Domingo 20 de Junio de 2004 Hora local [an error occurred while processing this directive] | Managua, Nicaragua


Nacionales
Sucesos
Departamentales
Internacionales
Opinión
Política
Contacto END
Deportes
Especiales
Variedades
Turismo
Especiales
Economía
Emprendedores
Empresas
Sorteo Lotería Nacional
Clasificados
Horóscopo
El Alacrán
Ellas
Mundo Oculto
Salud y Sexualidad
Nuevo Amanecer
Buena Onda
Promociones
Imprenta Comercial
Nuestros Servicios
Tarifas
Suscríbase
Directorio Telefónico
Estadísticas de Visitas
 
 
Opinión

¿Qué es la oratoria?
Nelly Ramírez

“Hay oratoria cuando el alma del que dice se proyecta al exterior y se anuda a las almas de aquellos que la entienden”

(Goethe)



La oratoria es el arte de utilizar la palabra en público con corrección y belleza, que debe utilizarse para agradar, persuadir, convencer y conmover. Aquellos hombres que han pisado nuestra historia han sido primero grandes oradores. A través de la oratoria se llama a las personas y es la mejor forma de entrar en sus corazones. Saber, señores, no es lo mismo que saber decirlo. “Hay que saber hablar para ser escuchado” ¿Cuántos de ustedes no tienen miedo a hablar en público? Este debe ser su primer objetivo para su superación personal: vencer este miedo. La oratoria es un don natural dentro de nosotros, aprender a encontrarlo es el arte.

Dijo un gran filósofo que existen tres clases de oradores; aquellos a quienes se escucha, a quienes no se puede escuchar, y aquellos a quienes no se puede dejar de escuchar. Para ser un orador debemos conocer nuestra voz y aprender a manejarla, para darle un tono suave, duro, dulce, seco o autoritario, manejar nuestro volumen, el ritmo y la altura. La oratoria es un arte que conlleva mucha responsabilidad, aquello que queremos comunicar debemos prepararlo. Un gran orador nos dijo: “Todo discurso bien preparado está ya pronunciado en sus nueve décimas partes” La oratoria no es un arte fácil, lo que queremos decir, debemos cocinarlo en nuestra mente. Nuestro objetivo primero, interesar. Aquí señores está nuestra primera meta y solo a través de la preparación se puede alcanzar. “Si tengo que dirigir un discurso de dos horas, empleo diez minutos en su preparación. Sí se trata de un discurso de diez minutos, entonces me lleva dos horas...” (Winston Churchill)

Al hablar debemos de utilizar un lenguaje directo y afirmativo, no tengamos miedo de decir lo que pensamos, aquello en nuestra mente es lo más digno de defensa, es lo único que no se puede ver, solo se puede hacer sentir y transmitir. “No siempre convence más el que tiene más razón, sino el que defiende mejor “su” razón”. Al ser oradores tenemos libertad de lanzar fuertes argumentos, burlas amables, alusiones irónicas, retratar personajes y describir acciones. La oratoria nos deja desenvolvernos en técnicas de visualización, desarrollo del magnetismo, “sonreír con la mirada”, posturas, gestos, enfoque de objetivos, articulación, modulación y tono de voz. Todos estos son interdependientes unos con los otros y el manejo de ellas son las características de un buen orador. “La oratoria es convicción profunda. No proclamación a gritos ni habladas de paja” (El Quijote). La oratoria no es una disertación ordinaria, las ideas se presentan en una forma original, clara, organizada, lógica y estética, para producir el efecto de elocuencia, se eleva del nivel común y causa un efecto emotivo y único a quien lo escucha.

Aquello que pronunciamos al hablar, debe ser nuestro vehículo de elocuencia y la transparencia de nuestro pensamiento y pasión. Muchas veces un orador piensa, “No tengo palabras para expresarlo” es aquí donde nuestro tono, el ademán, el gesto, la mirada y el semblante nos ayudan a transmitir el difícil mensaje. Todos los que queramos ser escuchados, busquemos dentro de nosotros mismos a través del estudio y la práctica, este arte: La oratoria.

El concepto que pretendo grabar y guardar en ustedes es, “La oratoria deviene así en la elocuencia y arte, estética y lógica, inteligencia, corazón y verbo”. “Un hombre de fuerza e inteligencia extraordinaria puede no ser más que un cero en la sociedad si no sabe hablar”. (William Channing)


Compartir:   delicious   digg   meneame
El Nuevo Diario (c) 2004
12745546 visitas desde Septiembre de 1998
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
Diseñado por Luis Sáenz C