Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Miércoles 16 de Octubre de 2002 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 14.4689
Venta:    
C$ 14.4712

Damos vergüenza en fútbol
Récord en derrotas y en las miserias
* Deportivo Jalapa exhibe en El Salvador el horrible drama de los jugadores viajando como ganado, mal comiendo y durmiendo en las gradas de los estadios
* Duras expresiones contra una Federación a la que algunos califican de incapaz y corrupta
* ¿Qué piensa la FIFA de la ayuda que concede a Nicaragua anualmente?


CLAUDIO MARTINEZ/ MAURICIO VALLEJO
El Diario de Hoy deportes@elsalvador.com

Deportivo Jalapa, el campeón de Nicaragua que se fue de El Salvador con 40 goles en contra en tres partidos, tiene una historia increíble de padecimientos. El club está endeudado, no tiene escudo ni patrocinadores. Ningún jugador tiene vehículo y llegaron a dormir hasta al aire libre en las gradas de los estadios.

Sólo aquellos que desconocen el permanente calvario del Deportivo Jalapa pueden pensar que las goleadas 17-0 ante FAS y 19-0 ante el Árabe Unido han sido la peor humillación del equipo nicaragüense. El club vive desde hace años en una pobreza absoluta. Doblemente relegado por dedicarse al fútbol y encima en una ciudad lejos de la capital, el Jalapa ha sobrevivido de milagro. Pero como sus propios dirigentes lo expresan, esta agonía parece llevarlos a un destino inevitable:

LA DESAPARICION

«Somos demasiado pobres. La verdad es que no me explico cómo estamos en Primera División. No tenemos cómo mantenernos, cada día estamos peor», relata José Manuel Galeano, vicepresidente del Jalapa, que se dedica a... hacer nada, ya que por el momento es un desocupado más de los tantos que hay en Nicaragua. Antes, cuando todavía conservaba su empleo como contratista de la construcción, había entregado sus ahorros a la noble causa del club.

El presidente de Jalapa es Ariel Barquero, un empleado público que hace lo que puede. Y lo que puede es poco. «En realidad lo que hacemos es administrar la pobreza, estamos administrando un cadáver...», ejemplifica Galeano.

TÉCNICO POLIFACÉTICO

Puede parecer una broma. Pero no cualquiera está capacitado para ser director técnico del Jalapa. No sólo se necesita tener conocimientos de táctica y estrategia futbolística, también se deben tener nociones de preparación física, algunos conceptos de medicina y algo de idea de masajes y kinesiología... Porque todas esas actividades recaen en una sola persona. Si además entiende de mecánica y puede echar una mano si se rompe el transporte, mucho mejor.

Leonidas Rodríguez Rodríguez, 38 años, nicaragüense, cumple con todos esos requisitos. También intentó aplicar algo de psicología, pero no le fue bien motivando a sus muchachos. Antes del debut en la Copa de Campeones de la CONCACAF los reunió y les habló para que no se sintieran inferiores a sus rivales. «Les dije que no tenían que asustarse, que no eran de otro planeta y que tenían dos piernas como nosotros», cuenta Rodríguez Rodríguez, quien dirigió a la selección de su país en los Panamericanos de La Habana 1991.

«Acá hay que hacer de todo a la vez y a veces es complicado. No puedo estar dirigiendo y atendiendo a un jugador que recibió un corte en el rostro o a uno que sufre de convulsiones... Por hacer una cosa me distraigo de la otra, pero tampoco puedo dejar que un jugador se me muera en la cancha», explica el entrenador, quien se queja de que sólo tiene tres pelotas para practicar con los jugadores.

NI AGUATERO

«Somos tan pobres que ni aguatero tenemos -señala Galeano-, pues de llevar el agua se encarga alguno de los suplentes. Y ya nos ha pasado de tener que ir a jugar partidos de visitante con menos jugadores de lo habitual. Apenas vamos con 14, con lo justo para hacer los cambios. Tener un suplente de más nos representa un gasto extra que no estamos en condiciones de afrontar», dice.

