Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
END Cultural
Sábado 28 de Julio de 2001 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 13.4982
Venta:    
C$ 13.5004
 

Carlos Tünnermann y su Universidad y Sociedad
(Autor y obra en permanente ciclo ascendente) (I)

Miguel De Castilla Urbina
Managua

Foto
   

I.

La publicación en nuestro país de la obra Universidad y Sociedad – Balance histórico y perspectivas desde América Latina, de nuestro Carlos Tunnermann Bernheim, y la amable solicitud de su autor, para que fuéramos nosotros quienes lo presentáramos al público lector nicaragüense, es a la vez que un gran honor, y una cortesía del Maestro al discípulo, una grata oportunidad para aventurar algunos asedios a la obra universitaria global de este hombre culto universal, que con igual maestría ha escrito y escribe poemas de amor a Rosa Carlota su esposa, que escribe sobre Ciencia y Tecnología y Derechos Humanos; Reforma Universitaria y Cultura de Paz; Educación Permanente y la Paideia en la obra de Rubén Darío; Estado de Derecho y el Pensamiento Pedagógico de Martí, Bolivar y Sandino; Etica Electoral y sociedad del conocimiento, Democracia y sistemas de posgrado; Globalización y la historia de León Viejo; Desarrollo Humano y la vida y obra de Tomas Ruiz, Miguel Larreynaga y Francisco Morazán.

No obstante, entre el mar de áreas y temas sobre las que Carlos es experto, sobresale una por la cual es conocido mundialmente, éste es, el de la Educación Superior y más precisamente, el de la institución conocida como Universidad.

En Carlos Tunnermann no se trata del profesional tecnocrático y sectorial, especialista en aspectos puntuales y específicos del quehacer universitario, como lo serían aspectos relacionados con la administración de recursos, modelos académicos, pedagogía y didáctica, planificación, curriculum, evaluación de la calidad, formulación de políticas científicas y de investigación, extensión, acción social y autonomía universitaria. No, en Carlos se trata, del experto global en la Universidad, en toda la Universidad, en todos sus subsistemas, funciones y procesos, en todos sus vericuetos, escondrijos y resquicios.

Desde las relaciones más globales entre la Universidad, la Sociedad, la Cultura y el Estado, hasta los círculos funcionales más específicos relacionados con los procesos de enseñanza aprendizaje; desde el ciclo cronológico fundamental, que une en un solo concepto investigación –docencia y extensión, hasta lo más específico de la relación entre los productos de la investigación y la docencia universitaria.

Haciendo abstracción de nuestros Ernesto Cardenal y Sergio Ramírez Mercado, no se si habrá otro nicaragüense vivo, hoy por hoy, experto en cualquier ciencia, materia, área, disciplina o tema de la cultura enciclopédica, del conocimiento y los saberes; en las ciencias naturales, las ciencias sociales, y las humanidades, con la estatura, el prestigio y la autoridad académica a nivel internacional, del nicaragüense Carlos Tunnermann Bernheim respecto al amplio y complejo mundo de la Educación Superior, profundamente citado en la actualidad en marcos de referencia teoría de tesis doctorales o en preámbulos de leyes sobre esta materia sobre esta materia de países diferentes al suyo.

Mas aún, un aspecto que da más lustre a este inmenso mérito, es el hecho de que Carlos no es experto en alguna área o materia sectorial en los campos de la medicina, la economía, la sociología, la pedagogía, la ingeniería o la literatura, sino que él es experto en el lugar en donde nacen y se cultivan esos y todos los saberes, en donde nacen los conocimientos a través de la investigación científica y en donde se cultivan los hombres y mujeres que usarán esos conocimientos para el desarrollo social a través de la enseñanza de las profesiones, Carlos es experto internacional en la Casa del saber global y total, en la Universidad.

II.

