Buena Onda

William Calderón

Entró al reality show En Otra Onda el año pasado, pero desde entonces se ha esforzado mucho y pulido en el mundo de la música, anhelando ganarse un buen lugar en la farándula nacional

El año pasado gozamos en Nicaragua del primer ‘reality show’ de producción nacional. Ya se rumora que viene una segunda temporada en un canal de televisión abierta, pero mientras tanto, los concursantes de la primera edición no se han quedado quietos descansando en la fama cosechada por su esfuerzo.
Uno de ellos se puso las pilas y ya tiene listo su primer sencillo, está por rodar su vídeo y en febrero nos regala su primer disco. Es William, de los más recordados del show. Buena Onda te cuenta un poco quién es, de dónde viene y pa’ dónde va.
El reality
Previo al reality, William no tenía preparación formal en lo musical, pero las ganas no le faltaban.
En el reality recibiría todo el entrenamiento necesario, pero a un precio justo: tendría que convivir con 17 extraños, durante dos meses, rodeado de cámaras de televisión, con jornadas de ejercicios físicos y clase de canto y música desde las seis de la mañana, con los apuros de realizar un programa todos los días por televisión, conciertos de eliminatorias, jueces implacables y los propios nervios.
A pesar de todo eso, de las camas incómodas, de los jueces necios, de las comparaciones, de las cenas de arroz y frijoles de los últimos días, William quedó como el más votado del público por mensajitos de celular, y con el impulso necesario para empezar su carrera musical.
Su primer sencillo
Luego del reality, William se acercó a cantantes establecidos, participó en la banda de Keyla Rodríguez haciendo coros, ha trabajado canciones a partir de líricas de Elsa Basil, se ha rodeado de personas que le apoyan en su trabajo. Fruto de eso le tocó ser uno de los cantantes nicas que sirviera de telonero en el concierto de Marco Antonio Solís, el “Buki Mayor”, en el pasado mes de mayo.
William no había vivido algo así, pues en el reality tuvo a lo sumo cinco mil personas como público en el concierto de cierre, pero en el concierto de Marco Antonio tuvo a 20 mil personas presentes, por lo que los nervios no eran pocos.
En nuestras oficinas de prensa ya recibimos el fruto de su trabajo. Es el sencillo titulado ‘Prohibido’, con letras del ganador del ‘reality’, Maycol Corrales, con arreglos de Arnulfo Oviedo, y Keyla Rodríguez y Rommel Ocampo en los coros. La canción ya está en Radio Futura y otras radios, por lo que podemos decir que se suma a la armada de músicos nicas en rotación en radios locales.
A finales de este mes, William empieza a rodar el vídeo de esta canción. La realización será hecha por un director colombiano y el equipo de Canal 11, algo que promete mucha calidad y, según el mismo William, será un vídeo controversial, algo nunca visto en la televisión nacional; y no sólo por la temática, sino también por la calidad de la producción, la cual será de estándares internacionales. En el mismo participará la reina del Carnaval 2005, Ivana Molina.
El disco completo estará listo en febrero de 2007, contará con diez canciones: una de Maycol Corrales, otras de Elsa Basil, y quizás un par de canciones de su propia autoría.
Sobre William
William tiene 20 años de edad y es de San Juan del Sur. De niño fue monaguillo en una iglesia local, pero al final decidió quedarse entre nosotros, ‘la gente de este mundo’. Estudia diplomacia en la UAM. En el carro siempre anda música de Katia Cardenal, Perrozompopo, Celine Dion y Tonny Braxton.
El disco que siempre escucha, pero que nunca cuenta que tiene, hasta ahora, es el primero de los Backstreet Boys, que hace poco sacó del armario para recordar los tiempos de chavalada.
Ahorita está soltero y totalmente concentrado en la producción de su disco, y la ‘venganza’ que le gustaría realizar es que lo invitaran como juez a la segunda temporada de En Otra Onda, para poder decirle a los participantes todas las verdades, muy al estilo de los jueces de esos programas, pero siempre en plan tranquilo; tampoco quiere ser un juez nefasto, pero hay que saber decir las cosas a como son y no quedarse callado.