Contacto END

Empujadas a la desdicha desde sus propias casas

Ella era el producto de una violación, y en su amarga vida de abusos de su padre también resultó violada a los 13 años por éste, quien corrió de la casa a la mamá de la niña para quedarse conviviendo con ella, que estaba embarazada. Doce años después, su hermana e hija eran víctimas de su padre y ella no levantó ni un dedo para ayudarla. Víctima y a la vez cómplice del agresor, a pesar del sufrimiento de su hija no denunció el delito y terminó “aceptando” la situación, por lo cual los vecinos sólo murmuraban e igual se ...