¿Cómo ha logrado este nicaragüense, ex­Rector de una pequeña y provincial Universidad Pública, y de un país con tanto atraso y pobreza como Nicaragua, para haber edificado y alcanzado tanta legitimidad, tanta autoridad y tanto peso moral e intelectual alrededor y sobre su objeto de estudio, en los ámbitos académicos de muchos países del mundo?

Para nosotros, la respuesta hay que buscarla en la articulación horizontal y dinámica, entre su vocación intelectual, humanística, científica y pedagógica, su método de estudio y producción, disciplinado, obsesivo y radical, y su talante ético de hombre paradigma, vertical, honrado, ejemplo de decencia y bien vivir.

Un hombre de ciclos históricos en ascenso. No ha habido tarea que comenzara y no terminara alrededor del estudio, práctica y construcción de su apuesta intelectual, acerca de la Universidad.

Apenas graduado a los 24 años de edad en la Carrera de Derecho, a fines de los años cincuenta en la Universidad recién fundada por Mariano Fiallos Gil, en León de Nicaragua, es nombrado por el Rector su Secretario General, cuando ese cargo tenía una representatividad, un peso funcional y unas atribuciones sólo comparables a las del mismo Rector.

Así, desde ese cargo inaugural, Carlos Tunnermann, que como estudiante había participado en las luchas por la autonomía de la Universidad de la cual ahora era su Secretario General, y que pertenecía a una generación conformada por intelectuales de la talla de Fernando Gordillo Cervantes, Sergio Ramírez Mercado, Alejandro Serrano Caldera, Mariano Fiallos Oyanguren, Denis Martínez Cabezas, Octavio Robleto, Joaquín Solís Piura y Octavio Martínez Ordoñez entre otros, inicia su ciclo de dirigente universitario nicaragüense, centroamericano, latinoamericano y mundial:

III

Pero si esto ha sido su práctica como dirigente institucional universitario, también su pensamiento reformista y proactivo de constructor de la Universidad Nicaragüense, ha tenido su propio ciclo histórico, el que, según lo que conocemos de su obra, arranca con su propuesta de Bases para una Reforma Universitaria Integral y finaliza con su Propuesta de una Política para la Educación Superior de Nicaragua en el horizonte del siglo XXI.

En efecto, en los primeros años de los setenta, Carlos iniciaba su segundo período como Rector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, y la Universidad, en León y Managua, vivía días de Reforma. Los estudiantes los profesores y las autoridades mantenían sus propias posiciones. Carlos Tunnermann, el Rector, presentó su propuesta de Bases para una Reforma Universitaria Integral.

En aquel documento fundador, hace treinta años, antes de ser el experto de talante mundial que ahora es, Carlos refiriéndose a su Universidad, a la nicaragüense, decía:

“Cuando hablamos de Reforma Universitaria Integral, queremos significar que la reforma que se trata de impulsar no sólo debe referirse a la reorganización de los organismos de gobierno y administración de la Universidad, sino que debe comprender todos los aspectos del quehacer universitario, partiendo de un replanteamiento de los fines y objetivos de la Universidad; su papel como agente del cambio y progreso social; sus responsabilidades como conciencia crítica por excelencia de la nación; sus múltiples funciones y cometidos; su reestructuración académica; la revisión y actualización de sus planes y programas de estudio; el mejoramiento y modernización de los métodos de enseñanza; la racionalización de sus procedimientos administrativos y financieros; la democratización de sus organismos de gobierno; su inserción en el contexto social y su plena identificación con los problemas y necesidades del pueblo al cual sirve.

Aspiramos, decía Carlos en 1970, hace treinta años, a diseñar una universidad nueva para Nicaragua, precisamente la que nuestro país requiere para superar su situación de dependencia y subdesarrollo y lograr la plena realización y liberación del nicaragüense, en una sociedad más justa y humana.”

Tres décadas después, en los últimos años del Siglo XX y primeros del Siglo XXI, recientemente, Carlos publicó varios libros sobre la Universidad cuyo signo era el futuro, La Educación Superior frente al cambio; La Universidad hacia nuevos horizontes; La Educación Superior y los desafíos del Siglo XXI; Los Desafíos del Docente Universitario ante el siglo XXI.

