PORTADA

Este silencio

(LUIS ALBERTO AMBROGGIO. ARGENTINA, 1945) Este silencio no es mi silencio ni tu silencio ni el silencio con que nos sabíamos tocar. Este silencio alienta un hueco infinito, el silencio que no les perdono a los muertos, ese frío impenetrable, sin regreso, ese vacío que ya por igual nos llena.

Elisa Arrodillada

GEORGE EVANS. ESTADOS UNIDOS, 1948) (Tina Modotti, 1924) Ésta es la muchacha quemada, esta fotografía extrema de alguien, transformada por el desastre pero inalterada. Sus manos cundidas de cicatrices, el impétigo del destino. Sus manos de cebra. Sus manos de leprosa. Sus dedos quemados. Sus garras. Su rostro, un abismo ...

La Patria

(HAROLD ALVARADO TENORIO. COLOMBIA, 1945) No pierdas el tiempo buscando la patria. El dinero no la requiere y su lengua es usura. La patria es el habla que heredaste y las pobres historias que conserva. Tu abuela, en el zaguán, ciega ya la memoria, meciendo los años de sufrimiento y ...


¨Nadie le tira piedras a un árbol de mangos sin frutos

Entrevista con Nicasio Urbina Nuevo Amanecer Cultural La tarde del tres de mayo del año dos mil cuatro, un grupo de poetas nicaragüenses decidieron confabular contra la ignorancia y celebrar así el triunfo de la poesía. Desde ese día se ...

Ramala

(BEI DAO. BEIJING, CHINA, 1949) En Ramala los antepasados jugaban al ajedrez en el cielo estrellado Nadie supo quién iba a ganar Un pájaro preso en un reloj saltaba dando la hora En Ramala el sol trepaba por los muros ...

Similitud

(FRANCISCO MORALES SANTOS. GUATEMALA, 1940 ) El hombre que hace versos sale en busca del mar de los acentos, con el ansia del pescador innato. Sabe muy bien que la pluma necesita apoyarse en los sentidos lo mismo que la caña ...

La humillación del pasajero

(OSVALDO SAUMA. COSTA RICA, 1949) Hay una rabia en mí que no curan las estrellas una mancha oscura que no ablandan ni la pasión ni el asombro un ciego rencor que no olvida el amargo ultraje de lo perdido de ...

Entierro de la ignorancia

francisco-udiel@yahoo.com Desde “La muerte del hombre-símbolo”, noveleta escrita en 1938 por José Coronel Urtecho, nada ha cambiado. La situación de Nicaragua, corrupta con sus partidos y sus presidentes, descritos así en la obra, sigue siendo la misma. “¡Abajo ...

En México, donde tu fuego tampoco podrá extinguirse

(THELMA NAVA. MÉXICO, 1932) Al comandante Ernesto Che Guevara Será porque hoy tu fotografía junto a mí es una lámpara de fuego y ha venido un poeta de España que persigue tus pasos por la calle de Nápoles de la ...

El Estudio

(JOHN F. DEANE. IRLANDA, 1943) Sobre la mesa de juegos un mantel de hule floreado; el muchacho tiene sus historias Bíblicas abiertas ante él; sus estampas de desiertos, y de estilizados héroes de las milicias de Dios; está mascando la ...

Epitafio para un perro

(CLARIBEL ALEGRÍA. NICARAGÜENSE-SALVADOREÑA, 1924) A Erick Cuando muere un perro queda muerto. Lo podré arreglar me asegurabas; como si fuese de resortes y engranajes. La palabra muerte dejándote su marca. Tiene un filo amargo, un sentido de culpa y de ...

La mano de mi madre

(PIA TAFDRUP. DINAMARCA, 1952) Me baño en la quieta luz de una gota y recuerdo cómo llegué a ser: Un lapicero puesto en la mano, la fresca mano de mi madre sobre la mía, cálida. - Y así nos pusimos a ...