Buena Onda

Paintball

uena Onda te explica cómo echarle manos a estas pistolas de juguete que te pueden dejar literalmente ‘morado’

Es un deporte relativamente nuevo, y violento, se juega en equipos y te podés dar el lujo de disparar sin ser arrestado.
Como todo deporte que tiene que ver con municiones, éste fue inventado por gringos. Originalmente en África se usaban pistolas de pintura para marcar ganado a ser sacrificado. Una tarde, un par de gringos decidieron que ese tipo de pistolas podrían servir para ‘jugar’.
El ‘rebane’ pegó
Reunieron a un grupo, le metieron el cuento de que podría ser divertido jugar misiones de asalto, operaciones de guerrilla, rescate y otras con pistolas de pintura. Esto fue por el año de 1980.
El ‘rebane’ pegó y para 1983 ya había compañías especializadas en pistolas y municiones para ese deporte. La cosa no tardó en exportarse y se juega prácticamente donde quiera que haya gente dispuesta a tirarse los unos a los otros.
En Centroamérica, Nicaragua era el único país que no tenía un campo de juego de paintball. En Guatemala y Costa Rica existen ligas y varios campos de este deporte, y ahora nos toca a nosotros.
Paintball ‘La jungla’ está sobre la Carretera a Masaya, segunda entrada a Las Colinas, 1 cuadra arriba, 50 metros al lago, sobre el camino de tierra. Este campo es administrado por Giovanny Jarquin, Isaías y José Abrahan Montealegre, el cual también es miembro de la banda de rock Malos Hábitos. La inauguración fue el sábado pasado.
Sin gas estás “out”
El local facilita todo el equipo necesario, como pistolas, gas, municiones y casco de protección, aunque podés llevar tu propio equipo. La compra mínima es de 100 municiones por 100 varitas, las cuales te duran según qué tan bien las usés.
Un jugador bueno puede hacer hasta cuatro esparcimientos con esa cantidad, al suave, claro, pero en la emoción de la lucha se te puede pasar la mano y te acabás la ronda de una sola sentada. Tenés derecho al relleno de gas, pero si te lo acabás durante un juego estás ‘out’. Un consejo sano, lleven ropa gruesa, los pelotazos de pintura dejan moretones.
Las reglas son sencillas. Un árbitro marca el inicio de un partido después de dos pitazos. Cada equipo parte de una base hacia distintas posiciones y barricadas, desde donde puede protegerse y eliminar a miembros del equipo contrario. Un jugador es eliminado al ser impactado de manera directa por un disparo de pintura y debe abandonar el campo de juego a lo inmediato con los brazos levantados. También quedás eliminado al agotar tus municiones o provisión de gas. Esta modalidad se gana cuando un equipo elimina a todo el equipo contrario, pero no es la única. Existe modalidad “banderín”, en la que debés rescatar una bandera posicionada en el centro del campo, o bien tomarla de la base del equipo enemigo.
También se pueden realizar misiones, en las que debés rescatar a un rehén u obtener un botín específico, pero ésas deben ser planeadas por adelantado. La cancha está disponible para “eventos especiales”, pero ya verás vos a quiénes metés a recibir palo, sean colegas del trabajo o gente de tu propia familia.
Próximamente abrirán un segundo campo para la modalidad “speedball”, en el que dos equipos de tres jugadores cada uno tienen que cumplir una misión y sobrevivir con límite de tiempo.
Enfrentamientos que nos gustaría ver
Platicando con los encargados, enumeramos algunas batallas de paintball cuyos resultados serían muy interesantes:
Malos Hábitos vs. División Urbana:
Mmm… ‘ta difícil decidir, capaz ambas bandas se aburren y se van a beber cerveza a un bar. Gana Malos Hábitos.
Perrozompopo vs. Daddy Yankee:
El de “Rompe el silencio” contra el de “Rompe, rompe, rompe, yankee yao”. Gana Daddy Yankee (es más chambrín).
Estudiantes universitarios vs. La Policía:
No se puede. Los estudiantes piden morteros y la Policía gases lacrimógenos; si no no juegan.

Para mayor información
Cel. 87paint (877 2468)