Buena Onda

3 años de estar Arribas

Arribas Bar Urbano abrió sus escaleras hace ya 3 años, y desde entonces, se convirtió en uno de los lugares favoritos para pasarla tranquilo entre amigos. Su ambiente sobresale de los demás por su concepto diferente. Un bar de ciudad con súper servicio y feeling a ladrillos, metal y neón

Para conocer la historia de Arribas Bar Urbano nos sentamos a platicar con el “Pelón”, también conocido por su mama como Giovanni Delgado, gerente general del bar y un buen amigo. Él trabajó en Hipa Hipa alrededor de 2 años; un tiempo como DJ y luego como promotor de bacanales. Según nos contó, montar el bar nació de la idea de crear un espacio nuevo para la gente que ya no quería ir al bacanal pesado de la disco, o estar rodeado de “chateles”, sino, a como dicen los gringos, un lugar “chill”. El concepto urbano salió como contraste del ambiente playero de Hipa Hipa, y el nombrecito, de “chiripa”. Después de tener una lista como de 100, se fueron con lo obvio de estar en un segundo piso… estar “arribas”. Carr Pechtel y Alonso Villalobos, socios del bar y dueños de Hipa Hipa, invirtieron su experiencia junto a Giovanni, y así, han logrado el éxito rotundo. Se lucen con el excelente servicio que caracteriza a esta familia ahora de 3 locales, contando a Broder, que también cumple un año de vida.
El makeover
Mañana es el bacanal de re-apertura y fiesta de aniversario, pero si no se aguantan por saber los cambios en la estructura del local, les damos un adelanto en vías de cuidar su salud. Si antes, al ver un partido de fútbol, o una pelea de box te daba tortícolis por tener la nuca virada, ya no sufrirás más. Con 13 pantallas, desde el último rincón vas a poder ver los juegos, y por supuesto, los videos musicales de fondo. La separación de vidrio desapareció, y con eso, el bar ganó más espacio. Para los “concierteros”, ahora sí hay tarima y condiciones para partirla en grande. Y es que Giovanni está comprometido con promocionar la buena música nica, y lo ha logrado, con conciertos totalmente repletos de Chekeré, Perrozompopo y División Urbana, entre otros.
Top 5 de anécdotas chistosas
En nuestro afán de hacer periodismo investigativo de calidad, también hablamos con los meros meros del staff del bar: Garay, Wil y Lola, y con su ayuda recogimos las mejores anécdotas:
1. El bacanal estuvo tan bueno un 1ro. de agosto que la fiesta se extendió hasta la madrugada. A eso de las 7 de la mañana se fue el último empleado y el local quedó cerrado bajo llave. Como a eso de las 11 del día, el celador escuchó un: -“¡Ábranme! ¡Tengo que ir a trabajar!”. Un parrandero se había quedado a dormir en el baño.
2. ¿Alguna vez se imaginaron que un personaje de comics llegaría al bar? Pues éste es el cuento del Spiderman de Arribas. El susodicho decidió sentarse sobre la baranda, cuando de pronto perdió el equilibrio y se fue para atrás. El intrépido “arácnido” logró agarrarse con una mano para no caer, y de inmediato 3 meseros corrieron a jalarlo. Seguramente estaba probando su telaraña.
3. El tercer puesto se lo lleva un sujeto que pidió un trago en la barra, como cualquier otro. Mientras se lo servían, le dio un ataque epiléptico y cayó tumbado al suelo. Se levantó casi de inmediato, dijo que estaba bien, agarró su trago, y se lo fue a lanzar a su mesa como si nada.
4. Las mujeres también han dejado su legado. Como la chica que no se aguantó las ganas de hacer pipí. El baño de damas estaba repleto, y decidió no esperar más. Se metió al baño de varones, donde solamente hay urinarios para ellos, y sin importarle nada, ahí resolvió.
5. O bien, la señorita que al irse del bar, se volteó a ver a sus amigos para despedirse y pasó de viaje en las escaleras. Cayó desde un segundo piso, rebotó en escalones de metal y aterrizó en la acera. Definitivamente eso no puede ser sabroso.
Y este último es de combo: Un buen cliente del local en dos ocasiones mandó a cerrarlo como a eso de la 1 de la mañana en mero 1ro de agosto. Pidió que nadie más entrara, y a los 300 y pico que estaban dentro los invitó a beber gratis hasta que aguantaran. ¿Cuánta propina habrá dejado con su hermosa cuenta?
Sí, todas son verdad.