Especiales

“Arnoldo debería estar arrecho conmigo”

“¿Sabés qué significa eso?”, pregunta sin despegarme la mirada. Y de inmediato contesta: “Arnoldo debería estar arrecho conmigo”. Con esta frase don José Pallais Arana pretende convencerme, con su sonrisa pícara, su carcajada sonora y su aspecto de Santa Claus bonachón, que su profesionalismo impera ante todo. Muestra apresurado un libro de su escritorio. “Aquí está”, me dice. Voltea una página, la otra y llega hasta donde quería. “Mirá la barbaridad que habían hecho”. Abre el libro y lee en voz alta. Parece un abuelito contando la historia: “(El lavado de dinero) De fondos provenientes del narcotráfico, mínima dos y ...