Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Jueves 12 de Diciembre de 2002 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 14.6245
Venta:    
C$ 14.6268

Tino López Guerra visto por PAC

Pablo Antonio Cuadra (PAC. 1967).
Managua

Foto
   

No recuerdo si es Hemingway quien dice, que, después de los cuarenta años el hombre es responsable de su fisonomía. Sobre el rostro que se nos da, nuestro pensar y nuestro vivir labora luego expresiones que se van superponiendo y marcando nuestra fachada. El despreciativo acaba trabajando una arruga acusadora de despecho. El violento en algún lugar el rostro esculpe al cabo su mal carácter, destruyendo, tal vez, una línea bondadosa de su rostro de niño. Cada quien se hace su rostro desde adentro.

Tino López Guerra hizo su rostro con ironía y timidez. Tenía una expresión burlesca, chispeante en los ojos, pero al llegar a la boca su gesto era humilde. Y escuchaba ladeando la cabeza como si todo fuera música. Pertenecía a ese tipo de nicaragüense, tan característico, de los que hacen una lengua para su uso personal: Tino tenía un idioma de juguete o para jugar. (Pocas veces he tratado con un hombre tan rico en humor. (Hablaba humor). Tenía boca de inventor de palabras y ojos de bohemio. Y cuando intento reconstruir su retrato en mi memoria me doy cuenta que era un hombre tan jovial que cuando se ponía serio parecía que se ponía triste.

Tino era un temperamento romántico que se defendía —a lo nicaragüense— con la risa. Un amador de todo (un «querendón» dice el pueblo) que acababa riéndose de su propio quijotismo. «Managua es mi linda tierra» decía queriéndola ver linda. Luego entrecerraba el ojo y con una chispita burlona lanzaba su exclamación preferida: ¡Qué desastre!».

Era Así. Decía lo agradable pero captaba al golpe lo caricaturesco. Un poeta vendedor de seguros. Un cancionero sentimental burlón e irónico. Mezcla rara, inteligencia finísima, corazón bueno, personalidad extraordinaria. Yo me pongo a pensar: ¿Qué pedía a la vida Tino López? Le bullían los «locos pretextos» de que hablaba Alfonso Cortés —estaba siempre inquieto— y cuando estaba en una mesa de tragos adquiría los ojos de geógrafo (que me recordaban los de Joaquín Pasos): un anhelo de «algo», un mirar que ya va viajando. Lo indetenible.

Romántico frente a la mujer: En este aspecto Tino López es el último ejemplar de un mester de juglaría provinciano-americano que casi no se ha estudiado en serio. Un tipo de amor de patio con jazmines y noches que ya no existen. Todo ese sub-mundo de álbumes, de sentimentalidades bajo la luna que hizo la vida de las ciudades muertas, antes del algodón y del transistor. Un hilo de guitarra que viene desde lejanos siglos, de novia en novia. Desde el mundo galante de los castillos medievales hasta los corredores aburridos de nuestros corredores departamentales. Linaje juglar que murió en un bolero.

Y es interesante que en Tino López saltó esa veta con una característica también típica de ese culto romántico a la mujer: el amor a la Virgen.

Este amor señala la altura que tomaba en su corazón la imagen de la mujer. Pero también revela el verdadero anhelo de su inquietud bohemia. Su ruta mística. Tino era un hombre de fe.

Recuerdo en una noche de apoteosis, cuando todo Nicaragua cantaba los corridos de Tino, noche de condecoraciones y de teatro lleno. El público aplaude al compositor y él levanta la mano. «¡Pido una ovación para la mujer más linda del mundo!». grita, y sin darnos cuenta de dónde levanta en sus manos una imagen de Nuestra Señora. ¡Fue un gesto de juglar enamorado!

Sorprende su fidelidad, su filialidad; constantemente se refiere en sus canciones a María y siempre con una tierna ingenuidad que sobrepasa lo que generalmente se llama devoción. Ama. Se sabe hijo de esa Madre. Y su más dulce plegaria musical -un canto en que brota lo más puro y auténtico de su alma romántica- es su serenata mística a María de Fátima.

...Tú apareciste en Francia

en México y Portugal

aparece Madre Santa

en la América Central.

¡Qué te cuesta dulce María,

pide permiso al Señor!

que toda la patria mía

por ti se muere de amor.