Después de enumerar algunas excusas para justificar la goleada -que los muchachos nunca habían salido del país, que nunca habían jugado de noche, que no estaban acostumbrados a jugar en una cancha buena, que tres partidos en seis días era demasiado, que hacía dos semanas que no jugaban, etc.-, el vicepresidente del Jalapa se sinceró y hasta encontró culpables: «Es que así es imposible. Vivimos mendigando, y lo curioso es que los que más nos ayudan son la gente pobre. Los que tienen dinero nos dan la espalda. La Federación, que recibe un dinero importante de FIFA, sólo se ocupa de las estadísticas».

AL AIRE LIBRE

Sentado en cómodo sillón del Hotel Alameda, el vicepresidente mira desde el vidrio al pequeño bus que los transportó hasta San Salvador. «Hoy es un día histórico porque tenemos un bus que nos lleve. En general viajamos como podemos... Para tomar este bus tuvimos que hacer 65 kilómetros, desde Jalapa a Ocotal, en dos pick ups. Los que llegan primero se suben a la cabina, el resto va atrás, al aire libre... El camino es de tierra, así que los futbolistas se llenaron de polvo. Pero después empezó a llover.. Agua con polvo es igual a barro», cuenta Galeano, que ríe por no llorar.

El sistema de transporte de pick ups es lo más normal. Además, por las distancias que lo separan de las otras ciudades es necesario salir un día antes para poder llegar a tiempo a los partidos. Galeano lo relata con lujo de detalles: «Salimos los sábados y hasta a veces los viernes si tenemos que jugar de visitantes. Dormimos donde sea. Últimamente paramos en unas villas donde hay un cuarto grande para todos. Pero hasta hace unos cuatro años dormíamos en las mismas gradas del estadio donde jugábamos al día siguiente. Sí, al aire libre, así nomás...

«SOLO LLEVABAMOS UNA SABANA»

El Jalapa no se puede permitir gastar en un hotel. Según los directivos, el equipo en este momento tiene una deuda de 5,000 dólares. Nada si se la compara con los millones de dólares que debe Lazio, Fiorentina o el pasivo que tienen algunos clubes argentinos o brasileños. Pero para la realidad del club es una fortuna incalculable.

«Realmente no sabemos cómo vamos a hacer para pagar ese dinero. A los jugadores les debemos dos meses», responden al unísono los dos directivos que forman parte de la delegación que pasó por San Salvador.

El club no tiene absolutamente ningún activo fijo. No posee ni sede ni casa club y el estadio donde juegan sufre con los permanentes cambios de clima. Si llueve se inunda porque no tiene drenaje, si no cae agua se transforma en una superficie polvorosa y desnivelada. Las reuniones de la junta directiva se hacen en la casa de algún dirigente.

Su camiseta, amarilla y verde, ofrece algunas particularidades. No tiene escudo -el club nunca lo tuvo, ahora están haciendo un concurso para elegir uno- y tampoco tiene ‘sponsor’.

«Nadie nos quiere patrocinar. Suficiente con que alguno nos compre un juego nuevo de camisetas para que nosotros le dejemos poner la publicidad de quieran. Así es difícil», se queja Galeano.

Como no hay utilero, cada cual es responsable de su camiseta. Cambiarla con un rival está sencillamente prohibido por obvias razones: no hay manera de reponerla. Cada jugador es libre de utilizar el número que quiera, pero la 5 está fuera de circulación. En su momento pertenecía a Jairo Cruz Castillo, una gloria del club que murió ahogado en una playa. En su homenaje se la retiró definitivamente.

DEPORTIVO MISERIA

Con el dinero que recibieron del gobierno, unos 340 dólares, más algo que aportaron los organizadores del torneo cuadrangular, el Jalapa pudo cubrir los gastos del viaje y los viáticos (20 dólares) para los jugadores. Pero en el medio hubo que hacer otra inversión casi tan necesaria como la comida: El calzado.

«No todos los jugadores tenían tacos para el primer partido, así que tuvimos que usar parte del dinero en eso. Por suerte fuimos a Jaguar Sportic y justo estaba Ricardo Padilla, del Alianza. Cuando se enteró que era para nosotros nos hizo un 20% de descuento y así fue que pudimos comprar ocho pares», continúa el vicepresidente.

