Jueves 16 de Septiembre de 2004 Hora local [an error occurred while processing this directive] | Managua, Nicaragua


Nacionales
Sucesos
Departamentales
Internacionales
Opinión
Política
Contacto END
Deportes
Especiales
Variedades
Turismo
Especiales
Economía
Emprendedores
Empresas
Sorteo Lotería Nacional
Clasificados
Horóscopo
El Alacrán
Ellas
Mundo Oculto
Salud y Sexualidad
Nuevo Amanecer
Buena Onda
Promociones
Imprenta Comercial
Nuestros Servicios
Tarifas
Suscríbase
Directorio Telefónico
Estadísticas de Visitas
 
 
Nacionales

Rafaela Herrera fue sirvienta
* Granada no la reconoció como heroína. Si ha sido española quizás... lamenta poeta Silva
* En el fondo, reconoce, políticamente defendió España, era española, pero de este lugar
* Nieto de Rafaela hundió barco de Somoza
-- II Parte--



¿Qué fue de la muchacha que defendió El Castillo? Fernando Silva nos introduce por otros rumbos que olvidó la historia y nos lleva a un barrio de Granada, a una familia de apellido perdido y a una mujer, que siendo heroína y símbolo de patriotismo, termina de sirvienta "de adentro" y en una desgracia casi en estado puro.

"En el caso de Rafaela Herrera hay que enfocar su historia, vida y acción heroica --así rotulémosle-- en su verdadero lugar", señala Silva. Existe esto que nadie lo niega. Lo que la gente cuenta, lo que los amanuenses de historia tienen escrito, y lo que estrictamente sucedió y lo registran los documentos.

El poeta Silva asegura que la acción histórica de Rafaela Herrera está clarísimamente registrada en el Archivo de Indias, que fue publicada por Carlos Molina Argüello, en la Monumenta Historia Centroamericana.

Las nubes del tiempo no dejan ver claramente su figura. Su acto no fue visto como algo importante por la sociedad granadina. "Ah, la que disparó un cañón", es lo que decían algunos con la misma importancia de un bostezo.



Pueblos necesitan héroes

¿Heroína o no? El académico nos dice: "No olvidés que Rafaela Herrera nos da la posibilidad de un símbolo heroico que necesitamos en Nicaragua. Los pueblos no pueden vivir sin símbolos heroicos de donde adherirse para el propio desarrollo de su personalidad y de su gloria. De tal manera que si a nosotros nos dieran una línea tenemos a Diriangén, Rafaela Herrera, Andrés Castro, Sandino: son nuestras glorias, lo demás es discutible".

El pueblo mismo la crea, subraya. Si la historia es creada, y no es mito --sino que es cierto--, es creada por una mente con todas las fuerzas emotivas de un suceso, porque a veces las cosas suceden no como suceden, sino que se dicen que sucedieron.



La historia --reflexiona-- se cuenta ella misma. De tal manera, eso que llaman novela histórica no existe, existe la historia de la historia que es una novela.



Vino de Cartagena

Con datos publicados en la Revista Conservadora del 21 junio de 1962, extraídos de la obra citada, se rememora que en Cartagena de Indias vive una familia descendiente de un reconocido brigadier de gran renombre en todas las luchas de España. Y tiene un hijo, Josep Herrera, casado con doña María Felia Udiarte. Estos son los padres de Rafaela, que viven en Cartagena de Indias.

Lo nombran castellano comandante de la Fortaleza del Castillo de la Inmaculada Concepción.

¿Qué tiene de importancia esta fortaleza? Está a la entrada en medio río de El Castillo, puerto importante de cambios culturales y comerciales. Todo lo que viene de Europa y sale hacia allá, entra y sale de Granada.

Josep, dice el poeta, se lleva a su hijita, de 17 años, en 1758. Se desarrolla con su padre y él le dice cómo se manejan las cosas. Es normal. Puede suceder que en el documento de Archivo de Indias no diga que agarró el cañón, lo puso y disparó al mundo entero. No, no hace falta.



