Lunes 26 de Julio de 2004 Hora local [an error occurred while processing this directive] | Managua, Nicaragua


Nacionales
Sucesos
Departamentales
Internacionales
Opinión
Política
Contacto END
Deportes
Especiales
Variedades
Turismo
Especiales
Economía
Emprendedores
Empresas
Sorteo Lotería Nacional
Clasificados
Horóscopo
El Alacrán
Ellas
Mundo Oculto
Salud y Sexualidad
Nuevo Amanecer
Buena Onda
Promociones
Imprenta Comercial
Nuestros Servicios
Tarifas
Suscríbase
Directorio Telefónico
Estadísticas de Visitas
 
 
Variedades

Los nombres raros de las estrellas
Tomado de La Prensa Gráfica

Foto  

Tobey Maguire.

 
El Salvador

¿Qué pasaría si las estrellas del cine y la música no se llamaran como los conocemos?, ¿sería igual de fácil reconocerlos y recordarlos? Se sorprenderán al saber que muchas luminarias utilizan nombres prestados; otras, apodos y algunas hasta se los han cambiado.

Hay artistas que tiene nombres bonitos, de aquellos que cuando los escuchamos decimos “¡qué lindo sería llamarse así, como “Tobey Maguire”, el actor de Spiderman!”.

Pero el buen Tobey, si usara su nombre completo “Tobias Vincent Maguire” (o Tobías Vicente), quizás no gozaría de tanta popularidad o su nombre desentonara en las carteleras.

Que las personas casi nunca están conformes con los nombres con los que los bautizaron es bastante común, y si son artistas mucho más, ¿será cuestión de egos?

Para tener una noción de este hecho nos remontaremos a principios del siglo XX, en los albores del cine, que tuvo como luminarias a una leyenda cuya partida de nacimiento reza “Charles Spencer Chaplin”. Claro que es más fácil recordarlo simplemente como “Charlie Chaplin”.

Más contemporáneo es el caso del recio actor de cintas como “Mad Max” y “Arma mortal”, Mel Gibson, quien tiene un nombre largo y raro: Mel Columcille Gerard Gibson.

Los personajes del mundo de la música tampoco se han quedado atrás y, precisamente, uno de los genios de Liverpool, el batero de Los Beatles, Ringo Starr, optó por olvidarse de su nombre real: Richard Starkey.

En el mundo hispano

Mención aparte merecen los artistas hispanos: en los años 80 México dio a conocer a un joven cantante con un nombre muy sensual que enloquecía a las mujeres: “Emmanuel” (“Todo se derrumbó dentro de mí” y “Con olor a hierba”, ¿recuerdan?).

Si no fuera por ese solitario nombre, hubiera sido un problema recordarlo como “Jesús Emmanuel Arturo Hacha Rovira”.

Pero no todo mundo se avergüenza de sus nombres y apellidos, y ése es el caso del nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy, tío del famoso salsero del mismo nombre, que usa íntegros sus dos nombres y apellidos. Allí interviene un factor histórico, ya que hay que recordar que “los Mejía Godoy” (incluido su hermano, Carlos) son personajes claves en la música nica.

Más interesante es el caso de estrellas de la canción de quienes ni siquiera sospechábamos que tuvieran nombres tan largos, como la guapa señora Vikki Carr, quien fue bautizada como Florencia Vicenta de Casillas Martínez Cardona. Y qué decir del “divo”, Juan Gabriel, que se llama Alberto Aguilera Valadez. Y la lista continúa: Ricky Martin en realidad es Enrique Martin Morales, Julia Roberts es Julie Fiona y la irreverente Pink Alecia Moore.

De esta última hay dos versiones de su nombre artístico, que originalmente fue su apodo: que es muy tímida y se sonroja por todo, y la otra es porque en cierta ocasión los compañeros de la escuela le vieron el calzón y era de color rosa.

En fin, no se deje impresionar por los nombres, aunque no falta quien le pone Britney a la niña o Justin al niño. Por suerte ya el almanaque de Bristol casi ha pasado a la historia.


Compartir:   delicious   digg   meneame
El Nuevo Diario (c) 2004
12745546 visitas desde Septiembre de 1998
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
Diseñado por Luis Sáenz C