Buena Onda

Recomendaciones para cada paso del maquillaje


eugenita@bacanalnica.com
Hablar de los pasos del maquillaje no es nada nuevo. Todas sabemos que por lógica primero debemos aplicarnos la base y después el polvo; las sombras, el delineador y luego el rímel, etc, etc, etc. Hasta finalizar con la pintura o brillo de labios.
En fin, la mayoría sabe el orden de aplicación, pero no la manera correcta de hacerlo. Por eso pongan mucha atención:
Polvo suelto
Lo ideal es aplicarlo con una brocha gruesísima que sea de cerdas naturales. La mayoría de los polvos sueltos (a excepción de los Clinique y algunos otros) no vienen con una brocha, sino con una bellota igual a la de los polvos compactos, por lo que deberás comprarla por separado.
La razón para aplicar el polvo suelto con brocha y no con bellota es porque éste debe quedar lo más “light” posible, es decir, casi translúcido. Por otro lado, si aplicamos el polvo con una bellota sobre la base, puede que arruinemos el trabajo que ya habíamos hecho y que al final el rostro nos quede parchoso.
Sombras
Siempre se debe aplicar una sombra-base de color neutral en todo el parpado superior y al ras del inferior. Esto con el fin de iluminar más la zona y sellar las orillas imperfectas que han quedado como resultado del maquillaje anterior (base y polvo suelto).
Si aplicamos una sombra-base, se nos facilitará la aplicación y difuminación de las sombras de color, y las mismas nos durarán mucho más tiempo, porque la piel tardará en “comerse” la pintura. Además, nos hará más fácil corregir cualquier error sin que tengamos que desmaquillar y volver a maquillar. Bastará con pasar un aplicador y ya.
Blush
El blush debe aplicarse con una brocha mediana súper suave, porque si utilizamos una dura nos quedarán rayas visibles. La brocha tiene que ser diagonal y más ancha de un lado que del otro. Se debe aplicar mayor cantidad en la zona que deseemos profundizar y menor cantidad en la zona que deseemos resaltar. Para que ese efecto sea exitoso podemos combinar dos tonos de blush, uno suave y uno más fuerte, pero sin exagerar.
***Bueno, amigas, se nos acabó el espacio por hoy, pero en el próximo artículo continuaré con los siguientes pasos, como son el delineador, el rímel y la pintura para labios. ***