Fue "de adentro"

Entonces, tras lo de El Castillo, se viene a San Carlos, ahí se enamora de Pablo Mora. Éste, que es de Granada, se viene a vivir en un barrio viejo por un lugar que se llama Corinto en Granada, y estuvo de sirvienta "de adentro". Los historiadores de Educación únicamente dicen que "vivió sumida en la pobreza".

Cinco hijos tuvieron. El texto del MECD señala que dos resultaron paralíticos. Llegó a anciana. Para 1785 alguien le hace una carta y se la envía al rey, y él contesta y le manda una pensión.



¿Rafaela Herrera fue doméstica?

"De adentro", de una familia ahí en Granada. Sería mentiroso decir qué familia.



¡Una heroína de sirvienta!

Te fijás cómo son las cosas. Era una heroína española, se sabía que había tirado un cañón. Era lo que sabían los granadinos, eso era toda la gloria que tenía. Pero esa es toda la gloria que le doy yo, que la reivindico: una muchacha de 19 años que un día dispara un cañón y termina de sirvienta "de adentro".

Ella estaba muerta de hambre. Alguien le dijo que buscara al rey. Alguien le hizo una carta y se la presentaron al rey, y él respondió: esa acción heroica está registrada, que se defendieron. El rey hizo también su fafulla:



La carta del rey

"El Rey: por cuanto he sido informado del distinguido valor y fidelidad con que vos, doña Rafaela Herrera y Udiarte, viuda que al presente sois defendisteis el Castillo de la Purísima Concepción de Nicaragua en el río San Juan, consiguiendo a pesar de las superiores fuerzas del enemigo, hacerle levantar el sitio, y ponerse en vergonzosa fuga, pues superando la debilidad de vuestro sexo, subisteis al caballero de la fortaleza, y disparando la artillería por vuestra mano matasteis con el tercer tiro al comandante inglés en su misma tienda: realzando la acción a la corta edad de diecinueve años que contabais, no tener castellano el Castillo, ni comandante ni otra guarnición que la de mulatos y negros, que habían resuelto entregarse cobardemente ...". Dada en San Lorenzo a 11 de noviembre de mil setecientos ochenta y uno.

Yo, el Rey".



Nieto hunde barco de Somoza

El rey debe darle una pensión y debe ser justificado con un gran heroísmo: que se haya decidido a no entregar la fortaleza, teniendo a cuatro pelagatos.

Y le manda sus realitos justamente, dice el poeta. Ahí termina ella, ya más no se sabe. Sólo nos damos cuenta que un nieto de ella, el capitán del barco "General Somoza", Alberto Mora, queriendo pasar en el lago delante del vapor Victoria, chocó y hundió la nave.

A nadie le interesaba en Granada lo que hizo Rafaela. Qué perdían los granadinos que eran grandes señores comerciantes, que se alegraron cuando supieron que se querían meter unos negros por el San Juan. No le hicieron caso a ella y quedó en un barrio por Guadalupe. Ahí vivió desgraciada.

"Como no había conciencia de patria y no estaban formados las leyendas ni personajes heroicos, pasó como una más", sostiene.

En el fondo, reconoce Silva, políticamente defendió España, era española, pero de este lugar.



¿Por qué los granadinos no la aceptaron como una heroína?

¿Y cuándo has visto que los granadinos anden aceptando otra cosa que no sean reales y bisnes? ¿cuándo se iban a fijar en una pobre muchachita, simple y sencilla? Tal vez si ha sido una aristocrática española sí. Jamás la tomaron como española ni como heroína.



¿En qué época se eleva al tamaño de heroína?

Después de la independencia. Defiende a Nicaragua que es parte de España, no deja de ser así, pero tampoco deja de ser que ella sufre el olvido. Ella sigue en Nicaragua. Pero apenas le sirve lo que le da el rey para comer, pegada a esta tierra como si fuera su propia tierra que ella había salvado.

Es difícil el papel de héroe. Casi siempre, como un sino histórico nacional, terminan deambulando en las calles, a pesar de que luego se les erige un monumento y los maestros de historia hablen maravillas...


Compartir:   delicious   digg   meneame
El Nuevo Diario (c) 2004
12745546 visitas desde Septiembre de 1998
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
Diseñado por Luis Sáenz C