Especiales Reformas

Anunciese Directorio
  
El Nuevo Diario
Lunes 1 de Mayo de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

Zelaya y la mosquitia... El lado oculto de la incorporación

Lic. Edgard Palazio Galo*

Con estas breves líneas propongo una reflexión histórica acerca de la incorporación (que no-reincorporación) al estado nación nicaragüense de la denominada reserva mosquitia, efectuada el 12 de febrero de 1984 por el gobierno liberal de José Santos Zelaya, tema que no ha sido abordado con toda claridad en nuestra historiografía nacional.

Lo cual se agrava en razón de la naturaleza colonial británica que allí tuvo incidencia, hecho que mereció la descalificación de quienes se sienten más identificados en sus interpretaciones históricas con la realidad y la idiosincrasia hispano colonial de la zona pacífico-central.

En la concepción histórica nacional existe un sostenido discurso por hacer de la incorporación la imagen de un magno acto patriótico realizado por el estado nacional en su proceso de expansión y consolidación territorial. Aspecto que efectivamente es una verdad a medias.

Esto conlleva a dos maneras de ver la historia con relación a la incorporación: por un lado, quienes legitiman lo actuado por el gobierno, incorporación violenta y ampliación efectiva de la frontera estatal, y otros que en ese hecho ven una ruptura impuesta desde fuera por parte del Estado sobre el particular desarrollo regional y evolución histórica social de la población de la mosquitia.

No obstante, en esta ocasión interesa destacar que, aparte de los motivos políticos y económicos que argumentaron para sustentar la incorporación, los principales personeros del gobierno de Zelaya, incluyéndole, no ocultaron ser portadores de un acentuado sentimiento racial segrario hacia los habitantes de la mosquitia. Sentimiento racial cuyo génesis se podría explicar desde el origen del colonialismo español en Nicaragua cuyas estructuras de dominio fueron erigidas básicamente sobre el territorio pacífico-central, dando evolución desde entonces una identidad y un orden sociocultural unido y totalmente identificado con esta demarcación física como expresión de pertenencia.

En consecuencia, la sociedad, asentada en la franja del caribe nicaragüense y concretamente en la mosquitia, sería considerada ajena y sin pertenencia histórica común con este nexo de evolución hispano colonial producido en la zona del pacífico-central. No debemos olvidar que la zona del caribe no fue efectivamente colonizada por los españoles.

En este sentido cabe indicar la presencia en la mentalidad de la época de un fenotipo hispano representativo y catalizador de posición social y legitimidad en las acciones realizadas frente a rasgos étnicos diferentes; blanco frente a negro, civilizado frente atrasado. Estigma racial, generador de una antípoda social, una contraposición, en consecuencia para los gobernantes liberales de la época la pigmentación negra venía a representar precisamente lo adverso.

Retomando el contexto histórico de 1894, es entendible que el calificativo de negro, significara algo más que un adjetivo, venía a constituirse en la expresión aglutinante de lo adverso social y cultural.

Como muestra de esta mentalidad racial prevaleciente es interesante observar que el General Zelaya, días antes de la incorporación, remitió una carta al General Rigoberto Cabezas a la razón Inspector General de la Costa Caribe donde le expresa: «Me parece conveniente explotar en los negros todo aquello que pueda prestarnos oportuna coyuntura para lograr nuestro objeto (la anexión de la mosquitia)»1. Lo anterior deja por evidencia además de un enfoque racial mal intencionado en la persona del presidente liberal de ese entonces, una actitud oportunista a ultranza de las funciones públicas de su investidura, actuando más como vil agresor que como gobernante.

El mismo Zelaya, meses después de haber incorporado la mosquitia, reiteraría su visión segraria cuando, al dirigirse a los soldados de la fuerza militar que se preparaban para marchar a la mosquitia con la misión de sofocar focos de rebeldías anti-incorporación, manifestó: «A vosotros encargo desmintáis con vuestra honrada conducta, con vuestra moralidad, la infame calumnia que aquellos negros nos lanza»2, señalamos que estas expresiones se producen aun cuando la correlación de fuerzas político-militar le era totalmente favorable al gobierno. En realidad la manifestación de rebeldía de los costeños contra la anexión de la mosquitia no llegó nunca a significar un riesgo para las fuerzas del estado nacional. No obstante, se percibe que, a pesar de tener la situación bajo su control estratégico, lejos de asumir una posición de gobernante, de estadista nacional, Zelaya mantiene su descalificación hacia la población nativa de la costa caribe como si se tratara de sujetos sociales extraños a la nacionalidad nicaragüense.

Parece ser que el general Zelaya y quienes le acompañaron hace 106 años en la dirección de la llamada «reincorporación», no tenían realmente tan pristinos sentimientos de unificación nacional en el amplio sentido de la diversidad socio-cultural que presenta nuestro país, si no que vieron en la costa caribe al igual que sus correligionarios del actual gobierno liberal, únicamente un inmenso territorio que ofrecía potenciales fuentes de riquezas para el «desarrollo nacional», desarrollo que hoy, a más de un siglo de distancia y entrando a un nuevo milenio, continúa siendo menos perceptible en sus beneficios para los habitantes de la costa caribe.

* Profesor Depto. de Historia UNAN-Managua.

1 Carta del General José S. Zelaya, dirigida al General Rigoberto Cabezas. Fechada en Managua el 30 de enero de 1894. El entreparéntesis es mío.

2 Proclama del General Zelaya a los soldados de la fuerza expedicionaria del gobierno a la Costa Atlántica, el 25 de julio de 1894.



Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web