Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Lunes 3 de Diciembre de 2001 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 13.7769
Venta:    
C$ 13.7791

Encuentran a TLALOC, dios de la lluvia
Acahualinca, un espejo cultural
*Importante pista para encontrar con mayor certeza nuestra procedencia e identidad cultural
*Barrio está asentado sobre un tesoro arqueológico que surge en cada zanja para tuberías o basureros
*Los Nicaraguas eran «mexicanos, del Anahuac», esto es el Valle de México


Ramiro García Vásquez (*)
Managua

El Sitio Museo Huellas de Acahualinca desde el punto de vista arqueológico, antropológico y cultural puede considerársele como un gran «Espejo Cultural» que Nicaragua tiene abierto y permanece en exposición permanente para todo tipo de público y turistas en general.

Recientemente un adolescente de 12 a 14 años (juvenil) que tiene como nombre: Luis Enrique Díaz Galeano, me llevó al laboratorio de arqueología una pieza prehispánica (fragmentada), la integré, y una vez brevemente restaurada la identifiqué como «Tlaloc el Dios de la lluvia» para la mayor parte de los pueblos precolombino y los grupos sociales que ocuparon el Norte y la región Mesoamericana.

El hallazgo de este artefacto arqueológico me motivó a preparar este artículo porque me pareció de mucho interés para nuestra cultura, además que podemos comprobar mediante pruebas y evidencias arqueológicas nuestra procedencia y nuestra identidad cultural.

En muchas ocasiones he recibido piezas arqueológicas que pobladores del mismo barrio han encontrado al momento de construir una letrina, cuando hacen una zanja para meter tuberías de agua potable, un orificio para botar basura, o simplemente al hacer un hoyo para sembrar una planta.

Después del 800 d. n. e. los pocos estudios vinculados a la lingüística, etnografía y la arqueología realizados en Nicaragua apuntan a que la mayor parte de la población prehispánica que ocuparon nuestro territorio procedían del Norte y principalmente del sur de México, llegando al territorio Nicaragüense por el Golfo de Fonseca y otras vías. Pero son las evidencias y los descubrimientos arqueológicos que se han realizado en nuestro subsuelo lo que permiten hacer este tipo de aseveraciones.

HABITARON DESDE CHILTEPE A SAN FRANCISCO LIBRE

Parece ser que las poblaciones indígenas que se emplazaron en lo que hoy es el territorio de Managua lo hicieron a lo largo de la rivera del lago Xolotlán desde la Península de Chiltepe hasta el actual poblado de San Francisco Libre.

Hemos descubierto yacimientos arqueológicos muy importantes a orillas del lago Xolotlán como: Las Brisas, Acahualinca, Barrios la Torres, Domitila, Los Placeres, San Cristóbal y villa Tiscapa, éste último data de unos 1. 200 años, a. n. e.

Siempre he dicho que la población de Managua vive sobre un inmenso depósito arqueológico y prueba de ello es precisamente «Acahualinca». En Acahualinca es común hacer un hoyo de 20 a 30 centímetros de profundidad y encontrar vestigios culturales prehispánicos; como en el caso de la «Figurilla Humana» que representa a «Tlaloc el Dios de la lluvias» de Los Chorotegas, Los Nicaraos, Los Nahua y Los Maribios, etc.

Fig 1. Figurilla Humana que representa al dios de la lluvia, Tlacloc. Procedencia Barrio Acahualinca cerca del lago Xolotlán.

Los ancianos de Nicaragua solían decir que sus antepasados y los de los Nicoyanos («que por otro nombre se dicen Mangnes», esto es, Mangües) habitaron en otra época en el desierto de Xoconochco (Soconusco), el cual se encuentra entre Soconusco y Tehuantepec. Los Nicoyanos eran descendientes de los Chololtecas y moraban en las montañas. Los Nicaraguas eran «mexicanos, del Anahuac», esto es el Valle de México.

El grupo lingüístico más importante y predominante que ocupaban el territorio Nicaragüense en tiempo de la invasión española era el Chorotega o mangüe. El término Chorotega lo aplican los historiadores españoles para incluir varios grupos geográficos que hablan diferentes dialectos; la familia lingüística Chorotega tiene una amplísima distribución, se le encuentra en dos grupos principales: Uno en el noroeste de Costa Rica, el oeste de Nicaragua y sur de Honduras; y el otro, en el sur de México en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

ANALISIS RELIGIOSO

Las pruebas arqueológicas indican que los Chorotegas vivieron en un tiempo entre estos dos grupos en el norte y el oriente de Honduras. Ahora yo quiero vincular desde una óptica religiosa la presencia de Tlaloc en Acahualinca con otros grupos culturales del norte y la Región de Mesoamérica.

