Buena Onda

La historia de Cecilia Ferrer

Comenzó con el rock de Osiris, siguió con Macolla, ahora está con Argonautas, pero los proyectos artísticos de Cecilia no se detienen

Cecilia Ferrer, nacida en 1982, es todo un chacuatol de orígenes: mitad sueca, mitad uruguaya, mitad argentina y mitad nica.
Buena Onda la secuestró una tarde de domingo para averiguar qué está haciendo y hacia dónde va ésta inquieta cantautora nicaragüense.
Su primer concierto
En 1996, Osiris, una banda de rock de la época, invitó a una jovencita de 14 años a acompañarles. La banda había ensayado previamente y esperaban un buen concierto en La Salle.
Esta jovencita, nerviosa por ser su primera presentación en una tarima, vio que de pronto dos personas empezaron a revolcarse por el suelo, como si estuvieran peleando, justo en medio de las primeras canciones. Ella no sabía qué hacer, no podía dejar que la pelea continuara, así que tomó fuerte el micrófono y gritó: “Paren ya. Dejen de pelear. No estén peleando, si no vamos a dejar de cantar”.
Los otros integrantes de Osiris actuaron rápido y le indicaron que siguiera cantando, que por nada se detuviera.
Poco después se dio cuenta que lo que ella creía una pelea, era en realidad una pareja besándose.
Cecilia se mantuvo con Osiris dos años, pero posteriormente la banda se deshizo y ella pasó a un proyecto producido por Javier Ramírez. El sencillo que lanzaría al nuevo grupo era el covers de una cantante española llamada Rosana. El tema fue “A fuego lento” y la banda que lo popularizó en el mercado local fue Stop, con Cecilia Ferrer como vocalista. Sin embargo, este proyecto duró poco menos que dos años. Luego vino un cambio total.
Cambio de estilo y su salida del país.
Luego, Cecilia fue invitada a participar como vocalista en un grupo musical, en un género completamente distinto. En las bandas previas practicó el rock y el pop rock, pero ahora recibía una oferta inusual: Macolla, con sus ritmos tropicales, la quería como voz femenina, a lo que accedió. Ferrer estuvo en dicha agrupación durante cuatro años.
Con ellos aprendió de todo, desde cómo moverse con los ritmos latinos hasta el aguantar giras de conciertos durante semanas enteras. Le gustaba, pero había algo más que quería hacer, por ello no descuidó sus lecciones en el Coro Nacional, además, tenía interés en seguir sus estudios.
Eso la llevó a regresar a Suecia para estudiar música. Se mudó el año pasado, alquila un apartamento, se financia con apoyo del gobierno y por primera vez vive por su cuenta. Aunque recordaba el idioma sueco, el vivir sola le significó un cambio.
Le gusta hablar mucho, levantarse tarde, bien tarde, y componer. Ahora, sin el peso de las giras de Macolla, pero con la carga de la universidad, ella tiene tiempo para montar sus propios proyectos y componer.
En esa búsqueda conoció a la banda Los Argonautas, compuesta por graduados y estudiantes de su misma universidad, en Estocolmo. Platicaron, se conocieron y armaron el proyecto. En menos de seis meses ya tenían una serie de canciones compuestas y armaron una gira por Nicaragua. La banda está integrada por Cecilia Ferrer Búdez, en las vocales, Mattias Fjellstrom, en guitarra, Janne Maninnen, en el bajo, Andreas Ekstedt, en batería, y Jonathan Fritzén en el piano.
En Nicaragua
Cecilia y Los Argonautas prepararon su gira por Managua y con dos meses de anticipación enviaron los temas a radios locales, alcanzando, incluso, primeros lugares en Radio Futura y Radio Juvenil. Tocaron en Arribas Bar Urbano, Ruta Maya, Escuela de Danza e Hipa Hipa, siempre acompañados de Tamuga, la banda de Alejandro Mejía, Carlos Luis Mejía, Carlos Emilio Guillén y Carlos Mendoza.
Así, ella conoció personalmente a Carlos Luis, de Tamuga, lo que ayudó a que ambas bandas realizaran los conciertos juntos. Durante el concierto en la Escuela de Danza se dio el caso que, con un ensayo de sólo 10 minutos y la indicación al batero de Los Argonautas de los ritmos y compases necesarios, ambas bandas tocaron en conjunto la canción “Obras, No Palabras”, original de CPU, con Alejandro Mejía y Cecilia haciendo las líricas.
En estos mementos Cecilia y su banda están autoproduciendo su disco en Suecia, el que esperan esté listo para finales del año. Desde ya están preparando gestiones con empresas en Nicaragua para su distribución y patrocinio. En el mes de septiembre, como parte del intercambio, la banda Tamuga viajará a Suecia, para realizar una serie de conciertos. Estén pendientes que les mantendremos informados sobre Cecilia allá en Suecia, desde aquí en las páginas de Buena Onda.