En el contexto de esta abundante producción, Carlos nos dio a conocer en 1997 su Propuesta de una Política para la Educación Superior de Nicaragua en el horizonte del Siglo XXI.

IV

Hoy Carlos nos entrega una nueva obra y de nuevo ratifica su vocación universitaria y su método de vida, de hombre ciclo que todo lo que comienza lo termina.

Universidad y Sociedad, es igual a su práctica y su pensamiento sobre la Educación Superior nicaragüense, una obra ciclo, que comienza como si fuese en León de Nicaragua en 1957 o fuese su propuesta de Bases para una Reforma Universitaria Integral a inicios de los setenta, con los Orígenes de la Institución Universitaria en el Siglo XII en la Baja Edad Media europea; y finaliza, como si fuese en París, Tokio o Roma o su Propuesta de una Política para la Educación Superior de Nicaragua en el horizonte del siglo XXI, con el fenómeno de la globalización y su relación con la Educación Superior y la Declaración Mundial sobre la Educación Superior producto de la Conferencia Mundial sobre Educación Superior, realizada en la sede de la UNESCO, en París Francia entre el 5 y el 9 de octubre de 1998.

Universidad y Sociedad, Balance histórico y perspectivas desde América Latina, es una obra redonda, sin eslabones perdidos, con un comienzo y un final, que habla y dice del transitar de la institución universitaria, desde el año 1119, a principios del siglo XII en Europa con la fundación de la Universidad de Bolonia, hasta octubre de 1998 a fines del siglo XX e inicios del siglo XXI con la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, desde Bolonia hasta París, México, Managua o Tokio y que para unir este largo tiempo, desde América Latina, integra temas como la Reforma Universitaria de Córdoba (Argentina) en 1918, para muchos el mejor estudio sobre ese Movimiento fundador de la Universidad en nuestra región, y la interrogante de estos días acerca de la posibilidad de una Universidad Latinoamericana.

Son viejos textos que Carlos ha estudiado y publicado en otras obras sobre la historia de la Universidad, y nuevos textos, sobre el hoy de la Universidad en nuestra época, sujeta a múltiples tensiones y determinaciones de todo tipo, tanto a nivel local, como regional y mundial.

La obra que hoy celebramos es el mejor ejemplo de ese estilo, una obra de historia de la Universidad, pero también, una obra sobre la Universidad y sus urgencias actuales, como son los temas de la Pertinencia Social; la Ciencia y la Tecnología y la necesidad de una ética ante los desafíos de la globalización.

V

Para el que habla, aplicado discípulo de Carlos Tunnerman Bernheim, que con base en el estudio disciplinado y sistemático de su obra, ha asumido el tema de la Universidad como su objeto de reflexión e investigación principal, entre la amplia gama de aspectos que Carlos estudia en el libro que hoy presentamos, hay uno, que por su naturaleza multiplicadora y radical, y por su actualidad y urgencia, es fundamental, se trata de la critica de Tunnerman a la “ineficacia de las estructuras académicas tradicionales”.

Al respecto Carlos expresa, cito:

“Las actuales estructuras académicas responden a la educación superior elitista; por lo mismo, les es imposible, sin una profunda transformación, hacer frente al fenómeno de la masificación. Son, en general, demasiado rígidas, poco diversificadas y carentes de adecuados canales de comunicación entre sus distintas modalidades y con el mundo de la producción y el trabajo. La homogeneidad de sus programas no les permite atender la amplia gama de habilidades, intereses y motivaciones de una población estudiantil cada vez más extensa y heterogénea; su excesiva compartimentalización contradice la naturaleza esencialmente interdisciplinaria del conocimiento moderno; su apego a los sistemas formales les impide servir con eficacia los propósitos de la educación permanente. De ahí que, como observa Paul Ricouer, presenciamos el “estallido de la universidad” o por lo menos del concepto clásico de la misma, acuñado a través de los siglos, si bien esto no significa la quiebra de los valores que ella encarna. Precisamente para salvar esos valores que representa el más alto patrimonio de la razón y del espíritu humano, la universidad requiere una urgente transformación a tono con las necesidades de la sociedad.” (Fin de la cita).

