Buena Onda

¡¡¡A la gran fruuuta!!!

Sí, esa es la única expresión que pasa por mi cabeza cuando pienso en los diversos productos cosméticos que vienen con aromas (¡y sabores!) frutales

Pareciera que las empresas que los producen quisieran convertirnos en una deliciosa ensalada de frutas, lista y en bandeja para quien le apetezca.
¿Quién de ustedes no se ha querido comer su propia boca o incluso acabar de un solo bocado con su “ChapStick” de fresa o de kiwi, porque realmente huele y sabe idéntico a la fruta?
Seguro que también alguna vez han sido víctimas de algún chico frutívoro que casi las mandó al hospital durante un apasionado beso. Bueno, al fin y al cabo no dudo de que ese era su propósito al comprar el sabroso labial.
Champúes y acondicionadores, jabones, gel de baño, cremas corporales, body splash, exfoliantes, mascarillas faciales, aceites para masaje, aceites bronceadores, desodorantes y hasta esmaltes de uña, son nada más algunos de los productos que no se salvan de ser “frutificados”, y que a todas nos encantan.
Una de las marcas más famosas en cuanto a cremas y body splash es Victoria’s Secret, debido a que tiene grandes líneas de variados aromas y realmente son perdurables.
En el caso específico de los productos para el cabello, Garnier y su línea Fructis son inigualables. Pero también hay otras marcas como Bath&Body Works que se especializan en fabricar todos los productos antes mencionados y muchos más.
Para quienes no se han atrevido a “enfrutarse” de pies a cabeza, sepan que estos productos contienen alfahidroxiácidos, los cuales son derivados de los ácidos frutales y poseen grandes propiedades. Así que no esperen más y vayan en busca de productos que huelan y sepan a su fruta favorita. Para completar el rito pueden comprar ambientadores y velas aromáticas de la misma fragancia.