SuplementosSalud y Sexualidad
Especiales Grave violencia
Violencia
Wong: dice
Anunciese Directorio
  
El Nuevo Diario
Sexualidad El Nuevo Diario
Viernes 27 de Octubre de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

Deficiencia de estrógenos y menopausia


Foto
   

¡Hay que tomar las medidas adecuadas!

A medida que usted envejece, sus ovarios producen menos y menos estrógenos. Como resultado de éstos, usted puede empezar a experimentar cambios en su ciclo menstrual, tales como reglas irregulares o incremento o disminución del sangrado menstrual. Esta etapa de la vida representa el cambio de sus años reproductivos a los post-reproductivos.

Finalmente, usted tendrá su último período menstrual; esto es llamado menopausia. Para la mayoría de las mujeres, la menopausia ocurre alrededor de los 50 años. Debido a que la expectativa de vida para las mujeres es de cerca de 75 años, esto significa que usted pasa alrededor de una tercera parte de su vida más allá de la menopausia.

La menopausia trae cierta libertad a su vida. Por ejemplo, no tiene que preocuparse más acerca de su período o de quedar embarazada. Sin embargo, la deficiencia de estrógenos asociada con la menopausia puede conducir a diversos cambios en su cuerpo. Es importante que esté consciente de estos cambios, de manera que pueda tomar las medidas adecuadas para evitar algunos de los efectos de la deficiencia de estrógenos.

SINTOMAS A CORTO PLAZO

Bochornos y sudoraciones nocturnas: Los bochornos -una sensación repentina de calor que se esparce por todo su cuerpo, particularmente en su cabeza, rostro y pecho- es el síntoma característico de la menopausia. Frecuentemente es acompañado por enrojecimiento (por ejemplo, su rostro se puede enrojecer) y sudoración y puede ser seguido de un escalofrío.

Los bochornos pueden interferir con su funcionamiento normal diario y si ocurren durante la noche (con sudoraciones nocturnas) pueden interrumpir su sueño.

Sequedad vaginal: El tejido de la vagina necesita estrógenos para permanecer lubricado y elástico. La caída de los niveles de estrógenos en la menopausia puede causar atrofia vaginal (adelgazamiento y pérdida de elasticidad). Esto frecuentemente conduce a la sequedad vaginal, lo cual puede hacer que las relaciones sexuales se tornen dolorosas o incómodas. Además puede presentarse ardor, comezón, flujo y sangrado vaginal ocasional.

Problemas urinarios: Al igual que con el tejido vaginal, la uretra (el canal a través del cual la orina es descargada) y la vejiga, dependen de los estrógenos para funcionar adecuadamente. La deficiencia de estrógenos asociada con la menopausia puede causar que la uretra y la vejiga se atrofien.

Como resultado de éstos, usted puede sufrir problemas urinarios tales como un incremento en la necesidad de orinar, dolor o ardor durante el acto de orinar, descargas de orina cuando se tose o se ríe (incontinencia por estrés), o infecciones de la vejiga.

Trastornos psicológicos: Para muchas mujeres, la deficiencia de estrógenos está también asociada con trastornos psicológicos. Usted quizá se sienta angustiada o ansiosa con trastornos psicológicos. Otros síntomas pueden incluir irritabilidad, pérdida de concentración, episodios de llanto, cansancio, pérdida de la libido y depresión.

DEFICIENCIA DE ESTROGENOS

Mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular: Antes de la menopausia, los estrógenos en su cuerpo ayudan a protegerla contra la enfermedad cardiovascular. De esta manera, las mujeres premenopáusicas tienen un menor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular que los hombres.

Sin embargo, después de la menopausia, cuando los niveles de estrógenos disminuyen, esta protección se pierde. De hecho, la enfermedad cardiovascular es la causa principal de muerte entre las mujeres posmenopáusicas.

Cambios en los niveles de colesterol: La pérdida de estrógenos en la menopausia está asociada con cambios en su niveles de colesterol. La deficiencia de estrógenos ocasiona que los niveles de colesterol «bueno» -disminuyan y que los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) -el colesterol «malo»- se incrementa.

Además, los niveles totales de colesterol frecuentemente se incrementan. Estos cambios pueden conducir a arterosclerosis (bloque de las arterias), ataque cardíaco y accidente cerebro-vascular.

