Viernes 16 de Julio de 2004 Hora local [an error occurred while processing this directive] | Managua, Nicaragua


Nacionales
Sucesos
Departamentales
Internacionales
Opinión
Política
Contacto END
Deportes
Especiales
Variedades
Turismo
Especiales
Economía
Emprendedores
Empresas
Sorteo Lotería Nacional
Clasificados
Horóscopo
El Alacrán
Ellas
Mundo Oculto
Salud y Sexualidad
Nuevo Amanecer
Buena Onda
Promociones
Imprenta Comercial
Nuestros Servicios
Tarifas
Suscríbase
Directorio Telefónico
Estadísticas de Visitas
 
 
Variedades

Paco de Lucía: De gitano superdotado a guitarrista universal
Patrick Fort

Foto  

 
MADRID/AFP -Galardonado el miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, el eximio guitarrista Paco de Lucía, que comenzó su carrera en los "tablaos" de flamenco, supo difundir ese género por escenarios de todo el mundo, que compartió con los más grandes músicos de jazz y pop.

En su primera declaración como Premio Asturias de las Artes, Francisco Sánchez Gómez, artísticamente Paco de Lucía, se convirtió en portavoz de una gran verdad, al asegurar que la distinción que recibió significa "un reconocimiento oficial para una música maltratada", como el flamenco.

Apenas se conoció la identidad del premiado, Paco de Lucía dijo que estaba "muy orgulloso, muy emocionado y pienso que aunque me han dado el premio, siempre hay alguien mejor".

Su primer pensamiento fue para su padre, porque "cuando era pequeño me compró una guitarra como último recurso para subsistir, porque estábamos hambrientos".

"Considerado como el más universal de los artistas del flamenco, su estilo hizo escuela entre las más jóvenes generaciones y su arte se convirtió en uno de los mejores embajadores de la cultura española en el mundo", estimó el Jurado del Premio Príncipe de Asturias en su fallo.

Mundialmente célebre, Paco de Lucía siempre se mantuvo discreto, prefiriendo manifestarse en los escenarios o en las grabaciones musicales más que ante la prensa, ya sea cuando vivió e interpretó en México, en Toledo o en Madrid.

En una de sus escasas entrevistas, Paco De Lucía recordó que debe su carrera a su padre, un cantante de flamenco desconocido.

"Los gitanos son mejores porque escuchan la música desde que nacen. Si no hubiese nacido en la casa de mi padre, yo no sería nadie hoy. No creo en el genio espontáneo. Mi padre me obligó a tocar la guitarra desde que era niño", afirmó en su libro "Paco de Lucía. Una nueva tradición para la guitarra flamenca".

La leyenda dice que su padre lo ataba a la pata de la cama en la casa de Algeciras para impedirle salir y forzarlo a practicar. "No era así, era más sicológico. Me preguntaba "¿durante cuánto tiempo has trabajado"? Yo le respondía '10 ó 12 horas' y veía su cara de felicidad", matizó de Lucía.

Paco de Lucía comenzó a practicar en salas de flamenco y en los famosos "tablaos" a los 12 años de edad. Fue en esos ambientes llenos de humo y noche donde tocaba la guitarra que le permitía llevar dinero a su casa. A los 15 años ya colaboraba en grabaciones de discos en Madrid y cuando llegó a la mayoría de edad, paradójicamente, firmó el contrato de su primer disco.

En aquel momento conoció a otro músico superdotado, convertido luego en un mito del flamenco moderno: Camarón de la Isla, entonces con 15 años, acababa de desembarcar con su talento en la capital española.

Fue un amor a primera vista entre los dos artistas que no dejaron de tocar juntos hasta la muerte, en 1992, de un Camarón víctima del cáncer y conocido por sus excesos.

Simultáneamente, Paco de Lucía recurría a su flamenco para renovar todo el repertorio clásico español. Así interpretaba páginas de Joaquín Rodrigo (Concierto de Aranjuez), Manuel de Falla e Isaac Albéniz...

Pero el insaciable Paco De Lucía no se conformaba y entonces descubrió las posibilidades que le abrían la bossa nova y el jazz. Fue entonces convocado a subir al escenario con los más grandes músicos de todo el mundo.

En 1980 junto a John McLauglin y Al Di Meola daban a luz un disco histórico: "Viernes a la noche en San Francisco", que marcaría el inicio de una colaboración entre los tres artistas que continúa hasta hoy.

Sin embargo, a pesar de todas estas exploraciones, sus influencias y su evolución en la interpretación, Paco De Lucía sigue fiel a sí mismo cuando afirma: "haga lo que haga, mi música será siempre el flamenco. Porque soy quien soy. Lo que me da fuerzas y motiva es precisamente el hecho que soy un intérprete de flamenco".

De Lucía dijo que el Príncipe de Asturias de las Artes no va a cambiar nada su vida: "sólo voy a viajar más contento", dijo en referencia a su próxima gira por Francia.


Compartir:   delicious   digg   meneame
El Nuevo Diario (c) 2004
12745546 visitas desde Septiembre de 1998
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
Diseñado por Luis Sáenz C