SuplementosCultural
Especiales Reformas

Anunciese Directorio
  
El Nuevo Diario
Sábado 8 de Julio de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

Afiche turístico


No solo descala-bros tiene este gobierno. También hay logros. Por ejemplo, el desarrollo del turismo es indiscutible. No me estoy refiriendo desde luego, a las frecuentes giras de trabajo al exterior del señor Presidente, la primera dama y su séquito de 60 altos funcionarios, que han recorrido todas las latitudes, como algún trasnochado opositor no pactista, pudiera suponer. Hago mención del trabajo del Instituto de Turismo, que jefea ahora don René Molina Valenzuela, empedernido somocista esteliano, que don Arnoldo ha resucitado como Jesús a Lázaro, para que siga como caporal de sus huestes en la bella y tres veces heroica ciudad norteña.

Para ilustrarles lo bien que funciona este organismo, les contaré una historia totalmente fidedigna. Aunque primero debo decirles que el principal apoyo de este organismo, en los Estados Unidos de América, es un señor que por pura casualidad tiene el mismo apellido que la primera dama y que trata al presidente como yerno. Ni vayan a pensar que es por nepotismo, tan sólo son méritos personales.

La cuestión es que en Houston, Texas, funciona una oficina llena de carteles, presentando fotos de paisajes con volcanes, isletas, lagunas y playas paradisiacas. Sobre ellas, con grandes letras, una leyenda: «Nicaragua, tierra de leyenda y de misterio».

Cuando un visitante, interesado en viajar a nuestro terruño, demanda informaciones, gentiles funcionarios turísticos, le dan detalles geográficos, históricos y económicos de la nación.

Geográficos porque les enseñan un mapa que nos ubica en el mundo, históricos porque les dicen que fuimos descubiertos por un tal Cristóbal Colón y económicos porque les dicen, cuánto cuesta el pasaje, los hoteles y los impuestos que deben pagar en el aeropuerto.

La inmensa mayoría de los visitantes se marchaban satisfechos. Pero es sabido que toda regla tiene su excepción. Un buen día se apareció un texano culto a la oficina antes dicha. Era de la estirpe de William Walker, partidario acérrimo de toda la familia Bush, hablaba el exquisito inglés de la región y no se sintió conforme con tan pobres datos sobre un país que él consideraba uno de los más importantes de Africa. Recurrió entonces a la Internet y estableció contacto con un ignorado cibernauta nicaragüense, ávido de cooperar con el chele y apoyar la patriótica labor del señor Molina. La comunicación transcurrió más o menos de la siguiente manera:

-¿Por qué ese país ser de leyenda? Pregunta el texano.

Le responde el nica: -Nada más vea el caso reciente de Byron Jerez. Le explica lo de los checazos, la impotencia de la Contraloría Colegiada, la renuncia oportunista a su cargo, el pago de la multa con dinero del erario público, su enjuiciamiento y el sobreseimiento definitivo, libre hasta de la sospecha de culpa.

- Oh, eso ser más grande leyenda que la de Pecos Bill, teclea Johny, pero ¿por qué ser Nicaragua tierra de misterio? Indaga.

- Porque aquí es un misterio el enriquecimiento acelerado del mandamás y sus capataces. Nadie sabe a dónde van a parar los fondos, baste señalar el último caso del IDR.

- Oh, corruption, mi preguntar detalles a mexicanito Garza e informar después a Gobernador y futuro presidente Bush.



Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web