Opinión

Concubinos de la bestia

Antes de que el diabólico poderío militar de Estados Unidos irrumpiera ; con toda su furia contra Iraq, dos cosas se venían perfilando de manera cada vez más clara. La primera era que a nadie convencía la desgastada verborrea con que los norteamericanos pretendían justificar sus intenciones de agredir a Iraq. La segunda era el apuro incontrolable que evidenciaba Bush por iniciar los bombardeos contra Iraq.;

Con respecto a los esfuerzos de Washington por tratar de justificar su Ťguerrať, el colmo fue ya cuando el propio vicepresidente Dick Cheney (católico de ultraderecha) confiesa en un programa de televisión, el domingo antes ...

Un nińo pregunta sobre la guerra

A mi nieto de nueve ańos, que es experto en guerras porque las fabrica todos los días con un juego infernal de informática, le impresionan menos las imágenes reales de la de Irak que las que él produce virtualmente mediante el programa ŤGuerra Intergaláctica 954Xť.;

Lo único que le impacta ...