Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Lunes 22 de Diciembre de 2003 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
[an error occurred while processing this directive]

Agoreros contra Managua
Insisten sobre nuevo terremoto
* Geólogo reitera que mayor daño lo provocará el caos de las construcciones

Edwin Sánchez

Que alguien aparezca en este país con un anuncio espectacular de que pronto ocurrirá un terremoto se topará con los muros del escepticismo, la sospecha y hasta una malla tejida de burla. Pero ahí están las predicciones y Managua, después de todo, es una gran colaboradora con sus atrevidos anunciantes.

Algunos creen que lo que dijo el finado ingeniero Santos Berroterán, fue una casualidad, otros le dieron su crédito. Lo cierto es que el terremoto detuvo Managua desde entonces, a pesar del actual boom de construcciones verticales.

El doctor en Geología, William Martínez es uno de los hombres más convencidos de que la capital está a las puertas de padecer otro terrible terremoto.

Pero su análisis no pretende la aureola del vaticinio. Señala que en cinco o siete años, Managua enfrentará la peor de sus catástrofes.

Es muy específico. El terremoto del 72 fue pequeño en comparación con la falla que se movió, la de Tiscapa. El próximo será monumental. Y en barrios y ahora residenciales inexistentes en la época, donde ninguna casa se derrumbó. El nos dice: será en los extremos de una urbe que crece irracionalmente.

"La catástrofe no sería el terremoto, sino las condiciones sociales de no preparación en que se encuentra la ciudad y los habitantes de Managua", dijo el Geólogo.

En febrero de 1995, el ingeniero Santos Berroterán había advertido de la ocurrencia de un terremoto. Ineter, entonces emitió un comunicado de "aclaración".

En una página en Internet, la institución señala: "En la población de Managua y alrededores hubo gran preocupación por la predicción de un terremoto para el mes de febrero, hecho por el Ing. Santos Berroterán. Ineter emitió un comunicado a la población explicando la imposibilidad de hacer predicciones de terremotos".

Predecir terremotos no deja, pues, de ser una tentación telúrica.

El propio Cristóbal Sequeira, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, dijo a EL NUEVO DIARIO, hace más de un año:

"De que va a haber un terremoto lo va a haber".

Berroterán se fue de este mundo, pero dejó quizá para siempre, la tentativa de anunciar terremotos. Un despacho de la agencia Acan Efe, a raíz de la muerte del conocido profesional, señaló que "en marzo pasado (2001), Santos Berroterán fue investido con un doctorado Honoris Causa por la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, donde advirtió de la posibilidad de que Managua reciba el impacto de otro gran movimiento telúrico, debido a que éstos "son cíclicos".

Boom de edificaciones

El doctor Martínez expresó su preocupación respecto al auge de construcciones sin atenerse a las condiciones del suelo. Aunque "nosotros sabemos que ésta es una ciudad expuesta a los terremotos, aunque sepamos que se puede convivir con los terremotos, la acción, la práctica llega a hacer todo lo contrarío, por situaciones que van de las vicisitudes políticas hasta el aspecto comercial, dado que en Managua, la gente quiere que su negocio te rinda.

Hay un divorcio entre la realidad física y la acción de las autoridades, nos dijo. Por eso subrayó que a "nivel mundial la llave para enfrentar el fenómeno es la preparación, y la preparación consiste en dónde vas a hacer las cosas y cómo las vas a hacer".

Según se conoce, el ingeniero Berroterán llevó su artículo sobre el posible terremoto pero no fue sino hasta el viernes 22 en la edición vespertina de La Prensa, que el doctor Pedro Joaquín Chamorro decidió publicar el escrito.

Horas después, en la medianoche, víspera de la Navidad, ocurriría la catástrofe que, como dijo Oscar Miranda, en una entrevista realizada por el licenciado Luis Galeano, miró el terror pintado en el rostro del periodista Manuel Espinoza y ante las cámaras de Extravisión, en la emisión de ese conocido telenoticiero.

Santos Berroterán entonces había advertido sobre las muchas probabilidades que se produjera "un sismo fuerte" debido a la sequía de ese año, y "un resplandor rojizo-naranja sobre la ciudad", que bautizó como "aurora sísmica", cambios en el campo magnético en las fallas geológicas.

A las 23:20 hora local, 04:20 GMT, del 22 de diciembre de 1972 Managua se rindió ante un terremoto 6,2 grados, que destruyó el 75 por ciento de las construcciones de lo que era el centro de la ciudad. Dejó unos 10,000 muertos, de acuerdo a cifras oficiales.

Para los que vivían fuera de la capital, el jamaqueón los despertó del sueño para entrar a una pesadilla con un rumor de fin del mundo: Managua fue tragada por el agua del Xolotlán.

MAÑANA:

* "Será la madre de los terremotos, podría ocurrir dentro de unos 10 años", dejó dicho Santos Berroterán.

* Las fallas que están en los extremos de Managua han comenzado a moverse, dice por su parte el doctor William Martínez.

* Barrios en línea de "fuego".





  [an error occurred while processing this directive]

Anunciese
Directorio
Subscribase


[an error occurred while processing this directive]


 
Compartir:   delicious   digg   meneame [an error occurred while processing this directive]