Especiales

Jóvenes demandan alternativas para salir de pandillas

Conexiones-UCA ivaniaalvarez@conexiones.com.ni “Yo quise matar a mi papa”. Fidencio Calero lo admite. Eran tiempos difíciles. Su padre era el típico hombre violento, dependiente del alcohol, que desquitaba su ira a punta de golpes al regresar a casa. La madre de Fidencio era la principal víctima de estos abusos, y sus hermanos mayores tenían que soportar los ultrajes sin otra opción más que resignarse. Sin apoyo para sobresalir en la escuela, Fidencio encontró los lazos sociales que no veía en su familia, en la pandilla juvenil “Los Vatos Locos”, del barrio “Jorge Dimitrov”. “Yo quería desahogarme”, nos dice ...