. Total, por eso no le van a dejar de dar papeles para películas, y lo más importante, a mí no me va a dejar de gustar.

La Paris sí le compró uno
Paris sí se ganó a la doña del catálogo de los brassieres maravillosos. Hay que ver que para los 30 pesos que valían no están nada mal. Aún así sigo prefiriendo a la “Umita”, por ser natural.