Suplementos

Salud y Sexualidad


Especiales

Reformas



Directorio

  
El Nuevo Diario
Sexualidad El Nuevo Diario
Viernes 10 de Marzo de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

Métodos anticonceptivos femeninos
Medidas de prevención para la salud sexual


Foto
   

Antiguamente evitar el embarazo era posible sólo con la más rigurosa abstinencia. Hoy en día existen métodos anticonceptivos para ambos sexos; y cada vez más parejas entienden que la responsabilidad de la anticoncepción debe ser compartida entre el hombre y la mujer. A continuación les presentamos los principales métodos anticonceptivos que existen.

CONDON FEMENINO-BOLSA VAGINAL: Este aparato parece una pequeña bolsa de plástico con un anillo alrededor de la orilla. Sirve como una buena barrera contra las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA. Por lo general, 13 de cada 100 mujeres que lo usan quedan embarazadas. Aunque inicialmente es incómodo, tiene la ventaja de que puede ser introducido varias horas antes de que se produzca el contacto entre el pene y la vagina.

DIAFRAGMA: Hasta la llegada de la píldora anticonceptiva, éste era el método preferido por las mujeres para el control de la natalidad. Más recientemente, se ha despertado de nuevo el interés por usar el diafragma porque reduce la cantidad de sustancias químicas que las mujeres absorben en sus cuerpos.

Si el diafragma se usa correctamente, sólo 6 de cada 100 mujeres quedan embarazadas; el nivel promedio de fracaso, sin embargo, es de 18 de cada 100. Los fracasos del diafragma se deben usualmente a su movimiento durante el contacto del pene con la vagina. Los diafragmas no se recomiendan para las mujeres que tienen tendencia a las infecciones de las vías urinarias.

El diafragma se usa juntamente con una jalea espermicida. Para que la jalea espermicida sea efectiva, el diafragma con la jalea espermicida no debe insertarse más de 6 horas antes de la eyaculación y debe permanecer en su lugar por lo menos 6, pero menos de 24 horas después de la eyaculación. A veces la mujer o su pareja tendrán alguna reacción a la jalea espermicida. Hay que visitar al ginecólogo.

APARATOS INTRAUTERINOS: Hoy en día, los únicos dispositivos intrauterinos que se utilizan en los Estados Unidos son el Progestasert y el Copper T 380A (Para Gard). También se llama T de cobre.

La inserción del dispositivo intrauterino deberá hacerla tu ginecólogo y deberá revisarla cada tres meses. Las mujeres que usan los aparatos intrauterinos corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad inflamatoria pelviana. Además, el dispositivo intrauterino no protege contra las enfermedades de transmisión sexual. En los Estados Unidos, rara vez se recomiendan los dispositivos intrauterinos.

METODOS HORMONALES: Estos métodos suprimen la producción del óvulo maduro y cambian las paredes del útero para que no pueda sostener un óvulo fertilizado. Si usás cualquiera de los métodos hormonales disponibles y observás tu mucosidad cervical, siempre la verás espesa y pegajosa. Parte de la efectividad de este método consiste en cambiar la consistencia de la mucosa cervical para que dificulte el traslado de los espermatozoides.

Muchas mujeres no tienen efectos secundarios debido a las dosis bajas de las nuevas píldoras. En los primeros años de las píldoras anticonceptivas, las dosis hormonales eran mucho más elevadas que en las píldoras de bajas dosis que se usan ahora. A pesar de eso, muchas mujeres tienen efectos secundarios. Los efectos secundarios varían de mujer a mujer y pueden consistir en: distensión del vientre, sensibilidad de los senos, aumento de peso, excesiva pérdida del cabello, aumento del vello y problemas de la piel.

Más aún, los estudios indican que las pastillas anticonceptivas no presentan riesgo para las mujeres que no fuman y que están en sus cuarenta. Las mujeres con más de treinta y cinco años de edad y que fuman, no deben usar las pastillas anticonceptivas. Tené en cuenta que los métodos hormonales anticonceptivos son relativamente nuevos y todavía se necesita completar estudios de largo plazo sobre su efecto en las mujeres.

