SuplementosSalud y Sexualidad
Especiales Grave violencia
Violencia
Wong: dice
Anunciese Directorio
  
El Nuevo Diario
Sexualidad El Nuevo Diario
Viernes 29 de Septiembre de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

Sexo "negociador"


Foto
   

Un proceso por etapas no tan sencillo

Todos conocemos aquel momento cuando el «calentamiento» llega a su punto límite y es hora de buscar un preservativo. Algunos no se detienen para el látex, mientras que otros ni siquiera considerarían seguir sin alguna medida de protección. Aunque los expertos de salud no están dispuestos a recomendar el abandono de los preservativos, algunos reconocen que existe otra opción.

Se llama «seguridad negociada», un proceso por etapas que acaba con el abandono de los preservativos. No es sencillo sin embargo, y requiere monogamia, honestidad y compromiso en un proceso que puede llegar a durar un año.

«La seguridad negociada parece ser apropiada para aquellas parejas en relaciones de larga duración», dijo Judith Greenberg, una científica especializada en salud de los Centros de Control de Enfermedades y Prevención (CDC, por sus siglas en inglés).

«Si ninguno de los dos estamos enfermos, entonces ¿por qué no?», dijo Patricia, una diseñadora gráfica de San Francisco. «Se está hablando aquí de la confianza, y si no me fiara de mi novio no estaría con él».

Sin embargo, expertos de prevención dicen que aunque los preservativos parecen implicar una falta de confianza, las parejas deben hablar explícitamente de la monogamia, de la posibilidad de haber sido expuestos a enfermedades de transmisión sexual y de conductas sexuales de riesgo para estar seguros que no se esté pasando nada por alto. Los riesgos son muy serios: el embarazo, la enfermedad y hasta la muerte.

POCO A POCO

Si una pareja cree que está para experimentar una vida sin barreras, los defensores recomiendan un proceso de tres etapas.

- La primera etapa supone una larga discusión sobre la renuncia de medidas de protección. «Si la gente va a dejar de usarlos, es muy importante tener una conversación abierta y honesta sobre las expectativas de la relación», dice Leslie Kantor, vice presidente de educación de la organización Planned Parenthood.

- La siguiente etapa es la de las pruebas. La pareja se somete a las pruebas del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Si las pruebas salen negativas deben acordar someterse de nuevo a pruebas dentro de tres a seis meses.

- Si todas las pruebas salen negativas, es hora de dejar claras las reglas fundamentales.

La monogamia es el aspecto más importante en la seguridad negociada. Pero si en algún momento alguien resulta incapaz de cumplir con este acuerdo, ambas partes deben admitirlo.

Dado que un amante probablemente no admitiría haber sido infiel, pues esto podría arruinar la relación, debe quedar implícito que una confesión de este tipo no señala necesariamente el fin de la relación. Sin embargo, sí señala el fin del sexo sin barreras, y es preciso volver a negociar la seguridad.

Podría parecer un proceso prolongado, pero expertos de prevención de enfermedades de transmisión sexual dicen que si no puedes ser completamente honesto y devoto a tu pareja, pues entonces en definitiva no deberías dejar de usar preservativos. «La prueba no te indica nada sobre lo que está por suceder mañana por la noche», advierte Kantor.

¿UN PELIGRO NEGOCIADO?

Desde que la Federación Australiana de Organizaciones de SIDA lo estableció por escrito en 1997, la seguridad negociada causó el furor y críticas de algunos especialistas de VIH y SIDA y otros expertos de enfermedades de transmisión sexual.

La idea fue criticada por ser un «peligro negociado» en la revista profesional AIDS por la investigadora María Ekstrand del Centro de Estudios de Prevención de SIDA en la Universidad de California, San Francisco.

Las campañas educativas de salud tienden a ser eficaces sólo si pueden influir profundamente en sus públicos, dijo Ekstrand, quien cree que el proceso no es confiable y es difícil de explicar a un público grande.

«Si en los afiches publicitarios (una estación de autobús) tu propuesta abarca diez puntos, se trata de una campaña ineficiente», dijo. «El autobús se habrá ido antes de que las personas hayan podido terminar de leerla».

El programa fue diseñado en principio para hombres homosexuales, pero ha cobrado interés entre las parejas heterosexuales. Esto podría resultar problemático. «Los hombres heterosexuales son terribles en cuanto al uso de preservativos», sostuvo Ekstrand.

«Estudios demuestran que menos de 20% usan preservativos. Consideran que el sexo con mujeres es una manera de reducir su riesgo», dijo, puesto que muchos consideran equivocadamente que el VIH no es un riesgo para los heterosexuales.

«Hay mucho engaño y muchas parejas de alto riesgo entran en relaciones muy efímeras», dice Greenburg, de los CDC, razón por la cual la agencia se está concentrando primeramente en hacer que estas personas se protejan.

ESPACIO PARA CONFIAR

Aunque lejos de recomendar que la gente deje de usar preservativos, muchos expertos en salud sexual creen que sí puede haber seguridad negociada. «La confianza requiere años y el respeto toma mucho tiempo», dijo Mark Gossin, un ayudante de medicina en Always Your Choice (Siempre tu Opción), un consultorio médico neoyorquino que brinda asesoría y realiza pruebas de enfermedades de transmisión sexual. «Intento lograr que la gente realmente llegue a conocerse».

«Las parejas tienen que estar dispuestas a formular preguntas difíciles. ¿Sufre alguna de las personas de una adicción sexual o tiene problemas con la honestidad y la monogamia? Deben establecerse las consecuencias, porque esto podría ser fatal», añadió Gossin. «Creo que es algo que la gente tiene que aprender, a negociar la seguridad. Pero entrar en el proceso es definitivamente algo positivo en el reforzamiento de una relación».

Robert, que se dedica a hacer «marketing» en línea, está de acuerdo. El y su pareja decidieron entrar al terreno de la seguridad negociada al cabo de seis y juntos recibimos los resultados», dijo. «Aquella experiencia de subir las escaleras y sentarnos juntos en el despacho fue algo muy despabiladora «.

Entre los beneficios de la seguridad negociada, según los que apoyan el concepto, figuran mayores lazos físicos y emocionales entre las parejas. Podría ser una buena opción siempre que estés dispuesto a considerar los riesgos honestamente. El proceso exige a las parejas examinar su confianza frente a las consecuencias que resultarían en caso de una pérdida de confianza.

Robert resume el tema de la manera siguiente: «Si no te da miedo ser honesto, no hace falta tener miedo».



Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web