Buena Onda

El dilema de la combinación del dorado con el plateado


eugenita@bacanalnica.com
Seguramente ya has escuchado más de mil veces que no hay que combinar plateado con dorado y haz hecho caso en lo que respecta a joyas, pero no solamente se trata de eso, tenés que fijarte en cada detalle de todo lo que te vas a poner.
Los bolsos, fajas y sandalias tienen hebillas u otros adornos, así que procurá que el color de éstos sean iguales (o todos plateados o todos dorados).
Por si fuera poco, ahora tenés que fijarte hasta en la ropa, ya que están muy de moda las lentejuelas y las pedrerías en estos colores. Por ejemplo, si te vas a poner una blusa que tiene letras plateadas, por nada del mundo se te ocurra ponerte un jeans que lleve aplicaciones doradas, o viceversa. Poné especial atención a los botones, zippers, broches y remaches que trae tu ropa.
Otros accesorios en los que debés fijarte son los anteojos (el marco y las patas) y los prensadores de cabello, sobre todo porque están bien cerca de otros accesorios. Se ve horrible andar unos aretes plateados y unos anteojos de marco dorado.
¡Bendito remedio!
Si querés evitarte estos problemas, lo mejor que podés hacer es prever antes de comprar tus accesorios. Lo más simple y fácil que podés hacer es comprar tus accesorios sin que traigan ninguna aplicación de metal.
Pero si optás por comprarlos con aplicaciones, por ejemplo, si estás planeando comprarte un juego de bolso, faja y sandalias de un color determinado, tratá de comprarlos juntos, ya que a veces el brillo es distinto (o más opaco o más chillante) y esto también cuenta.
Si ya te “embarcaste” con tu conjunto, no todo está echado a perder, hay una solución muy fácil y nada costosa, que en lo particular me ha salvado reiteradas veces. Se trata de las pinturas en “spray”, son súper prácticas y baratas, las podés encontrar en cualquier ferretería. Para pintar la parte que querés sólo debés cubrir el resto con periódico o tape, dar una “sprayadita” rápido para que no chorree la pintura y ya. ¡Listo, ya emparejaste todo! Lo mejor de todo es que con un solo tarro podés pintar miles de cosas y te va a durar una eternidad. Además, otra ventaja que tenés es que podés pintar, despintar y volver a pintar cuantas veces querrás.
Cuando sí se miran bien
La única manera en que se ve bien esta combinación, es cuando los accesorios ya vienen así de fábrica. ¿Quién no ha visto un reloj o unos aretes dorados con plateado? Mmm… se ven bien, pero dan la impresión de haber sido creados así especialmente para personas que no prestan atención a combinar bien sus cosas. Pero de todas maneras, es una solución muy económica y válida.