Portada
Archivo
  [an error occurred while processing this directive]
Domingo 27 de Abril de 2003 | Managua, Nicaragua
_
  [an error occurred while processing this directive]
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
[an error occurred while processing this directive]

El biopronóstico de la futurología:
Cómo seremos en el futuro


En el futuro, el hombre dispondrá de múltiples técnicas para manejar su propia evolución. A continuación les presentamos las posibles e increíbles mutaciones del hombre del mañana.

Hoy ya estamos en condiciones de vislumbrar cómo será el mundo en el que viviremos mañana. Sin embargo, todavía existe una interrogante que enciende los debates más encarnizados entre los científicos futuristas: ¿cómo evolucionará el ser humano? Algunos investigadores sostienen que la especie humana no sufrirá grandes cambios, salvo algunas pequeñas mutaciones.

Quienes se oponen a esta idea analizan lo que ocurrió con nuestros antecesores. Dentro de la historia de la Tierra hay catástrofes que transformaron las formas de vida. Todavía es posible que un meteorito o una erupción volcánica destruya el equilibrio ecológico reinante para instalar otro. Así, el hombre deberá inevitablemente sufrir transformaciones.

LOS CAMBIOS QUE SE PRODUCIRÁN

Los cambios de los que hablan los científicos saltan a simple vista si, por ejemplo, se tiene en cuenta que nuestra talla aumenta de generación en generación en un promedio de dos centímetros. Esto se debe en parte a que ahora nuestra alimentación es más rica. Por otro lado, las personas que viven en las grandes ciudades están continuamente expuestas a luces artificiales y ruidos que estimulan el trabajo de la glándula hipófisis y provocan una mayor producción de una de las hormonas del crecimiento.

Se augura que al mezclarse las razas, surgirá un nuevo ser humano de piel oscura. Este tipo de epidermis es más resistente y menos permeable a las radiaciones del sol y además asegura la sintetización de la vitamina D, esencial para fijar el calcio en los huesos. Por otra parte, se pronostica que hombres y mujeres alcanzaremos casi los dos metros de altura. La figura se afinará, los músculos serán blandos como consecuencia de la vida sedentaria. Además, el apéndice desaparecerá en ambos sexos (¡adiós a la apendicitis!).

En lo referente al cráneo, algunos biólogos sostienen que en el futuro se alargará. La corteza cerebral, que triplicó su volumen en tres millones de años por efecto de la presión selectiva, continuará engrosándose. De acuerdo con algunas hipótesis, luciremos un look muy diferente al de nuestros peludos antepasados prehistóricos.

Poco a poco, los seres humanos fuimos reemplazando la protección natural del cuerpo por la ingesta de vitaminas y cremas que nos fortalecieron, lo que provocó un debilitamiento de las raíces pilosas por atrofia de su función. En un futuro, esta característica se acentuaría y así, lentamente, de generación en generación, podríamos perder los 150 mil pelos de la cabeza y los 5 millones del resto del cuerpo hasta quedar absolutamente calvos. Nuestros ojos serían almendrados y oscuros como consecuencia de la mezcla de razas. La mayoría de la gente, según esta teoría, padecerá de miopía, defecto de la visión que será corregido por prótesis.

En un futuro muy lejano, los ojos, las orejas y la nariz estarían recubiertos por una película de piel protectora. En lo que se refiere a los dedos, algunos científicos opinan que el meñique del pie, que se ha ido achicando cada vez más, desaparecerá. Tendremos sólo cuatro dedos.

El descubrimiento de nuevos medicamentos prolongaría nuestra existencia más allá de los cien años. Claro que, según los científicos, por entonces ya nada será igual. La figura se alargará, el cráneo se ensanchará y los órganos funcionarán correctamente y podrán ser reemplazados.

La pelvis de las mujeres se estrechará y su pecho se aplanará porque, al ensancharse la cavidad craneana, los nacimientos por parto natural serán más difíciles y prosperarán las cesáreas, lo que anulará parte de la función de la cintura ósea.

Asimismo, los cuidados actuales de la dentadura aseguran la herencia de una boca más sana y sin las molestas muelas del juicio. Esto ayudará a que se acorte nuestra mandíbula. Este mismo principio se puede aplicar a la miopía. Cada vez hay, y habrá, más miopes. Esto ocurrirá porque hoy un miope vive y procrea mientras que en la prehistoria un cazador miope era un hombre muerto.

Según los investigadores, el homo sapiens del mañana será genéticamente perfecto porque sus trastornos serán detectados y solucionados prematuramente. Sin duda, nuestra descendencia deberá hacer uso de los avances de la ciencia para sobrevivir en una Tierra inhóspita. Esto hará que la especie cambie y, quizás, no tengamos otra chance, el hombre deberá adaptarse sí o sí a las modificaciones que vendrán.





  SuplementosEllasPlaneta CaricaturaCulturalSalud y SexualidadEl Alacran

Especiales [an error occurred while processing this directive]


 
Compartir:   delicious   digg   meneame [an error occurred while processing this directive]