Opinión

¡Feliz Año Nuevo!

Me gusta la música de Navidad. Me gustan los arbolitos. Siempre me gustaron. Sobre todo cuando eran de pino. Quisiera que haya tantos niños y niñas felices como los arbolitos que se iluminan y se sonríen. Y las mamás sonriendo como Santa Claus. ¡Y tantos pobres saciados como los platos de Navidad! Pero sonrisas verdaderas, por dentro y por fuera. Y el hambre de siempre, saciada siempre. Me gusta regalar. Digo, me gustaría. Quisiera regalar esperanzas, tranquilidad. Deberíamos empacar un río para los barrios. O el rocío de una flor para las generaciones futuras. El canto y frescor de los ...

El 1% de fanáticos islámicos

El dominio que ejerce el Islam conservador en Medio Oriente refleja una realidad fundamental de la sociedad musulmana. Pero este conservadurismo no debe confundirse con el radicalismo violento, como, desafortunadamente, lo ha hecho Estados Unidos. Si bien el conservadurismo puede reclamar que tiene mayoría en el “barrio árabe” (y el ...

¡Bravo, Notari!

El temor a los gringos que sentíamos en este continente es definitivamente cosa del pasado. Los pueblos latinoamericanos giran a la izquierda estableciendo nuevas relaciones con Cuba basadas en el intercambio y el respeto mutuo. Hoy, Evo en Bolivia es el nuevo invitado a los funerales del ALCA y mañana ...


El santo beisbolista

Santo es aquel cuya alma disfruta en el cielo de la visión beatífica de Dios, como recompensa a una vida llena de amor por el prójimo. “Amarás al Señor tu Dios y a tu prójimo como a ti mismo” es ...

Los valores del mercado atizan la corrupción

Nada justifica la corrupción, pero la misma acompaña cada gobierno de turno: bienes públicos apropiados privadamente, regla sin excepción que la desmienta, al igual que el pecado, la diferencia sólo aparece con el escándalo La moral y la religión le ...

La basura, un problema integral

Independientemente de la bandera política que haya detrás del alcalde de Managua, siempre hay que reconocer las buenas disposiciones para beneficiar a la población. En este caso, le rindo el sombrero al alcalde Nicho Marenco, a quien se le ocurrió ...