Buena Onda

Pablo Vega: Un “mae” con espíritu solidario


José Pablo Vega Orozco es un chavalo costarricense de 27 años que se vino a vivir a Nicaragua hace cuatro años por motivos de trabajo. A lo largo de su estadía en la tierra del pinol, Pablo ha reforzado su inclinación por el servicio a los demás integrándose al Club Rotaract Managua-Tiscapa, el cual ahora preside.
Buena Onda (BO): ¿Cómo fue que te integraste a un club Rotaract?
Allá en Costa Rica ya había asistido a uno en Heredia, mi ciudad natal, pero no me hice miembro porque ya tenía planes de venirme a vivir a Nicaragua. Entonces cuando vine aquí, en el trabajo conocí a un amigo que pertenece al C.R.M.T. y me invitó a formar parte de él. Cuando asistí me di cuenta que valía la pena, porque es un club bien organizado con muchos proyectos bonitos.
BO: Tengo entendido que para ser miembro del club tenés que llevar a cabo un proyecto, ¿qué hiciste vos?
Bueno, esa es una regla reciente del club, cuando yo ingresé no existía, sin embargo, como al mes y medio de asistir propuse varios proyectos. Recuerdo que el primero que se llevó a cabo fue una fiesta para los niños con cáncer del Hospital La Mascota.
BO: ¿Cómo fue que llegaste a ser Presidente del C.R.M.T. y en qué consiste tu responsabilidad como tal?
Apenas me hice miembro me metí en la parte de Servicio a la Comunidad que es uno de los ejes del club. Al año siguiente me nombraron Vicepresidente, y el año pasado Presidente. -Trabaja como Director Creativo en Publicentro.
-Le encanta practicar deportes extremos, aunque también juega fútbol.
-Le gusta cocinar y espera poder llegar a abrir un restaurante algún día.
-Una de sus pasiones es la fotografía.
-Gusta del Cine Independiente, sobre todo del latino y el europeo.
-Considera que la xenofobia es un problema cultural que lamentablemente se ha politizado.Como Presidente me corresponde dirigir todos los proyectos, es decir, ver que todo se esté haciendo bien y que cada proyecto sea mejor que el anterior.
BO: ¿Para vos qué es lo más bonito de ser un Rotaract?
Saber que socialmente estás haciendo algo. En este país la necesidad es mucha y la mayoría de los jóvenes no se interesan por ayudar. Por otro lado, también es bonito hacer amistades de todo el mundo. Los Rotaract asistimos a muchas conferencias y otras actividades recreativas en otros países.
BO: ¿Qué mensaje le darías a los chavalos que no se interesan por ayudar o no saben cómo hacerlo?
Es muy fácil, aunque no queramos aceptarlo, en algún momento todos necesitamos ayuda de alguien, entonces, ¿por qué no ayudar nosotros también? Para los que no saben cómo hacerlo, sepan que para ayudar no siempre tenés que sacar dinero de tu propia bolsa, sino que también podés canalizar ayuda, buscar medios, eso es lo que hacemos en Rotaract.

*Más sobre Pablo