Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Miércoles 11 de Septiembre de 2002 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 14.4112
Venta:    
C$ 14.4135

Imprecisiones sobre largo recital
¿Cuántos murieron en torres gemelas?
* Los fraudes, los desaparecidos sin identidad, las personas no reclamadas y los trabajadores ilegales dificultan el recuento

JULIO A. PARRADO

(Corresponsal El Mundo, España)

NUEVA YORK.- Faltan pocas horas y aún no están claros los nombres. La pieza central de la ceremonia del aniversario del 11-S, que la ciudad aguarda con cierto desdén, consistirá en una larga letanía en la que los grandes protagonistas de la tragedia recitarán la lista de desaparecidos. A dos segundos por víctima. Y sin embargo, casi 12 meses después del ataque contra el World Trade Center (WTC), los números y los nombres siguen bailando.

Mientras el listado de víctimas del Pentágono (184) y las del avión de Pensilvania (40) no ha sufrido variaciones, equipos de detectives y forenses de varios países llevan un año tratando de descifrar quién murió realmente bajo el amasijo de cemento y acero de las Torres Gemelas. La última estimación de los forenses, que será la utilizada en el acto del aniversario, reducía el número a 2.819. Este dato está muy por debajo de los cerca de 6.800 nombres que figuraban a mediados de septiembre del año pasado.

De éstas, tan sólo 1.379 son muertes confirmadas gracias a las pruebas de ADN. Los 1.350 restantes han sido reconocidos como muertos por las autoridades, después de que sus familiares reclamasen sus certificados de defunción. La suma de ambas cifras es 2.729, muy por debajo de los 2.819. Los casi 100 restantes son un grupo impreciso de desaparecidos, cuyo paradero en el momento de los atentados se desconoce. Según el diario The New York Times, los detectives de la policía se están apresurando para aclarar estos casos y conformar un listado definitivo para el próximo miércoles. El diario dice que el Departamento de Policía, que registra a las víctimas en el apartado de homicidios, cree que serán unos 2.802.

UN VERTEDERO DE RESTOS

Lo más probable es que se incluyan 17 de los desaparecidos que formaban parte del cuerpo de bomberos y de compañías con sede en las Torres. De hecho, pese a que todo apunta a que éstos perecieron hace un año, las autoridades no los cuentan como tales porque sus familias se niegan a aceptar la realidad y aún no han reclamado un certificado de defunción. Aguardan a que algún mínimo resto de sus seres queridos aparezca en el vertedero de Staten Island, donde la tierra y el cemento eran revisados de nuevo y examinados con rayos X. Pero aquel cementerio de detritus cerró oficialmente sus trabajos el pasado mes de julio.

Entre los desaparecidos también pueden figurar algunos vivos. Se trata en la mayoría de los casos de homeless o individuos sin apenas lazos familiares que solían merodear diariamente por el lugar del siniestro. Varios de ellos han reaparecido en centros psiquiátricos.

La semana pasada, George Sims comenzó a despertar de su amnesia en un hospital de Nueva York, donde era tratado por esquizofrenia. Aunque su madre temía que hubiese fallecido bajo las Torres, se había resistido a reclamar certificados oficiales e indemnizaciones.

El nombre del vagabundo Albert Vaughan, un habitual del metro del WTC, fue borrado la semana pasada de la recitación del aniversario. Hace dos meses, su familia fue notificada que Albert seguía con vida. "No sabía que todo el mundo pensaba que estaba muerto", manifestó Vaughan, cuya memoria no le alcanza a recordar dónde se encontraba el 11-S. "Van a ver más casos como éstos. Tenemos constancia de otros nombres, pero aún no los haremos públicos", comenta Ellen Borakove, portavoz de los servicios forenses del Ayuntamiento.

La mayor dificultad estriba en la veintena de desaparecidos de origen extranjero, en su mayoría trabajadores ilegales, con números de la seguridad social falsos. Y hasta el nombre, en algunos casos.

La investigación de las víctimas extranjeras ha sido la más difícil de todas por la burocracia. Los denunciantes de la desaparición se encontraban fuera del país y la Policía no logró dar con ellos. Se cree que 500 extranjeros perecieron, en su mayoría residentes en el área de Nueva York. Las demandas iniciales elevaban el número a 2.200.

La identificación de las mujeres también ha sido complicada, ya que varias de ellas habían sido registradas por familiares con sus apellidos de soltera y sus nombres estaban duplicados. Luego están los fraudes: 25 personas han sido procesadas por falsificar la muerte de un pariente con diferentes fines (cobro de seguros, indemnización o simplemente evasión de deudas).

Pero también hay familias que, desesperadas por encontrar a un ser querido, lo incluyeron entre los desaparecidos. Por eso, el 11 de septiembre próximo, el largo recital no logrará sepultar todos los nombres.





 

Anunciese
Directorio
Subscribase



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web