Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Domingo 20 de Octubre de 2002 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 14.4989
Venta:    
C$ 14.5036

Los «Chicos indecentes»
Necesidad los hizo bailar «stripper»
*** En realidad es un trabajo profesional y artístico
*** Bailan ante grandes públicos, pero tienen límites para la desnudez total y «los manoseos»


LIZBETH GARCIA
Managua

Foto
  A falta de un trabajo convencional, este jóven decidió ganar dinero quitándose la ropa como bailarín «stripper», una labor que podría tomar auge en Nicaragua (Foto: Jairo Cajina Rojas)  

Cuando las necesidades abundan y el empleo escasea, surge la inventiva del nicaragüense. Y de eso pueden dar cuenta cuatro jóvenes, los que para ganarse el pan nuestro de cada día decidieron literalmente arrancarse la ropa para convertirse en bailarines de «strip-tease».

Dos de los cuatro jóvenes son trabajadores de una empresa maquiladora de la Zona Franca, donde como operadores ganan muy poco, pese a hacer extenuantes jornadas. El tercero es entrenador personal e igualmente ganaba poco. El cuarto estaba desempleado y se cansó de buscar trabajo sin encontrar.

Los muchachos que se hacen llamar «Chicos indecentes» (Nasthy Boys), se diferencian del resto de bailarines de «strip-tease» que existen en el país porque salen al escenario vestidos con uniformes originales de la Policía Nacional y fuerzas especiales antimotines.

Indicaron que los trajes de los antimotines y uniformes policiales son perfectos para el trabajo que realizan, porque son muy fáciles de quitar y lo mejor de todo es que siempre llaman la atención del público femenino.

El director artístico del grupo, Erick Morales, dijo que no es casual que usen uniformes policiales, porque aseguran que cuentan con el apoyo de la institución y eso les facilita conseguir los famosos trajes «robocop».

Pero además la Policía les provee un sitio en el gimnasio del Complejo Policial «Ajax Delgado», para ejercitarse y ensayar su acto con coreografías que ellos mismos han desarrollado.

TRABAJO PROFESIONAL Y ARTISTICO

Los «Chicos indecentes» aseguran que a la Policía no le molesta que se le relacione al grupo como tal, porque reitera, el trabajo que realizan es muy profesional y artístico. No temen entonces represalias de la institución.

Morales explicó que la idea de bailar y mostrar sus cuerpos públicamente mediante un grupo de baile de «strip-tease» surgió meses atrás, cuando se dieron cuenta visitando un club de baile, que la gente paga para ver danzar a otros, práctica generalizada en muchos países.

«¿Por qué no lo íbamos a hacer nosotros aquí en Nicaragua?, y decidimos ser pioneros», expresó Morales, al referir que actualmente el resto de jóvenes que baila en clubes nocturnos lo hacen individualmente y no como grupo, lo que a veces provoca que sean explotados porque les pagan por horas trabajadas y no tienen Seguro Social.

Morales indicó que en «Chicos indecentes» las ganancias serán de ellos y más adelante planean asegurarse para tener una pensión cuando sean viejos y ya no puedan explotar su cuerpo bailando ante un gran público, idea que parece lejana tomando en cuenta que Douglas, Frank, Tyron y el mismo Erick tienen 23, 21, 18 y 25 años respectivamente.

NO ES FACIL

Aunque parezca fácil ser bailarín de «strip-tease» no lo es y estos muchachos lo saben. Hay que tener buen cuerpo, lo que requiere al menos unas dos horas de entrenamiento diario; carisma, saber bailar y sobre todo ser desinhibido.

Y vaya que sí hay que ser desinhibido para ser bailarín de «strip-tease», porque hay que aguantar el manoseo del público, lo que es parte del espectáculo, aunque claro, explican, siempre hay que mantener un margen de respeto.

Cuentan que las partes preferidas del cuerpo de los bailarines de «strip-tease» que al público le gusta tocar es el pecho, las piernas y el trasero, específicamente «las pompas».

«Lo que nosotros queremos demostrar es que en este país se puede llevar la vida y ganársela sanamente», apuntó el director artístico del grupo, que por danzar una sola pieza musical de diez u ocho minutos, puede cobrar hasta mil córdobas.

Tasan su trabajo así porque, señalaron, bailar sensualmente diez minutos es sumamente agotador, puesto que hay desgaste físico y sudan copiosamente, haciendo que a otros se les enerve la sangre y se les suba la bilirrubina.

LAS TANGAS SON CARAS
Foto
  Los «Chicos indecentes» ensayan una rutina de baile. Para ganarse la vida decidieron convertirse en «stripper», es decir, en hombre que se quita la ropa sensualmente ante público femenino, fundamentalmente. (Foto: Jairo Cajina Rojas).  

¿No es un precio caro tomando en cuenta que las tangas que usan son muy pequeñas? «En verdad nosotros hacemos lo que el público quiere, con tanga o sin tanga», apuntó en tono de broma Erick Morales, quien aclaró que en realidad montar un espectáculo y comprar tangas requiere inversión.

En ese sentido, los miembros del grupo explicaron que para ganarse la vida como bailarín de «strip-tease» tuvieron primero que invertir en la compra de 20 hilos dentales de diferentes colores y trajes de fantasía, que son con los que salen ante el público para luego arrancárselos y quedar casi desnudos.

Los «Chicos indecentes» aclararon que no son tan indecentes como su nombre lo indica, porque nunca aceptarían prostituirse.

Tampoco aceptan que se les tilde como «gays». Aseguran ser «puros machotes» a los que les gustan las «hembras», aunque si los contratan para actuar donde hayan hombres, igual trabajarán porque no discriminan a público alguno.

PRINCIPAL PROBLEMA: LA FAMILIA

El único problema con el que tienen que vivir estos cuatro jóvenes que decidieron ganarse la vida bailando semi desnudos es la censura social y hasta familiar que existe contra los bailarines de «strip-tease», la que fue claramente mostrada en la película inglesa «Full Monty», donde un grupo de hombres viejos y desempleados fueron a parar a la cárcel porque la Policía los encontró practicando su show frente a un menor de edad. Hasta fueron tema de noticia.

Los miembros del grupo aseguran que no vieron ese film, pero dos de ellos sí reconocen que sus padres aún no están enterados de lo que hacen. Otro de los jóvenes tiene esposa e hijo. Aún no sabe la reacción que la cónyuge tendrá.

En el caso de Erick Morales, su actividad laboral le ha acarreado ciertos problemas con su novia. Ella le dijo que sentía celos de que estuviera en contacto con tantas mujeres. Al final terminó por aceptar el trabajo de su novio, bajo el argumento de que al fin y al cabo bailaba bien. Y lo mejor de todo es que le ayudará a mantenerse en un país donde hay un alto índice de desempleo juvenil.





  SuplementosSalud y SexualidadEl AlacranCulturalPlaneta CaricaturaEllas

Especiales


Anunciese
Directorio
Subscribase



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web