SuplementosSalud y Sexualidad
Especiales Reformas

Anunciese Directorio
  
El Nuevo Diario
Sexualidad El Nuevo Diario
Viernes 2 de Junio de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

Partículas flotantes dentro del ojo

H.R. Hiller.
Managua

Foto
   

Estimado Dr. Hiller: Desde que tengo memoria, he tenido siempre eso que creo que se llama partículas flotantes en los ojos, una especie de tenue forma borrosa que flota dentro de mis ojos, aunque la mayor parte del tiempo ni siquiera me doy cuenta. Tengo 47 años, y excepto porque tengo miopía nunca he tenido problemas de visión. El otro día empecé a ver algunas nuevas formas borrosas.

Estimado Lector: Las partículas flotantes, conocidas técnicamente como musca volitantes (moscas voladoras en latín), son como pequeñas figuras que se forman a través del campo de visión. Dan la impresión de que están justo frente al ojo pero en realidad son impurezas que flotan dentro de él.

Las partículas flotantes por sí mismas no tienen mayor importancia, pero en ocasiones sus consecuencias pueden originar algún daño significativo al ojo. Lo que debe hacer es ir al oftalmólogo en cuanto vuelvan a aparecer nuevas partículas flotantes.

La retina del ojo, como la película de una cámara, contiene células fotosensibles sobre las que el cristalino enfoca la luz. La retina convierte la luz en señales nerviosas que procesadas por el cerebro son las imágenes que vemos. El interior del ojo -entre el cristalino y la retina- está lleno de un fluido llamado humor vítreo. Este fluido gelatinoso tiene como función apoyar al cristalino y ayudar a mantener la forma del globo ocular.

El humor vítreo -»vítreo» viene del término latino para designar al cristal- es transparente, lo que permite el paso de la luz del cristalino hasta la retina. Las partículas flotantes se deben a impurezas suspendidas en el humor vítreo. Estas impurezas forman sombras sobre la retina, creando la impresión de que los objetos se mueven frente a nuestro campo de visión. DESPRENDIMIENTO DE VITREORRETINAL

Las partículas se perciben más cuando nuestra vista se detiene ante una superficie brillante o plana, como por ejemplo el cielo o una pared blanca. A veces han sido descritas como elementos translúcidos, filamentos o motas, burbujas, telarañas, volutas, o fibras. Las partículas flotantes fluyen dentro y parece que se mueven si se fija la vista directamente en ellas. Aunque a veces puedan ocasionar alguna molestia, no afectan a la visión.

Con la edad, el humor vítreo se deteriora y comienza a contraerse, despegándose de la retina -un proceso denominado desprendimiento de vítreorretinal. Esta enfermedad no es especialmente grave. Suele padecerla la mitad de la población mayor de 50 años, y está considerada como una característica más del envejecimiento. El desprendimiento vítrorretinal puede darse en personas más jóvenes que sean miopes o hayan padecido enfermedades oculares, extracción de cataratas o sean diabéticos.

Algunas veces las partículas se deben a diminutos trocitos gelatinosos que se han formado dentro del humor vítreo a consecuencia de un proceso degenerativo. En ocasiones el desprendimiento vítreorretinal puede destruir algunos pequeños vasos sanguíneos, generando coágulos de sangre en el vítreo que también pueden dar lugar a partículas flotantes.

Como el vítreo se despega de la retina durante el desprendimiento, algunas personas sufren la ilusión óptica de ver destellos brillantes.

Es un fenómeno que se denomina fotopsia y que consiste en la sucesión de chispazos de luz brillante. Aunque puede repetirse con frecuencia, la fotopsia dura sólo un segundo más o menos. (Estas personas no deben confundir la fotopsia con la visión constante de luces -como brillantes focos luminosos- en los dos ojos por un período de tiempo entre 10 y 20 minutos y que es típico de los que padecen migraña). LA FOTOPSIA

Al igual que las «estrellas» que se ven cuando uno se ha dado un golpe, la fotopsia se debe a estimulación mecánica de la retina. De hecho, su aparición ni siquiera está relacionada con la intensidad de la luz e incluso pueden ser vistas con los ojos cerrados.

Algunas veces el humor vítreo están tan firmemente adherido a la retina, que la retina se rasga durante su desprendimiento.

Aproximadamente en un 10% de los casos, la súbita aparición de partículas flotantes o de fotopsia son señales inequívocas de que esto, el desprendimiento de retina, puede ocurrir. Si no se tratan a tiempo, casi un tercio de los desgarros sintomáticos retinales pueden provocar que la retina misma sin intervención del vítreo, se desprenda sola. Ese tipo de desprendimiento retinal puede causar una pérdida de visión permanente.

La mayoría de las veces, los desprendimientos de retina comienzan lejos en el centro de la misma, causando la pérdida de la visión periférica. Pero si el desprendimiento sucede cerca del centro de la retina, en la mácula, puede perderse la visión central. No debe alarmarnos el hecho de que se tengan durante bastante tiempo partículas flotantes siempre y cuando éstas no hayan experimentado ningún cambio significativo.

Foto
   

Aunque la aparición de destellos o de nuevas partículas flotantes, quizá sea una señal de que está produciéndose un desprendimiento vítreorretinal, también pueden ser síntomas de una enfermedad subyacente o de algún tipo de cáncer.

Para evitar complicaciones ulteriores, cualquier persona que empiece a percibir destellos o nuevas partículas debe acudir a su oftalmólogo inmediatamente. Y si las partículas flotantes son numerosas, o van acompañadas de destellos de luz, o cuando se tengan problemas de visión, ha de ser urgentemente. En caso de que dichos problemas no hayan desaparecido al cabo de unas cuantas semanas, es recomendable someterse a un completo examen de la vista. EXAMENES NO SON DOLOROSOS

Examinar la visión no es doloroso, pero el oculista debe dilatar las pupilas para poder observar mejor el vítreo y la retina. Si tras el examen siente que momentáneamente sus ojos son muy sensibles a la luz, es mejor que alguien le lleve a su casa en coche o que conduzca el suyo por usted.

Si se detecta un desgarro en la retina, debe aplicarse el mismo tratamiento que normalmente se utiliza para el desprendimiento. Tales desgarros pueden ser tratados con láser o mediante congelación. Ambas técnicas «sueldan» la zona dañada.

Si se produce un desprendimiento de retina a consecuencia de una retina rasgada, lo que debe considerarse como una emergencia oftalmológica, es necesario intervenir quirúrgicamente para reducir la pérdida permanente de visión. Tras la intervención, el enfermo requerirá un cuidadoso tratamiento postoperatorio.

A pesar de que existen tratamientos para curar las enfermedades subyacentes, no hay un tratamiento estándar para las partículas flotantes solamente. Algunas personas con el paso del tiempo quizá empiecen a sentir menos sus consecuencias, e incluso puede que desaparezcan.

Teóricamente, quitar o sustituir el humor vítreo eliminaría las partículas flotantes, pero el riesgo de que la visión se vea afectada es demasiado grande para recomendar una intervención de ese tipo. Aunque todavía está en fase experimental, unos cuantos investigadores han utilizado el láser para erradicar las partículas flotantes en personas a las que les resulta demasiado molesta su presencia.

Las partículas flotantes que no desaparecen al cabo de varios meses no es probable que desaparezcan ya, aunque se conocen pocos caso al respecto. Cuando las partículas flotantes sean crónicas y empiecen a convertirse en una molestia, pruebe a mover sus ojos arriba y abajo. Este movimiento crea una corriente dentro del humor vítreo que puede desplazar las partículas flotantes de su campo de visión frontal.



Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web