Buena Onda

Balazos


buenaonda@bacanalnica.com

Britney se aparta de Paris
Después de su último escándalo (en el que enseñó hasta sus intimidades más íntimas) la “Brit” me llamó para pedirme consejos sobre cómo sentar cabeza. Como filósofo que soy le dije: “Quien con lobos anda a aullar aprende”. Ella me tomó la palabra y de inmediato decidió ponerle fin a su “disque” amistad con la Paris. Al día siguiente, muy indignada, me llamó la Paris (también amiga íntima mía) para preguntarme cómo vengarse. Le dije que con no invitarla a su fiesta de Navidad era suficiente, pero a ella eso no le bastó y ahora anda diciendo que mi “Brit” es como “animal” porque no piensa las cosas antes de hacerlas. Yo me pregunto: ¿Será que la Paris no se acuerda de que me llamó chillando cuando su videito porno casero se regó por todo Internet? Como sea, a las dos las quiero, y en nombre de la amistad voy a hacer todo lo posible para que se hablen de nuevo.

El horroroso abdomen de Tara
Tara Reid, mejor conocida por ser la chela más ebria y bacanalera de Estados Unidos (sí, se la gana a Paris Hilton) que por ser actriz (“American Pie”, “My Boss daugther” y otras peliculuchas), ha vuelto a enseñar su abdomen después de tanto tiempo de esconderlo, debido a que una “lipo” se lo dejó como “requesón”. La asquerosa revelación la hizo despuecito de Navidad en la exclusiva playa de St. Barths, luego de que otro cirujano le diera unos retoques y supuestamente le mejorara el aspecto. A juzgar por las fotos, el nuevo cirujano le dio tremendo batazo. Lo que sí notamos es que la reducción de pechonalidad sí se la dejaron bieeen buena.

Kevin no tiene ni para comprarse un fresquito
El ahora “cero a la izquierda”, ex-esposo de Britney, Kevin Federline, dice sentirse humillado porque no le renovaron el contrato que tenía como imagen de la marca de ropa Five Star Vintage. El “peguecito” sólo le duró seis meses y ahora Kevin está literalmente en la calle porque no ahorró ni un centavo. Por si fuera poco, el otro día lo vieron cenando solito en el restaurante Chaya Brassiere en Beverly Hills. Lo penoso es que “K-Fed” pidió un plato simple y para no comer a “boca seca” pidió un vasito de agua. ¡Pobre Kevin! Se le acabó la vida de rico. Voy a ver si le mando unos sobrecitos de Fresqui-Top por Fed-Ex, digo, para que los ande en la bolsa del pantalón y se los eche disimuladito al agüita.