También hemos localizado la figura de Tlaloc representado en petroglifos en el archipiélago de Solentiname asociado a la altura y el agua; en Esquipulas, Matagalpa a orillas del río asociado al poderoso Jaguar (felino) que tiene mucha significado cultural para los grupos precolombinos de América.

Tanto entre los Aztecas como entre los Chibchas se acostumbraba preparar cautivos escogidos para el sacrificio, durante cuyo período se les tenía como divinos, y en cada caso se consideraba adecuado el sacrificio de niños para pedir lluvias.

LOS DIAS DEL DILUVIO

En los registros de Francisco de Bobadilla, citado por Oviedo, se nos dan los nombre de los dioses de los Nicaraos: El mundo fue creado por Tamagastat y su mujer Cipattonal, ayudados por Oxomogo, Calchitgüegüe y Chicociagat. No sólo fue creado el mundo por esta divina pareja, sino que ellos fueron responsables de su re - creación después de diluvio, «y toda la raza de hombres y mujeres descienden de ellos». LOS ANTEPASADOS DE LOS CAUDILLOS

Entre los Aztecas, la figura de Cipactonal, representa al sexo masculino y se asocia con Oxomogo que representa al sexo femenino. D. Sahagún dice que los Toltecas, en el curso de sus migraciones, llegaron a Tamoanchan, en donde los sabios que los habían guiado partieron navegando por el mar rumbo al oriente. Los que quedaron fueron gobernados por caudillos menores, entre los cuales estaban Oxomogo y Cipactonal.

Siempre encontramos toponimia en Nicaragua que están ligadas lingüísticamente con otros lugares del norte y la región de Mesoamérica. En México, Oxomogo y Cipactonal figuran con más relevancia debido a su posición de creadores del calendario, tanto del período de cincuenta y dos años como del Tonalamatl, y se les reconocía como los originadores de las predicciones y de la adivinación. En esas funciones eran asociados con Quetzalcoatl, a quien algunas veces se le atribuye ser único creador de estas artes.

Por ejemplo, el nombre de Oxomogo se conserva en el Río Ochomogo de Nicaragua que posiblemente fue el límite territorial entre los Nicaraos y los Chorotegas, también prevalece en la Laguna de Ochomogo de las mesetas de Costa Rica.

DIOSES MEXICO-NICA

Otra relación que encontramos entre los dioses de Nicaragua y los de México es la de Chalchitgüegüe, esta deidad también era asociada con la creación. El nombre es probablemente la combinación del Azteca Chalchiuitl, «jade» y güe - güe, «anciano».

Es probable que la deidad Nicaragüense pueda estar relacionada con el Azteca Chalchihuitlatonac, uno de los dioses relacionados con el embarazo y el parto. Hay que recordar que la adoración de las piedras no era en ninguna forma desconocida en las Américas, y en México se ofrecía Chalchiuitl, o sea jade, al dios de la lluvia Tlaloc.

Fig. 2. Adornos elaborados con piedra verde «Jade», que se le ofrecían al dios de la lluvia Tlaloc. Procedencia Barrio Las Torres.

Probablemente nuestros antepasados o los grupos que poblaron nuestra Managua precolombina practicaron algún tipo de ritual y ofrecieron sacrificios de seres humanos para pedir la lluvia al dios Tlaloc. Parece ser que la relación más cercana que tienen los dioses de nuestros ancestros es con los dioses de los Aztecas. Quiateot era el dios de la lluvia, del trueno y del relámpago, cuyo nombre se deriva del azteca quiauitl, «lluvia», y teotl, «dios» y que puede haber estado relacionado con Quiauhteucyohua, uno de los nueve señores de la noche asociado con la lluvia y con el dios azteca de la lluvia, Tlaloc.

MIXCOA, EL DIOS DEL MERCADO

En Nicaragua el dios del comercio de nuestros antepasados era Mixcoa, y en México, Mixcoatl era en un principio el dios de la caza de la tribu de los Chichimecas.