PILDORAS: Los anticonceptivos orales se empezaron a usar ampliamente en los años 60. Desde entonces, se han convertido en el método preferido de muchas mujeres. Más de la mitad de las mujeres que usan un método reversible, usan píldoras anticonceptivas. La razón es la facilidad de su uso y su bajo nivel de fracasos.

Solamente tres de cada cien mujeres que toman píldoras anticonceptivas quedan embarazadas, y esto usualmente ocurre porque se les olvidó tomar una pastilla. Además, algunas latinas informan que disfrutan de la espontaneidad que les permite el no tener que pensar ni planificar cuándo van a tener contacto sexual del pene con la vagina.

Investigaciones recientes indican que tomar la píldora puede proteger a las mujeres contra el cáncer de los ovarios y del endometrio. A la vez, al parecer la píldora aumenta las posibilidades de contraer cáncer del seno y cáncer cervical en las mujeres que fuman. Además, las mujeres con diabetes, enfermedades del corazón, apoplejía o problemas circulatorios están entre aquellas a quienes no se aconseja tomar la píldora.

Finalmente, la píldora no protege contra las enfermedades de transmisión sexual. La píldora viene generalmente en paquetes que contienen una cantidad para 21 o 28 días. El paquete para 28 días contiene 7 pastillas que son placebos. Se cree que el paquete de 28 días ayuda a la mujer a adquirir el hábito de tomar una pastilla diaria.

INYECCIONES: En 1992, aparecieron en los Estados Unidos las inyecciones anticonceptivas Depo-Provera. La efectividad anticonceptiva de estas inyecciones dura 90 días. Aunque hay un período de 30 días después de los 90 días en que disminuye la probabilidad de embarazo, se recuerda a las mujeres que la posibilidad de quedar embarazadas es más alta en esos 30 días que durante los primeros 90 días después de la inyección.

Unicamente 1 de cada 300 a 400 mujeres queda embarazada usando este método. Una de las preocupaciones con las inyecciones Depo-Provera es que una vez que dejás de ponertelas, puede llevarte hasta 2 años recuperar tu fertilidad. La inyección está hecha de una hormona sintética semejante a la progesterona. Del día 14 hasta el día 90 después de la inyección, una mujer queda protegida del embarazo.

Como la inyección no contiene estrógeno, el riesgo de efectos secundarios relacionados con el estrógeno queda eliminado. Sin embargo, ocurren otros efectos secundarios (sangrado irregular, aumento de peso, depresión) de los que debés informar a tu médico.

IMPLANTES: En 1990, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) aprobó el sistema Norplant, que requiere de la implantación en el brazo de la mujer de 6 cápsulas hechas de un plástico flexible. El sistema controla la natalidad por hasta cinco años por medio de la emisión lenta de progestina. Durante el primer año, sólo 1 de cada 500 mujeres queda embarazada.

Para colocar el implante en tu brazo, el médico te anestesia el área, hace la incisión necesaria y coloca el implante. El implante produce algo de sensibilidad los primeros días en el área donde fue insertado. Las mujeres de brazos delgados podrán ver las cápsulas colocadas en la parte de abajo del brazo.

El implante puede causar dificultades (cicatriz, dolor) cuando se quita. Para quitarlo se requiere de cirugía menor, pero este procedimiento es más difícil que cuando se colocó, ya que se ha formado tejido nuevo alrededor de las cápsulas. Algunas mujeres han necesitado operaciones hechas en dos visitas para retirar el implante.

METODOS QUIRURGICOS: En todo el mundo, la esterilización quirúrgica es el método anticonceptivo más comúnmente usado. En este procedimiento, el cual no es reversible, se impide que los óvulos viajen desde los ovarios y pasen a través de las trompas de Falopio. Específicamente, tu cirujano te cortará las trompas de Falopio y las prensará o cauterizará.

A lo sumo, el procedimiento consistirá en una incisión de menos de 2 pulgadas de largo y el riesgo quirúrgico es mínimo. No se conocen complicaciones a plazo largo debidas a este procedimiento. No se necesita una histerectomía, es decir, la extirpación de los ovarios o del útero para la contracepción.





[ Portada | Archivo | Busqueda | Escríbenos ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Cultural | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998