Mayor riesgo de desarrollar osteoporosis: La osteoporosis está caracterizada por la disminución de la masa ósea y por una mayor probabilidad de sufrir una fractura. La deficiencia de estrógenos asociada a la menopausia, contribuye en gran medida al desarrollo de esta enfermedad. Sin los efectos protectores de los estrógenos, la masa ósea disminuye rápidamente después de la menopausia.

Como resultado, sus huesos se vuelven delgados y frágiles y se fracturan fácilmente. Los lugares más comunes donde las fracturas ocurren son la cadera, columna vertebral y muñeca. Si se presenta la osteoporosis en la mandíbula, puede ocasionar pérdida de piezas dentales.

La osteoporosis está asociada con niveles de morbilidad y mortalidad importantes. Las fracturas de la columna vertebral comúnmente ocasionan dolor, deformidad, pérdida de estatura e incapacidad. Las fracturas de cadera son aún más devastadoras.

ENFERMEDAD DE ALZHEIMER La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva que ataca el cerebro y ocasiona un daño en la memoria, pensamiento y comportamiento. Es la forma más común de demencia -una pérdida de la función intelectual, tal como pensar, recordar y razonar- tan severa que interfiere con la vida diaria y eventualmente ocasiona la muerte. La evidencia sugiere que la pérdida de estrógenos asociada con la menopausia, puede contribuir al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

El reemplazo de estrógenos puede prevenir o reducir los síntomas asociados con la deficiencia de estrógenos.

La mejor manera de aliviar los síntomas asociados con la deficiencia de estrógenos, es el reemplazar los estrógenos faltantes en su cuerpo. El reemplazo de estrógenos puede dar alivio a varios de los síntomas que se presentan a corto plazo y reducir la salud a largo plazo, asociados con la menopausia.

El reemplazo de estrógenos puede hacer lo siguiente:

* Eliminar o disminuir los bochornos y las sudoraciones nocturnas.

* Mejorar la calidad de su sueño.

* Incrementar la lubricación vaginal, ayudando de esa manera a prevenir las relaciones sexuales dolorosas.

El reemplazo de estrógenos puede reducir la incidencia de enfermedad cardiovascular. Los estudios han demostrado que las mujeres que usan el reemplazo de estrógenos tienen al menos la mitad de riesgo de padecer enfermedad cardiovascular que las mujeres que no utilizan el reemplazo de estrógenos.

De esta manera, al reemplazar los estrógenos que pierde después de la menopausia, usted puede ayudar a protegerse contra la enfermedad cardiovascular.

VARIEDAD DE FORMAS

Se ha demostrado que el reemplazo de estrógenos disminuye los niveles de colesterol LDL (el colesterol «malo) e incrementa los niveles de colesterol HDL (el colesterol «bueno»). Esto puede ayudar a protegerla contra la arterosclerosis (arterias tapadas), accidente vascular cerebral y enfermedad cardíaca.

El reemplazo de estrógenos es la mejor manera de prevenir la pérdida de masa ósea posmenopáusica. Se ha observado que reduce la pérdida de masa ósea en cadera, columna vertebral y muñeca, donde la mayoría de las fracturas osteoporóticas ocurren y que reduce el riesgo de fractura de cadera en un 50%.

Es importante continuar la terapia para mantener su efecto protector. Una vez que la terapia se descontinúa, la mujer volverá a sufrir la pérdida de masa ósea. Por lo tanto, muchas mujeres eligen tomar el reemplazo de estrógenos desde la menopausia en adelante, para obtener protección contra la osteoporosis.

Existe evidencia en aumento de que los estrógenos pueden proteger contra la enfermedad de Alzheimer. Un estudio mostró que las mujeres que usaban estrógenos tenían cerca de la mitad de riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer que las que no la usaban.

Otro estudio demostró que las mujeres que habían usado el reemplazo de estrógenos, tenían un 35% menos de riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El reemplazo de estrógenos se presenta en una gran variedad de formas, incluyendo: Grageas orales. Parches transdérmicos.

Cremas vaginales. Cremas y geles tópicos. Dispositivos vaginales. Inyecciones. Usted y su médico pueden diseñar un programa de acuerdo a sus necesidades. Su historia clínica, estado de salud, estilo de vida, respuesta a la terapia y preferencias, jugarán un papel importante en la determinación de la forma apropiada de terapia para usted. Asegúrese de preguntar a su médico acerca de las opciones disponibles. Mientras más sepa, podrá tener más control sobre su salud.



Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web