Buena Onda

Perrozompopo “sinfónico”

Los rugientes gritos de la fanaticada hasta nos impidieron escuchar sus primeras palabras. Y con la melodía de “Quiere a tu país” se activó el esperado concierto

Como a las nueve de la noche llegamos al centro de eventos Pharaohs a presenciar uno de los eventos más grandes del año. La presentación era la de Perrozompopo junto a invitados especiales, de la talla de la Camerata Bach, Luís Enrique Mejía Godoy, Eduardo Araica y más.
Todo para compartir su música, mientras se recaudaban fondos para la Asociación de Niños Quemados de Nicaragua.
Cuando entramos, Bikentios Chávez, también conocido como DJ Revuelta Sonora, amenizaba el ambiente en su tornamesa junto a los timbales de Alejandro Mejía, logrando una mezcolanza sabrosa.
Mientras tanto, dimos una vuelta tras bambalinas en busca de los artistas de la noche, y los encontramos afinando sus instrumentos, y por supuesto, calentando motores.
Después de un rato, Ramón Mejía, alias Perrozompopo, apareció en el escenario junto a la Camerata Bach y los integrantes del grupo Momotombo.
A partir de ese momento, el público enloqueció. Los rugientes gritos de la fanaticada nos impidieron escuchar sus primeras palabras. Con la melodía de “Quiere a tu país” se activó el esperado concierto.
Las fans gritaban: “¡Te amo Ramón!”, e incluso, una de las enamoradas intentó repetidamente subirse al escenario para darle un poquito de su amor, pero en cada intento se caía.
Una manito
Eduardo Araica, reconocido como el mejor guitarrista en Nicaragua, se unió a los protagonistas de la noche para darles una manita, gracias a su talento con las cuerdas. Luego abandonó el escenario y se asomó a la tarima don Luis Enrique Mejía Godoy, para entonar junto a su sobrino “El veneno y el puñal”.
La velada continuó con más música en compañía de la Camerata. De pronto volvió a saltar al escenario Alejandro Mejía, del extinto CPU y ahora Grupo Armado, para combinar su canción de “Obras No Palabras” con la canción que lleva el mismo nombre del “chavalo de la película”: “Perrozompopo”. En ese momento, los invitados unieron sus voces y sintonizaron un mismo coro.
El arreglo “perrozompopesco” de “La tula cuecho” fue el broche de oro para concluir uno de los mejores espectáculos del año. Como nos dijo Jorge Mejía: “Los arreglos realzaron la musicalidad de las canciones de Perrozompopo, sin olvidar el contenido de sus letras, que busca un movimiento de los que se quedan callados, de los que se quedan quietos.”
Esperamos que las empresas grandes sigan apoyando la buena música joven de Nicaragua, a un nivel más alto, al nivel dado a los artistas internacionales que muchas veces no tienen tanta calidad como los nuestros.
Espera el DVD
Solo Producciones capturó en vídeo este conciertazo. Si te lo perdiste, no te des contra las paredes, porque muy pronto lo podrás ver en la comodidad de tu casa, con los parlantes a toda.