Hay crisis y transición en el paradigma positivista tradicional acerca de la relación entre el sujeto cognoscente y el objeto conocido. Hay crisis y transición en la forma como se descubre, produce o construye el conocimiento, y como se reproduce, multiplica, disemina, utiliza y aplica éste; y para abundar en más complejidad y mayores retos para las universidades como Casas del Saber, hay crisis y transición en la Pedagogía, la Didáctica y todas las formas, procesos y disciplinas auxiliares de la función referida a la Enseñanza de lasprofesiones.

Ayer la Universidad tenía a la investigación como una de sus funciones clásicas, cronológicamente era la puerta de entrada al ciclo funcional universitario, que también estaba integrado por la docencia, la extensión, y la acción social. Hoy la investigación está transformándose en la manera de ser de la pedagogía universitaria, en su propósito de preparar hombres y mujeres para el aprendizaje permanente.

Ahora no se trata solamente de que la Universidad investigue para la producción de nuevos conocimientos buenos para las actividades productivas agrícolas o industriales y para el desarrollo social, tarea que la Universidad, al menos en el caso de Nicaragua, salvo raras excepciones, pocas veces realizó, sino que ahora se trata, de que esa función legítimamente universitaria, que ayer era realizada vocacionalmente por académicos entusiastas y en los Centros de Investigación, también ahora sea realizada con fines pedagógicos en el aula de clase, con los estudiantes que durante su período universitario están aprendiendo a aprender, se trata de una aula de clase renovada y convertida ahora en taller de producción y aprendizaje de nuevos conocimientos.

Por ello es que siguiendo a Tunnerman, nuestra concepción de reforma universitaria no es sinónimo de “grasa y gordura académica”, de más de lo mismo, de cambiar para no cambiar, de ampliación de la infraestructura física con más edificios e instalaciones; de el cambio de máquinas de escribir Olimpia por computadoras Compaq Presario, y la actualización y adecuación de planes y programas de estudio y la apertura funcionalista y refleja al capitalismo neoliberal de nuevas carreras y cursos de grado y posgrado, sino que la Reforma universitaria es un proceso más profundo y radical de desgarramiento intelectual, ideológico y espiritual de todos los actores universitarios, dirigentes, académicos, estudiantes, trabajadores administrativos, padres y madres de familia, empleadores y funcionarios del Estado; un proceso de cambio y transformación de nuestro pensamiento sobre como concebimos a la Universidad y a nuestras obligaciones cotidianas en la misma, que atiende simultáneamente, tanto la relación entre Universidad – Sociedad y Futuro, como la relación sistémica y horizontal entre investigación – docencia y acción social universitaria.

Para los universitarios nicaragüenses y latinoamericanos, interesados en aprender sobre la problemática universitaria y sobre la necesidad de la Reforma y Transformación de los Modelos Académicos y Administrativos de nuestras Universidades, aún sobre la necesidad de Reforma y Transformación de las Universidades Privadas, que recién acaban de nacer como copia al carbón de los viejos modelos académicos de las viejas universidades públicas de nuestros países, esta obra de Carlos Tunnermann Bernheim, es fundamental para pensar y hacer la Universidad del futuro y del mañana; del mañana que está aquí y es ahora.

Muchas Gracias

(1) Por razones de espacio al haberse reducido nuestro número de páginas debido al embargo publicitario impuesto por el Presidente Aleman a este diario, NAC se ha visto obligado a suprimir párrafos de este excelente trabajo.




Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
  SuplementosCultural

Anunciese
Directorio