Buena Onda

En busca del regalo perfecto

Faltan pocos días para el Día de las Madres, pero aun así no es tarde para que quedés planchadito con ella.

En la edición del año pasado te dimos todas las razones por las cuales las mamás “la parten” y dejamos a tu juicio la elección de su respectivo regalito, porque creímos que realmente te ibas a conmover y le ibas a regalar algo digno, ya fuera simbólico o material. Pero después de todas las cartas que recibimos de madres desilusionadas pidiéndonos ayuda, nos dimos cuenta de que no aprendiste la lección.
Pues este año no vamos a dejar que ocurra lo mismo, con dinero o sin dinero te vas a reivindicar.
Para suerte tuya el tan esperado día cae en martes y no vas a tener que hacer el sacrificio de perderte el bacanal para demostrarle tu amor (Un momento, ¿dije martes? Espero que no se te haya pasado por la cabeza llevarla al cine, ¡pinche! debería darte vergüenza).
Primero “portate bien”
Pero volviendo al tema, lo mejor que podés hacer ese día es portarte bien. Eso no sólo significa que le vas a decir buenos días, también significa que no vas a poner a todo volumen tu música ruidosa y que para sorprenderla le vas a llevar el desayuno a la cama (sí, suena trillado, perooo... ¿alguna vez lo has hecho?).
El punto es que te pongás a pensar en todas las cosas que hacés y que sin querer preocupan o de-silusionan a tu ma y hagás todo lo contrario, o por lo menos no las hagás. Si son demasiadas y en un solo día no te alcanza, regalale todo un mes de puras buenas acciones, (sé realista, todo un año no vas a poder). Empezá tus buenas acciones no llegando tan tarde ni mucho menos “mariachi”, reportate de vez en cuando, no le dejés el carro tufoso a cigarro, etc. Vos sabrás tus puntos débiles.
Pero si con todo lo anterior tu conciencia te dice que no has terminado de pagar tus pecados, todavía queda una última opción para que seás absuelto por completo: Comprale un par de entradas para el concierto de Raphael o el de El Buki y acompañala, por supuesto, vas a ver cómo así sí quedás planchado. O bien, si tu ma es puro bacanal la podés llevar al de Daddy Yankee, así le das el regalo adelantado.
Vamos a confiar en que este año sí nos vas a hacer caso y te vas a portar bien, con eso te vas a apuntar un cien. Pero si querés diez puntos extra echale un vistazo a este cuadrito. Te vas a lucir y tu “bille” no la va a sentir tanto.
Sugerencias para el regalo
¡SÍ, sí, sí! ¡NO, no, no!
El clásico perfume francés. También podés regalarle talcos, cremas o body splash floral, son más baratos y huelen rico.
No le regalés cosas como jabón de baño, desodorante, talco para pies… Va a pensar que le estás tirando una indirecta.
Llevala a un bonito restaurante, no tiene que ser el más caro. No la llevés a la fritanga de “doña Chepa”, ¡no seás pinche!
Comprale un bonito arreglo de floristería o simplemente comprá las flores y las arreglás a tu manera, seguro le va a gustar ver que te tomaste el tiempo para hacerlo.
No es que tengamos algo en contra de los vendedores de los semáforos, pero por favor no le regalés a tu mama rosas plásticas asoleadas de cinco pesos.
Un libro, preferiblemente que sea un “best seller”. No. No le vayas a regalar el periódico sólo porque para vos significa un gasto millonario de cinco pesitos.
Accesorios de belleza: desde una pintura de uñas “coolaza” hasta una secadora de pelo. Cualquier madre queda fascinada con esto. ¡Electrodomésticos no! Ni se te ocurra. Regaláselos cualquier día del año, pero no en “su día” ¿OK?
Regalos personalizados: broches (cuestan como dos dólares), camisetas con fotos impresas, toallas o ropa de cama bordada, tazas con fotos y mensajes impresos, etc.
Ni se te ocurra regalarle un cuadro, afiche o pergamino que vienen con uno de esos poemas exageradamente “cepillos”. ¡Sé original!