«Jalapa es lo más pobre que tiene Nicaragua» no se cansan de repetir los directivos y algunos jugadores. Ninguno de los futbolistas tiene auto y sólo tres cuentan con bicicletas para transportarse. El resto camina para llegar a los entrenamientos o a los partidos que juegan de local. El pueblo, de unos 10,000 habitantes, no tiene una sola calle pavimentada. Se vive básicamente de la agricultura: Los cultivos que predominan son el maíz, el arroz y el tabaco.

Uno de los pocos que aporta para el equipo es Luis Salgado, un empresario de la madera, que le paga el sueldo a las dos estrellas del equipo: Edgar Rochez y Cristian Rodríguez. Los casi 400 dólares que recibe el hondureño Rochez lo convierten en la figura del equipo... Y junto a Rodríguez los únicos que cobran en término.

El resto -salvo el portero Solís- no superan los 90 dólares de sueldo mensual, y hace dos meses que no ven un centavo. Por eso, aunque casi todos dicen ser profesionales y dedicarse exclusivamente al fútbol, muchos se han buscado un trabajo alternativo. Uno de ellos es Adrián Zeledón, quien atiende un negocio de ropa usada.

Una postura más crítica tiene el volante Silvino Bonilla, quien se dedicó al fútbol después de que su técnico de baloncesto lo marginara de ese deporte por su baja estatura. «Estoy decepcionado con el fútbol de mi país. El gobierno nos bloquea. Pienso que la FIFA debería meter mano en esa federación de corruptos. En realidad, la culpa de todo la tiene Alemán (ex presidente de Nicaragua), ya que por su culpa los inversionistas están saliendo del país», denunció Bonilla.

EN BANCARROTA

Los problemas económicos también los sufre el entrenador, quien está algo molesto por la situación y se está llenando de deudas. «Yo paso mucha vergüenza, y esto va más allá de si nos hacen diez o quince goles... Como no me pagan yo tengo que pedir fiado para comer, en las pulperías y otros lados, pero ya no me quieren dar más.

Me dicen que el club no me va a pagar nunca... A muchos jugadores les pasa lo mismo. Para peor los hinchas son muy exigentes, cuando lleguemos allá nos van a decir de todo, que dimos lástima, que volvimos con el bus lleno de goles...», relata con una profunda tristeza el técnico Rodríguez Rodríguez.

Para el vicepresidente Galeano estas derrotas terminarán de hundir al Jalapa. «No esperábamos perder así. Ahora va a ser difícil recuperarnos anímicamente. Yo creo que lo mejor es retirarnos de la liga nicaragüense, no tiene sentido seguir más».

Luis Matamoros, otro directivo del Jalapa, aporta más datos sobre la precariedad con que se manejan: «Nadie nos apoya. Cuando pedimos una contribución lo primero que nos dicen es que no le dan dinero a los vagos. Pepsi nos quiso dar 500 dólares por toda la temporada. Coca Cola nos dio un toldo para la sombra y nos regaló gaseosas para los jugadores, pero no quieren darnos dinero».

La noche del 19-0 ante el Árabe Unido, el presidente se comunicó al hotel para pedir explicaciones sobre el resultado. «¿Qué es eso?, preguntó Barquero. Al vicepresidente Galeano le costó encontrar una simple explicación para justificar el resultado: «Fue una masacre. Le dije que le llevaba los videos de los tres partidos para que él vea quién jugó bien y quién jugó mal. Lo ideal sería sancionar a aquellos que jugaron mal y descontarle el dinero del sueldo, pero no podemos ser demasiado exigentes con los muchachos... Además, ¿qué dinero le vamos a descontar si no le pagamos hace dos meses?»

UN PSICOLOGO URGENTE

A Leonidas Rodríguez Rodríguez, entrenador del Jalapa, le costó asimilar las derrotas. El viernes por la noche, luego del 17-0 con FAS, le costó conciliar el sueño. Campeón con el Real Estelí en 1991 y con el propio Jalapa en el 2002, el nicaragüense ve las goleadas como una mancha en su currículum imposible de borrar. «Sabíamos que eran superiores, pero veníamos a llevarnos experiencia... Ahora es urgente que una psicóloga trate a los jugadores para que los ayude a superar las debilidades. No hay presupuesto para contratar a una profesional, pero tenemos a alguien que lo hará sin cargo, para colaborar con el club», sintetizó Rodríguez.





 

Anunciese
Directorio
Subscribase



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web