Opinión

El árbol de Ana, el árbol de Blanca

Francisco Javier SANCHO MÁS Desde su escondite, en la estrechez oscura de un lugar secreto en un apartamento de Ámsterdam, un día de 1942, una niña veía por un hueco de luz a las ramas de un árbol que rozaban su ventana. Parecía estar ahí para saludarle, recordándole el paso de los días, informándole del cambio de las estaciones, hablándole como hablan los árboles de la vida. La niña escribía de él en su diario porque era lo único que podía contemplar del mundo exterior, un diario que le regalaron por su cumpleaños y en el que volcó sus miedos ...

Nueva Orleans

I Kennedy en su “Profiles of courage” nos informa que la prioridad de un recién electo senador es pensar en su próxima reelección y para ello debe: a) agradecer a quienes financiaron su campaña, b) mantener el respaldo de su partido, c) cumplir con sus promesas de campaña, d) velar ...

Los “narcos” en la lengua nicaragüense

En nuestro idioma, la palabra “narco” es un acortamiento de “narcotraficante” (que trafica con estupefacientes). Es también un elemento compositivo que significa ‘droga’, ‘sueño’. La Academia registra en su Diccionario algunas voces formadas con ‘narco’. Por ejemplo: ‘narcodólar’ (dólar procedente del tráfico de estupefacientes); ‘narcosala’ (dependencia sanitaria de uso público ...


Hispanoamérica en sus palabras

El martes 3 de agosto asistí a la presentación oficial en la Academia Argentina de Letras, Buenos Aires, del Diccionario de Americanismos (Asociación de Academias de la Lengua Española, Santillana Ediciones, 2010). Luego, el miércoles 25, la Academia Nicaragüense de ...

Mar turquesa

Los ojos agradecen los colores verde turquesa y azul de la inmensidad del mar que rodea la encantadora Corn Island, recurso que hace de cualquier nombre de establecimiento en una verdad absoluta, la belleza asalta a la vista, el mar ...

De pulpería en pulpería, como la vida

La vida está dura me dice mi amigo que ha vuelto al país, cansado por la bruma de un lugar europeo. Muy claro tiene que, los osos, no son nuestros famélicos perros de las calles perdidas. El hambre campea en ...