Buena Onda

Un problema de complejo


Ha quedado científicamente comprobado (busquen en google, bola de haraganes) que el género masculino es menos “fijado” cuando se trata de apariencia física.
Por eso es que existe el dicho de que no hay mujer fea, si no mal arreglada. Algo muy cierto, sobre todo porque basta con estar en un bar de noche, con una buena capa de maquillaje, un wonderbra y un buen pantalón apretado, para que cualquier mujer se vea “coolazo” ante los ojos de cualquier hombre. Si esto es cierto, ¿por qué existen entonces los complejos?
La semana pasada nos fuimos a dar una vueltita por diferentes universidades para hacer un mini sondeito acerca de los complejos de las chavalas.
Como era de esperarse, a ellas les daba pena contarnos aquello que tanto las martiriza cuando se ven en el espejo y nos contestaban con un súper fingido: “Yo no me acomplejo de nada”, así que entonces decidimos preguntarles a los hombres para saber su opinión sobre este temita tan delicado.
La mayoría de los chavalos opinaron que no hay chavala que se salve de los complejos, ellos aseguran que muchas veces es a ellos mismos a quienes se los confiesan, ya que como dice Álvaro Peñalba: “Si se los cuentan a otra chavala ésta es capaz de contárselo a todo el mundo sólo por hacer la maldad”.
Entre los principales complejos de las mujeres que perciben los hombres se encuentran:
-El tamaño del busto (ya sea que tengan poco o mucho).
-El trasero (sobre todo se quejan de la forma, pero también por tener estrías).
-El abdomen (quieren ser totalmente planas).
-Las caderas (se quejan de ser demasiado “anchas”).
Es fácil reconocer a las que sufren de complejos. Son aquellas que no salen de una piscina sin que les pasen una toalla, o las que nunca usan minifalda, ni escote, aunque sea el bacanal más grande del año, o que quieran conquistar al chavalo de sus sueños.
Obviamente no todas las mujeres sufren de este mal. Las que rebozan de seguridad en sí mismas, gozan de una especie de superioridad sobre las acomplejadas. Ellas saben explotar esta ventaja al máximo, actuando siempre con una naturalidad desafiante y comprando además la ropita más sexy de las tiendas. A menudo son el centro de atención tanto de hombres como de mujeres, y no se dejan amedrentar por otras chavalas que las acaban por sus “excentricidades”.
Ahora bien, si todos sabemos que los complejos sólo producen daño y que a menudo son infundados, ¿por qué entonces hay mujeres que se dejan martirizar por ellos? Piénsenlo y recuerden que a menos de que tengan opciones sexuales diferentes, no tienen de que preocuparse por las “cositas” que no les gustan de sus cuerpos.
Nota: Para las chavalas que se molestaron porque el sexo opuesto les sacó sus trapitos al sol, no se preocupen, porque les prometemos que para la próxima el tema va a ser sobre los complejos de ellos.
Opiniones
“Casi todas las mujeres tienen complejo con sus senos y con cómo se ven”, Marlon Ramírez, 21 años.
“Pienso que los complejos se los crean ellas mismas”, Geiner Bonilla, 18 años.
“Las mujeres son demasiado acomplejadas porque viven compitiendo entre ellas mismas”, Abdy Fuentes, 20 años.
“Todas tienen complejos, pero lo importante es que se acepten y demuestren seguridad ante los demás”, Hamington Sánchez, 19 años.
“Pienso que los complejos son algo psicológico y las mujeres acomplejadas son muy superficiales”, Pedro Halleslevens, 21 años.

Modelos:
Nielka Espinoza
Tania Domínguez

De agencia:
JE Fashion
2702290