Portada
Archivo
 
El Nuevo Diario
Lunes 2 de Abril de 2001 | Managua, Nicaragua
_
 
Busqueda
Escribenos
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos
Clasificados online
$ Cambio  
del Dólar  $
Compra:
C$ 13.2484
Venta:    
C$ 13.2505

Opina sacerdote Ortodoxo
Los iconos y el rostro de María
* Sostiene que lo más aproximado es el de la Virgen morena de Guadalupe, ya que María como Jesús eran hebreos
* Afirma además que los iconos no revelan el cabello de María, porque a las mujeres de la casta de David, no les estaba permitido enseñar su cabellera


MARIO MAIRENA MARTINEZ

Foto
  El padre de la Iglesia Ortodoxa, Rafael Mendoza, expresa que el rostro de la virgen María era moreno como el de la virgen de Guadalupe y que nunca enseñó su cabellera. (Foto: Xavier Castro).  

La faz de Jesús y de su madre, la virgen María, están bien definidas en la iconografía de la Iglesia Ortodoxa, indicó el padre Rafael Mendoza, quien dice que basta fijarse en un hebreo o hebrea, para darse una idea de cómo pudo haber sido el físico de ambas divinidades.

En esa iconografía de la Iglesia Ortodoxa, la virgen María aparece con un manto en su cabeza sin mostrar su cabellera, ante lo cual el padre Mendoza explica que a las mujeres de la casta de David, como era María, no les era permitido mostrar su cabellera.

El tema del rostro de Jesús, tal como lo reconstruyó la BBC de Londres con sistemas modernos, ha despertado infinidad de inquietudes en quienes lo tenían como un hombre rubio, ojos azules, lo que contrasta con el presentado por los británicos con tez morena, cara cuadrada, nariz abombada, frente prominente, pómulos gruesos y ojos poco expresivos.

Sobre el particular, el padre Rafael Mendoza expresó: "Nosotros tenemos la imagen de Jesús bien definida en nuestra iconografía, ese arte que en el pasado fue hasta perseguido, pero que hasta hoy se mantiene incólume, creo que San Lucas es uno de los que nos pinta algo de Jesús, que es lo más cercano y nosotros tenemos bien definida la faz del Señor".

Expresó que esa iconografía de Jesús la trae todos los años a la UCA donde celebra misas, coincidiendo con las apreciaciones del vicario de la Iglesia Católica en nuestro país, Eddy Montenegro, de que el hijo de Dios, "está en cada uno de nosotros, en el niño de la calle, en el que sufre, en el perseguido, ese es el rostro que debemos buscar".

DARSE UNA IDEA POR LA RAZA DE MARIA Y JESUS

Si Jesús tenía el rostro que dio a conocer al mundo la BBC de Londres, ¿cómo sería el de la virgen María?, tomando en cuenta que la Iglesia Católica la ha mostrado de varias formas: la mujer blanca en la virgen de la Concepción y de Fátima y la morena en la virgen de Guadalupe.

El padre Rafael Mendoza se inclina más por la figura morena de la virgen de Guadalupe, tomando en cuenta que tanto María como Jesús eran hebreos de la casta de David, "donde a las mujeres no se les permitía mostrar el cabello".

El detalle del cabello desplegado al viento es propio de la virgen de Concepción, nombrada patrona de Nicaragua por la Iglesia Católica, la que aparece sobre una nube con angelitos, después de haber vencido, "al fiero dragón".

"Bien conocemos la raza de donde nace nuestro señor Jesucristo. Cuando veamos a un hebreo normal, allí lo estamos viendo más o menos, como cuando dicen un nicaragüense, nosotros vemos cómo es nuestra raza, pues Jesús era un hebreo", expresó.

Con respecto a la virgen María, el padre Mendoza señala que era mujer normal de la raza hebrea. "No le podría decir el pelo, porque eso no se describe en los evangelios, era una mujer bella, de tez blanca supuestamente, no tenemos los detalles bíblicos para decir: Así era el cabello y los ojos".

"EL PELO DE MARIA NO SE PODIA VER"

El padre Mendoza señala que en la iconografía, "siempre se nos muestra a la virgen con su velo, con sus puños de doncella, no se puede ver el pelo de María. Imagínese que sólo las mujeres de la calle podían enseñar el pelo, las que andaban libremente; pero la mujer de la casta de David, siempre andaba cubierta, no se dejaba ver el pelo de ninguna manera".

-Entonces ¿usted coincidiría en que se parecía a la virgen de Guadalupe?, consultamos.

"Diríamos que sí, la virgen de Guadalupe, porque nosotros creemos que la virgen de Guadalupe es una realidad, que por suerte y gracia de Dios se dio en Latinoamérica".

LAS DIFERENTES VERSIONES DEL ROSTRO DE LA VIRGEN MARIA

El rostro de la virgen María está en todas partes, pero en diferentes versiones. En el caso de Latinoamérica, a quien más se le rinde veneración es a la virgen morena de Guadalupe, cuya faz es considerada como "El rostro que Dios pintó"

Sobre el particular, escritos archivados en El Vaticano señalan que la imagen que quedó en el pañuelo del indio Juan Diego, "es el único y verdadero rostro de la Santísima Virgen María".

"Conocido anteriormente sólo por investigadores, el rostro original que ahora usted puede admirar, es de una belleza incomparable. Aspecto juvenil, facciones delicadas, nariz perfecta, ojos tiernos, boca de niña, expresión dulce y pacífica. Pintada "por pinceles que no son de este mundo", según el Papa Pío XII.

EL PRIMER ICONO DE IVER

Parecido al rostro de la virgen de Guadalupe es el que aparece en el que se conoce como "El primer icono de Iver", el que se conserva en un monasterio en el Monte Athos, Grecia y que, según la tradición, fue pintado por el apóstol y evangelista Lucas.

En el Siglo 9 el icono estaba en casa de una viuda que vivía cerca de Nicea. Esta ciudad de Asia Menor que no existe hoy en día, se hizo famosa debido a los dos Concilios Ecuménicos que se llevaron a cabo allí. Entre otras cosas, en el último Concilio (séptimo en orden numérico y segundo celebrado en esa ciudad), después de luchar largo tiempo contra los iconoclastas, se logró restablecer la veneración a los iconos. Durante el reinado de Teófilo, Emperador de Bizancio, quien estaba en contra de los iconos, cierta vez los soldados entraron en casa de la viuda para confiscar todos los iconos. Entre ellos estaba el de la Virgen María, pintado por el apóstol Lucas, que ocupaba un lugar preponderante.

Uno de los soldados asestó un golpe al icono con su espada y al instante salió sangre de la mejilla de la virgen María de ese lugar. Profundamente conmovido por este milagro, el soldado se arrepintió de haber cometido ese sacrilegio, dejó de apoyar la herejía que iba contra los iconos y al poco tiempo se recluyó en un monasterio, donde posteriormente se hizo monje.





  SuplementosEspeciales

Anunciese
Directorio



 
Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web