Según los registros históricos, la tradición de los primeros sacrificios humanos en México fue la ofrenda de niños, al dios de la lluvia Tlaloc en el año de 1018 y en Nicaragua también se ofrendaron jóvenes y doncellas al dios Tlaloc. Pero los cuerpos de estas juveniles víctimas no eran comidos, sino enterrados. Algunos pueblos precolombinos de Colombia también ofrecían sacrificios de niños para que lloviera.

En Teotihuacán, México, en uno de los murales o pintura aparece Tlaloc, el dios de lluvia, repartiendo semilla (posiblemente maíz) como pergamino a la entrada del rezo u oración (100 a 600 a. C.).

En códice Fejervary - Mayer, se representa la tierra en cinco regiones. En el centro y corazón de la montaña está el dios Tepeyollotl que es el dios o Señor de la noche.

Se representan los cuatro puntos cardinales, que están asociados con los cuatro hijos de la dualidad: El dios Quetzalcoatl, Xipe Totec, Camaxtli y Huitzilopochtli, además éstos están conectados a los cuatro soles que predicen la destrucción de la tierra. La quinta y región central, esta representa en la tierra la estabilidad. Tepeyollotl, representa el dios que causa los terremotos.

Para los pueblos Mesoamericanos, los colores básicos tenían un significado cultural y religioso muy significativo y para la sociedad actual estos colores están casi siempre vinculadas a las actividades antrópicas que desarrollamos cotidianamente (religiosidad y vestimenta).

Nuestros ancestros lo relacionaban con la naturaleza y tenían al dios Tezcatlipoca, que en el noroeste su aspecto era Negro, Rojo en el este, Azul en el suroeste, y Blanco en la posición oeste. Más tarde estos cuatro progenitores de una de las deidades está por encima de todo, porque tiene diferencia. El Azul Tazcatlipoca es del sur por Tlaloc el dios de la lluvia.

Es posible que nuestros antepasados rindieron tributos al dios Quetzalcóatl o realizaron algún tipo de ritual en un lugar sagrado como en la laguna de Asososca (Laguna de agua azul). La serpiente emplumada fue la forma que tomó el dios Quetzalcóatl y aparece en los petroglifos de Asososca asociado con las aguas azules de la laguna, igual que Tlaloc que siempre aparece vinculado al agua; estas dos deidades parecen ser las más importantes para nuestros antecesores.

Fig. 3. Figurilla humana que representa al dios de la lluvia, Tlaloc. Procedencia Chihuitinamitl lago Atitlán, Guatemala. Donación.

Ambas figuras fueron encontradas a orillas de los lagos Xolotlán en Nicaragua y Atitlán en Guatemala.*

Está la representación de una ave o pájaro blanco y las figuras también representan a Tlaloc el dios de la lluvia, y un dios no identificado probablemente para los bajos mundo, que dice que la lluvia es necesaria para la vida orgánica.

En otra de las expresiones o pintura se represente el movimiento «Ollin» de la tierra bien labrada y el maíz floreciendo bajo el dios Tlaloc, que dio sólo la correcta o cantidad de agua para el crecimientos y florecimiento del maíz.

Tlaloc, el dios de lluvia, es el más benigno de las cuatro deidades. D. Sahagún, describe a Tlaloc como el dios de mucha pureza en el aspecto de la agricultura, es el causante de que broten los nuevos árboles, las plantas y la flores y de su madures.

TIERRA DEL TEMBLOR

Acahualinca, en nahuatl significa movimiento de tierra, «Ollin» temblor, es probable que en Acahualinca la tierra tiembla o temblaba por el dios de la lluvia, que se encontraba cerca o asociado al Xolotlán.

En la mitología mesoamericana el dios Tlaloc aparece con varios nombres para los Mayas, Chac, para los Totonacas, Tajín, para los Mixtecas, Tzahui y para los Zapotecas, Cocijo. Mientras que el viento en una energía esencial para la vida, Quetzacóatl aparece siempre asociado al agua, al igual que el dios de la lluvia Tlaloc. Tlaloc es el dios de la naturaleza y revive la lluvia para que germinen las semillas y el Maíz.

(*) Arqueólogo. Departamento de Investigaciones Antropológicas del Museo Nacional de Nicaragua.





 

Anunciese
Directorio



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web