Y hay cosas que suceden en las supra-realidades. La Madre del juglar le escuchó. Tino López murió rezando el rosario. Cerró los ojos para verla llegar. Su muerte fue su Fátima.

BIOGRAFIA DE TINO LOPEZ GUERRA

Tino López Guerra nació en Chinandega el 20 de julio de 1906. Su padre, el médico Eduardo López Robelo; su madre, Celina Guerra; tercer varón de los 6 hijos del matrimonio López Guerra, demostró desde temprana edad su alma de compositor y poeta, creando música y poemas románticos.

Cursó sus estudios primarios en el Instituto Pedagógico de Varones de Managua «La Salle», donde aprovechaba los recreos para usar a veces el único piano del Colegio y dar rienda suelta a su fina sensibilidad artística.

En 1927 sus ansias de nuevos horizontes lo llevaron a los Estados Unidos donde residió por varios años, también estuvo en México, regresando de nuevo a la patria que tanto amó como lo demostró componiéndole los corridos que la han dado a conocer por todo el mundo.

Tres Flores Para Ti y Chinita Corronga le dan salida a sus ansias juveniles y su música comienza a tomar una característica definida: Los Corridos. Managua celebra su Centenario y él le compone su corrido «Managua», es condecorado por el entonces Ministro del Distrito Andrés Murillo, lo tocan en la celebración cien guitarristas. Le siguen Viva León Jodido, corrido mundialmente conocido y que hace vibrar al Nicaragüense en las fibras más hondas de su corazón. León también lo condecora y le dedica un homenaje al cual le acompañan hombres que como él llevan la música en su corazón.

«Con un pedazo de cielo mi Nicaragua se formó, por eso es lindo este suelo, el suelo donde nací yo», eso siente Tino López y así lo dice en Nicaragua Mía; le compone un Paso Doble a Granada y un corrido a su ciudad natal Chinandega. Pero su música va más allá de su patria y le canta a las hermanas de Centro América y a México, lo declaran «El Rey de los Corridos».

Estando en México en una noche de farra, en un lugar donde se están tocando corridos mexicanos, él toca y canta el Corrido México, y lo premian con la mejor guitarra que hay en el lugar, guitarra que conserva su hijo Tino López Rosales. Pero no solo compone corridos, sino que también guarachas, boleros, tangos y blues.

Una de sus mejores facetas es su amor por la Virgen María, a quien le dedica un fervor especial; es el único compositor que le ha pedido a María que aparezca en América Central, se lo dice en «María de Fátima». El poema que le dedica al dogma de su Inmaculada Concepción es de por sí el reflejo de su devoción y amor por ella.

De carácter jovial, siempre tenía una frase amable para todos, sabía hacer guasa, pero su consideración y respeto lo llevaban a que si esta persona moría nunca más volvía a burlarse de él. Su palabra favorita era: ¡Qué desastre! Se casó con Consuelo Rosales, a quien le compuso una ranchera: «Mi Consuelo».

De su matrimonio con Consuelo Rosales tuvieron un hijo: Tino López Rosales, muy parecido a él, pues ha heredado su sensibilidad artística. Junto con Tino hijo creció a su lado María del Socorro López Rosales, quien es dos años menor que él.

Fueron 6 hermanos, de los cuales fue Celina López de Gómez la última que le sobrevivió, falleciendo el 10 de diciembre del 2001.

Su música y su poesía vive, aunque él haya subido «a la altura» el 19 de julio de 1967, y que el día 20 de julio, el de su cumpleaños, estuviera «besando con ternura las gardenias de las plantas de los pies de la María a quien tanto amó». Ese 20 de julio de 1967 por primera vez en Nicaragua hubo un entierro con sabor a resurrección, pues durante todo el trayecto a pie de Santo Domingo, su parroquia, hasta el cementerio, todas las radios en las puertas de las casas tocaban su música. Y aunque nos entristece su partida de este mundo, sabemos que está gozando de la paz del Señor y la alegría de los justos, y que ha dejado a su patria y a los suyos un testimonio de amor y alegría.





  SuplementosSalud y SexualidadEl AlacranCulturalPlaneta CaricaturaEllas

Especiales


Anunciese
Directorio
Subscribase



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web