Deportes

Padilla otra vez fue la gran figura

TORONTO El “fatalímetro” de la ofensiva de los Rangers indicaba sólo dos carreras en los últimos 39 innings que jugaban. Y la frustración cada vez se incrementaba. Un jugador se olvidó con cuantos outs se termina un inning. Otro fue atrapado en las almohadillas. Otro estaba perdido en el jardín central. Otro hacía malos tiros a las bases. Todo esto atentó para que una maravillosa apertura del nicaragüense Vicente Padilla fuera echada al cesto de la basura, obviamente que él iba a batallar para que eso no ocurriera. Éste pudo haber sido el revés más doloroso de toda la campaña ...