Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Sexualidad El Nuevo Diario
Domingo 11 de Enero de 2004 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 15.5723
Venta:    
C$ 15.5743
 

Ejercicios sexuales


Foto
   

¿Cuántas horas inviertes en el gimnasio en fortalecer tus brazos y espalda? ¿Cuánto sacrificás por lograr un vientre plano? Pues invertí este mismo esfuerzo en trabajar y estimular tus músculos del placer.

Hay una serie de ejercicios que te ayudarán a obtener mayor placer sexual. Son sencillos y se pueden practicar en pareja o en solitario. Como dicen por ahí: “el orgasmo es de quien lo trabaja”.

Estos ejercicios no sólo aumentarán tu capacidad para el placer, sino que te ayudarán a romper el tabú de la autoestimulación, antes llamada masturbación. Estas técnicas mejoran el desempeño sexual si además existe una efectiva comunicación de pareja. Hecha la advertencia, comencemos con el músculo del placer.

TRABAJA ESE MÚSCULO

El músculo pubiococcígeo (PC) es también llamado el músculo del placer. Si lo ejercitás a diario, la excitación y el orgasmo serán más intensos. ¿Dónde está? Se sitúa entre el hueso pélvico y el coxis, es la base de la cavidad pélvica.

La manera más simple de encontrar y fortalecer este músculo es apretar los músculos de la pelvis la próxima vez que vayás al baño. Podés practicar de pie o sentado.

Para localizarlo, introducí un dedo en la vagina. Apretá como si estuvieras conteniendo el flujo de la orina. El músculo que se tensa alrededor del dedo es el pubiococcígeo. Si no podés identificarlo, podés ir al baño y comprobar qué se siente contrayéndolo para detener el flujo de la orina.

Una vez que lo has localizado, tensá una vez más el músculo pubiococcígeo mientras que los músculos del estómago, glúteos y abdomen están relajados. Tratá de mantener la tensión durante dos segundos antes de relajarlo. Los expertos recomiendan hacer este ejercicio tres veces al día.

En los varones el músculo PC rodea la próstata, que es por donde pasa el semen en la eyaculación. Si aprendés a contraer el músculo cuando sentís las contracciones involuntarias que anuncian el orgasmo, podrás detenerte y retardar el momento de eyacular.

Para fortalecer este músculo, cuando vayás a orinar intentá detener y reanudar el flujo durante la micción. Si tu PC está fuerte podrás hacerlo sin problemas. En pareja, resulta muy estimulante si la mujer contrae el PC durante el coito en el momento de la penetración y de la retirada del pene.

CONTROLAR LA EYACULACIÓN

Según algunos sexólogos, la respiración profunda o ventral es esencial para el control sexual. A causa del estrés, la mayoría de nosotros respiramos superficialmente, inspirando poco oxígeno y espirando muy poco dióxido de carbono. Para controlar la eyaculación es esencial que podás respirar profundamente y bajar tu ritmo cardiaco.

La respiración ventral para los hombres se logra con la práctica de este sencillo ejercicio:

Sentado en una postura cómoda, relajá los hombros. Colocá tus manos en el abdomen, justo debajo del ombligo. Inspirá profundamente a través de la nariz, dejando que sobresalga el vientre. Manteniendo el pecho relajado, espirá con fuerza para que el vientre vuelva hacia la columna vertebral. Debés sentir que el pene y los testículos se elevan ligeramente. Repetí el ejercicio nueve, 18 ó 36 veces.

A medida que sintás que te acercás al “punto sin retorno”, detenete, respirá profundamente y contrae ligeramente el músculo PC, así lograrás retardar la eyaculación.

FORTALECER LOS ÓRGANOS SEXUALES

Buena parte de nuestra energía sexual, provienen de la próstata y del útero. Y también hay ejercicios para fortalecerlos:

Sentate en el borde de una silla o ponete de pie con los pies separados a la distancia aproximada de los hombros. Espirá y contraé la parte inferior del abdomen. Mientras espirás, presioná suavemente con los dedos de una mano sobre el abdomen, justo encima del hueso púbico para poder sentir que los músculos se alisan.

Contrae varias veces los músculos abdominales, como si absorbieras con una pajilla, aunque sin inspirar a través de la boca ni de la nariz. Notarás que el ano y la vulva o los testículos se elevan ligeramente. Inspirá hacia el abdomen, sentirás que los dedos son empujados hacia fuera. Espirá lentamente a través de los dientes.




Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
  SuplementosSalud y SexualidadCulturalEllasMundo OcultoEl Alacran

Especiales


Anunciese
Directorio
Subscribase