Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Lunes 19 de Febrero de 2001 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 13.5999
Venta:    
C$ 13.1620

Valiosa obra del doctor Alvarez Lejarza
Así perdimos Nicoya y Guanacaste
* Mentalidad de gobernantes modernos apenas ha cambiado y para muestra declaraciones del vicepresidente Navarro en caso con Honduras

EDWIN SÁNCHEZ

¿Quién se acuerda de cómo a Nicaragua los ticos le cercenaron los departamentos de Nicoya y Guanacaste? Para empezar, no hubo necesidad de disparar un solo tiro.

No se conoce en la historia de la humanidad la ocupación de un territorio donde sólo se invirtieron unas cuantas palabras de parte del invasor y como respuesta de la nación afectada, una sonrisa y la promesa efectiva de ceder un vasto territorio.

¡Increíble! Así actuaban los tatarabuelos que establecieron desde ese entonces las bases de cómo hacer política en este país.

Costa Rica sólo envió a León, sede del poder, a su embajador con una misión realmente nada diplomática: "Entréguennos todos estos territorios".

En virtud de los pleitos eternos entre leoneses y granadinos, agravados por la anexión al efímero Imperio Mexicano de Iturbide, a los primeros no les importó dañar a todo el país, con tal de exponer a los orientales a las ambiciones desmesuradas de los ticos.

Era el año de 1823. La respuesta de los gobernantes nicaragüenses parece que sentó jurisprudencia, al menos eso es evidente por la gran devastación que sufrió una gran parte de nuestra geografía durante los siguientes años.

Todos estos funestos episodios de nuestra historia, los narra con un lenguaje muy claro y directo el doctor Miguel Angel Alvarez Lejarza, en una obra que vuelve a manos de los lectores, gracias a la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua. Texto imprescindible para entender cómo se construyó este país y a la vez, cómo se le destruyó en una buena parte, por los que en un momento condujeron sus destinos con tanto desatino.

En el capítulo de la pérdida de Nicoya y Guanacaste (1821 a 1823), el doctor Alvarez transcribe lo que un historiador costarricense, Víctor Cabrera, expuso:

INFLUENCIA EN NICOYANOS

"Declarada la independencia del gobierno español, las autoridades nicaragüenses empezaron a ejercer cierta influencia moral sobre los nicoyanos, especialmente en las comarcas del Guanacaste, Liberia".

Comenta Alvarez: La palabra "cierta" empleada por el historiador costarricense significa: verdadero, seguro, terminante. ¿A confesión de parte...? La ambición de Iturbide, de anexar los cinco Estados de la América Central al imperio mejicano, tuvo un funesto resultado en Nicaragua.

Ante esa anexión forzada, se levanta un patriota, Cleto Ordóñez, pero su acción, aunque legítima, sería aprovechada por Costa Rica. El autor dice: Esa primera guerra civil fue tan desastrosa que podemos decir: ¡de ahí arrancó el origen de la pérdida de Nicaragua y Guanacaste!

El Coronel Ordóñez da un cuartelazo en Granada, lo que provoca los imprescindibles reclutamientos, contribuciones forzosas, persecuciones y todas las calamidades que producen esas revueltas, y cayeron con especial énfasis en las provincias de Oriente, y como Nicoya y Guanacaste pertenecían a esa sección, tuvieron que ser incluidas en la vorágine.

El historiador Alejandro Marure señala que "esta hermosa sección, la más fecunda y mejor situada de toda la República, fue la primera que presentó ejemplos de atrocidades y venganzas, de incendios y devastaciones, que han cubierto de cenizas y escombros el territorio que la naturaleza ha destinado para emporio del comercio de ambas Américas, y acaso del globo".

LA IDEA DE LA ANEXION

El doctor Alvarez subraya que los nicoyanos son labriegos pacíficos, los cuales al verse amenazados en sus personas y bienes, huyeron hacia Costa Rica en busca de paz. Como tras una guerra sucediera otra... empezó a germinar entre los ticos y unos pocos nicoyanos, la idea de anexión a Costa Rica, con lo cual se apuntaron el primer triunfo.

El historiador Cabrera, señala Alvarez, narra que el 9 de diciembre de 1823, Costa Rica había reclamado de Nicaragua la incorporación de Nicoya. Nicaragua no aceptó la insinuación y en el tratado suscrito en León, en la fecha indicada por representantes de ambos Estados, se convino en el artículo 13: "que por lo que mira a la incorporación de Nicoya a la provincia de Costa Rica, propuesto por su enviado, se aguardará la división que ha de hacer la Asamblea".

¡Qué horror!, exclama el doctor Alvarez. ¡Traición! !Se ha aceptado en principio, el desmembramiento del territorio nicaragüense! ¡La Asamblea va a dividir los territorios! Más adelante aparecerá esta misma idea en su completa madurez.

Y agrega: Jamás se ha visto un hecho semejante en la historia de los pueblos, sin mayores esfuerzos, sin disputas ni guerras... los ticos entraron en posesión de nuestras tierras; y causa tanto estupor, como extrañeza y dolor: Primero, que se haya suscrito en León un Tratado sobre el desmembramiento de la Patria! y Segundo, que en la contestación que se dio al enviado de Costa Rica, no se encuentra la fuerte oposición y sanción que era natural esperar, la cual debió haber sido, expulsarlo violentamente del Estado como enemigo pernicioso!

¡Por el contrario... en su cartera, el tico se llevó una velada promesa de entrega...! Todo el Estado de Nicaragua se afectaba con la pérdida de Nicoya y Guanacaste; pero particularmente los orientales, que poseían haciendas valiosas en esos lugares, escribe el doctor Alvarez.

El Secretario General de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, Orient Bolívar Juárez, cita, en el prólogo de esta obra, las palabras del profesor Carlos A. Bravo que dan sentido al libro de Miguel Angel Alvarez: "Para que sea conocido el hecho que nos dejó sin la mayor parte del territorio y para que los nicaragüenses NO LO OLVIDEMOS NUNCA".

Este libro será próximamente presentado por la Academia citada.





  SuplementosEspeciales

Anunciese
Directorio



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web