[an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive]    [an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive]
Consideraciones sobre la quiebra del Banco del Café

José Manuel Sevilla*

El Banco del Café fue declarado en quiebra por el Juez a pedido de la Superintendencia de Bancos. Fue una declaración anunciada, pues desde hace varios meses se sabía que estaba intervenido. El nombramiento de Carlos Matus como su Gerente General, desplazando a Panchito Mayorga, fue señal más que clara de su intervención. Tuvieron tiempo los depositantes de sacar su dinero y de hecho varios avispados amigos de Panchito lo hicieron sin respetar los plazos fijos a que estaba colocado. Veremos si el Juez o la Superintendencia tomará alguna acción por estos hechos, realizados en perjuicio de la masa de los otros depositantes.

Algunas consideraciones se están haciendo alrededor de este nuevo escándalo financiero. Según el comunicado oficial de la Superintendencia, los hechos «posiblemente delictivos» que llevaron a la quiebra al mencionado banco son hechos anteriores a la actual administración de ese ente Fiscalizador, pretenden así lavarse las manos de cualquier responsabilidad que pudiere deducírsele. En la práctica le echan la culpa a la pasada Superintendencia a cargo de Angel Navarro. El actual Consejo de la Superintendencia que preside Noel Sacasa Cruz, no tiene nada que ver, con hechos pasados, según así lo declaran, olvidando que en derecho Administrativo, la vida de una entidad pública no tiene solución de continuidad con sus administraciones. Todos los administradores son responsables de los hechos sucedidos en su administración. Tan responsable serán en esta quiebra don Angel, como Don Noel, y sus Consejos Directivos, si la justicia les comprueba que no tomaron a tiempo las medidas, que estaban obligados a tomar para corregir los hechos sucedidos en sus respectivas administraciones. (A propósito nadie le ha deducido ninguna responsabilidad a don Angel por la quiebra escandalosa del BANADES en la que aparecieron con posterioridad varios antiguos directores de ese Banco Estatal, amigos suyos, multimillonarios.

Otro hecho significativo en esta quiebra del Banco del Café es la desigualdad del trato que le ha dado el Gobierno a los depositantes, en relación con el que les dio a los cuentahabientes del lnterbank apenas hace dos meses. En aquel Banco, cuyas pérdidas van ascendiendo a la fecha a más de 150 millones de dólares, el Banco Central corrió a respaldar sus depósitos en dólares y córdobas garantizando a los depositantes que no perderían un solo centavo.. Y así fue, con el dinero del pueblo que es el que la postre perderá todo. En esta quiebra del Banco del Café, los depositantes arriba de 10 mil córdobas lo perderán todo. Siempre el pueblo pierde.

No es que todos los nicaragüenses son iguales ante la Ley según la Constitución. ¿Pues está visto que no lo somos. Allá los cuentahabientes eran sandinistas, protegidos por el pacto, y con los sandinistas no se juega. Eso lo sabe muy bien el Gobierno Liberal. Aquí los cuentahabientes eran pobres comerciantes del mercado. Recurrirán de Amparo los perjudicados por esta violación constitucional?.

(A propósito nadie le ha pedido cuentas a Don Noel Ramírez, ni por supuesto el Procurador General de Justicia, ni la Contraloría le han incoado acusación alguna, por el delito de fraude cometido con los dineros del pueblo confiados a su cuidado de los que dispuso sin ley que lo autorizara).

Es que la verdad, en este país ya se volvió costumbre, es decir ley, que los robos y las estafas cometidos por los funcionarios y hasta por los particulares vinculados a ellos no son perseguibles ni mucho menos castigables.

Se acuerdan de la estafa que un Señor Argüello cometió contra los ganaderos chontaleños, en su Matadero de Amerrisque a quienes robó millones dejándolos en la estacada? Pues se marchó tranquilamente a Miami, donde vive disfrutando tranquilamente de «sus rentas». Han oído que alguna autoridad judicial esté tramitando una extradición para regresarlo al país para que responda de su delito? Han oído de que los directores de Gracsa, los Lacayos de Toño, hayan sido condenados por el robo que le hicieron a los agricultores chinandeganos. Nunca. Para no ir tan lejos qué pasó con los famosos 5 millones de dólares que se robaron de INISER?. Al fin, quién ordenó que se le entregaran al guatemalteco, Marinakis, fue Alemán o fue Luis González. Quién responderá por ese dinero?. Y ya ni hablar de los Centeno Roque ya absueltos por el Juez después de la gigantesca estafa de 150 millones de dólares y en tranquila espera de que la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Managua, confirme ese sobreseimiento definitivo, mientras la Corte Suprema de Justicia, muy bien, gracias. Qué maravilla de país.

Cuáles podrían ser esos hechos posiblemente delictivos de que habla don Noel Sacasa Cruz, cometidos por los dirigentes del Banco del Café antes de su período? No los señalan, pero es público que los parientes del Presidente Don Francisco Mayorga, fueron premiados con asesorías por las cuales devengaban miles de dólares mensuales. Y es también conocido los gruesos préstamos, sin mayores garantías que se auto-otorgaban los miembros de ese Consejo Directivo. Y si eso ha trascendido al público, nunca se dio cuenta la Superintendencia de semejantes manejos. ¿Qué es lo que hace en realidad la Superintendencia y su costoso Consejo Directivo, aparte de ganarse un mil dólares por sesión, por cada una de las cinco o más sesiones al mes que celebran. ¿Tienen alguna preparación bancaria los integrantes de ese Consejo Directiva de la Superintendencia? O son nombrados por amiguismo presidencial, como se asegura?

Veremos si en el futuro cercano tendremos los nicaragüenses más información sobre todos estos interrogantes, lo que tenemos derecho.

No es necesario insistir en la necesidad de un sistema financiero sano y confiable en donde los nicaragüenses podamos depositar nuestro dinero y dormir tranquilos. Con este son ya cinco los bancos privados declarados en quiebra en los últimos años y con la sola excepción de los cuenta-habientes sandinistas del Interbank que salvaron sus ahorros gracias al pacto, los del Banco del Café llorarán por años la estafa de que fueron objeto, sin que haya ninguna autoridad que los ampare.

No podrían quizás los Organismos Financieros Internacionales ante tanta injusticia echarles una mano. ¿Qué irá a decir la Iglesia Católica sobre este nuevo affaire de su Gobierno?

* Economista

Rubenia # 836. Managua.



Compartir:   delicious   digg   meneame [an error occurred while processing this directive]