Opinión

Los anuncios del 1ro de Mayo

De peripatético tachó EL NUEVO DIARIO al presidente Ortega en su comparecencia este 1ro de Mayo ante trabajadores afiliados al FNT. En el lenguaje coloquial, peripatético significa ridículo, entre otras acepciones. Y no es para menos, pues no hay nada más ridículo que bajo la consigna ¡arriba los pobres! haya reafirmado el nombramiento del Dr. Gustavo Porras, quien tiene muchos años de devengar un megasalario como diputado, como nuevo secretario del Conpes, al igual que haya nombrado como integrantes del mismo a toda la burocracia sindical del FNT, que tienen tiempo de vivir cómodamente a costilla de los discursos a ...

La usurpación del sector agropecuario de Nicaragua

Esta usurpación ha sido premeditada con ventaja y alevosía. La preparación del escenario e inicio del proceso, ya recibida la orden superior, se armó en el mismo principio del gobierno Barrios desde las aulas del más elevado eslabón de penetración cultural del Incae. Arrancó con el desmantelamiento sistemático de toda ...

La murmuración y la calumnia

La murmuración se asemeja a la falsa moneda, que acuñada al principio por grandes criminales, es consumida luego por personas honradas que perpetúan el crimen sin saber lo que hacen. La lengua es una espada, una lanza, la más aguda, que con un solo golpe atraviesa tres personas: la que ...


La imagen de Michèlle Najlis

Me encantó la última materia acerca de ella, una entrevista publicada en EL NUEVO DIARIO el domingo 29 de abril. Debe ser estudiada, si en verdad queremos una sociedad sensata, justa. Ese es mi simple, básico y parco comentario. En ...

¿Cuál es el miedo?

No crean que soy partidario de la iglesia, secta o como se le llame: “Creciendo en Gracia”. En verdad me parece ridículo el enorme debate que se ha generado alrededor de este tema, a tal grado que las principales denominaciones ...

Vicios y pasiones

I Cuando ingresé a la Universidad Centroamericana (UCA) como estudiante de Derecho, en 1969, logré conjugar mis enormes deseos de escribir con mis apremios económicos. Algunos de mis profesores celebraban que escribiese en La Prensa Literaria y en la página ...