Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Lunes 28 de Febrero de 2000 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural
 
Médico-abogado analiza y denuncia
Ojos se infectaron en Hospital
*** Detalla la forma como se presenta y desarrolla la pseudomona, que no puede estar en todos los hogares de los afectados

ELOISA IBARRA
Managua

Los cinco pacientes que perdieron sus ojos como consecuencia de una infección causada por la bacteria pseudomona, se infectaron en el Centro Nacional de Oftalmología y no en sus casas como afirman las autoridades de dicho centro, afirmó el doctor Vicente Maltez Montiel, quien considera que el Ministerio de Salud debe asumir su responsabilidad.

Cinco de los seis pacientes que fueron llevados a Estados Unidos para ser tratados de una infección provocada por la bacteria pseudomona, perdieron un ojo. Ellos forman parte de un grupo de once pacientes que adquirieron la infección después de ser operados de cataratas en el Centro Nacional de Oftalmología. Maltez, especialista en Medicina Interna y abogado, después de calificar de dramática la situación sufrida por los cinco pacientes, explicó en qué consiste la pseudomona, dónde vive y por qué afirma que los afectados se infectaron en el Centro de Oftalmología.

Recordó que a inicios de la década de los 90, la pseudomona aeuriginosa hizo presencia en el Hospital Lenín Fonseca, obligando a las autoridades de Salud a decretar su cierre por algún tiempo.

Explicó que las bacterias se dividen en gram positivas y gram negativas, las últimas, a la cual pertenece la pseudomona, es la más difícil de combatir.

La pseudomona, agregó, se encuentra en los aires acondicionados, los grifos, los respiradores mecánicos y en las unidades de cuidados intensivos, su existencia es «una crónica de muerte anunciada» y es por tanto un reto de salud pública su control periódico.

Partiendo de lo anterior, el doctor Maltez opina que los pacientes tienen razón en afirmar que fueron infectados en el Centro Oftalmológico y no en sus casas, porque la bacteria es igual para todos ellos y sería difícil que hubieran adquirido pseudomona en distintos hogares.

Si nos basamos en un principio unicista y lógico ¿por qué todos tienen la misma bacteria? se preguntó Maltez, para luego responder que de haberla adquirido en su casa, tendrían que tener bacterias diferentes.

Los pacientes, explicó, sufrieron una infección denominada endoftalmitis, que es la infección de toda la cavidad ocular, que provoca un foco de pus, lo que opinó, seguramente obligó a los especialistas en Estados Unidos a realizar las excérices o extracción del ojo.

SE VIOLARON LOS PROCEDIMIENTOS DE HIGIENE

Hay que tener un plan periódico para higienizar los quirófanos, los pasillos y unidades de Salud y eso está escrito en todos los manuales, es más, indicó Maltez, se tienen que hacer controles bacteriológicos o cultivos del personal y todos los instrumentos, «salud pública por eso es costoso», precisó.

Cuando se violan los procedimientos que la higiene hospitalaria establece, ocurren las tragedias como la sucedida a los ancianos operados de cataratas y que perdieron un ojo.

Reveló que después de abordar el caso en el programa «Medicina al Día», lo llamó una oftalmológica del Centro, expresándole el hecho de tomar en cuenta que no son los médicos los responsables, sino la dirección del centro y el Ministerio de Salud en sus instancias superiores.

Esa persona le indicó que la directora del Centro, Lisette Herrera, es dentista, lo cual pone más en entredicho la calidad científica de la dirección, y que simplemente está ahí porque es sobrina del doctor René Herrera, Ministro de Gobernación. «Si esto es cierto, porque no me consta, ahí está una de las causas de la tragedia», opinó Maltez.

Para el doctor Maltez, quien también es abogado, la dirección del centro tiene responsabilidad médica, que se define en medicina como la obligación de todo médico de responder por las consecuencias perjudiciales de los actos cometidos en el ejercicio de su profesión.

En este caso, la causa de una demanda correspondería a lo que se llama consecuencias fatales en la realización de procedimientos diagnósticos o terapeúticos, o puede entrar bajo el capítulo de accidentes terapeúticos y también de agravamiento de la enfermedad primaria. A criterio de Maltez, por los hechos se puede decir que existió negligencia en el centro de Oftalmología.

Las autoridades de Salud, opinó, deben indemnizar a los pacientes que perdieron su ojo para no sentar un peligroso precedente en cuanto a la política de atención que tienen con la ciudadanía, y sobre todo con las personas de la tercera edad, representadas por los afectados.

AUTORIDADES ACEPTAN IMPLÍCITAMENTE

Según el doctor Maltez, desde el momento que el Centro envió a los pacientes más graves a Estados Unidos, reconoció implícitamente su responsabilidad en el hecho, de lo contrario no lo habrían hecho.

Ellos, (el centro), agregó, quisieron aplacar a la opinión pública con esa medida y ahora van a decir «yo no fui». Pero al pueblo no lo engañan.

Con ese hecho se violó el artículo 59 de la Constitución Política, aún vigente, que establece el derecho a la salud de los nicaragüenses y que es el Estado quien va a establecer las condiciones básicas, para su promoción, protección, recuperación y rehabilitación.

Además el artículo 25 que establece que toda persona tiene derecho a su seguridad y el 23 señala que el derecho a la vida es inviolable e inherente a la persona humana.

Estos artículos constitucionales, afirma, se violaron porque la endoftalmistis que se generó producto de la infección, pudo haber penetrado en el cerebro produciendo infecciones localizadas como abscesos, provocando una meningoencefalitis, causando hasta la muerte. Estos pacientes estuvieron en peligro inminente y si no hubieran recibido la atención debida, habrían fallecido o tenido complicaciones, tomando además en consideración la edad de los pacientes, a quienes se les han violado sus derechos como personas de la tercera edad, señaló.

CENTRO ES UNA ANTESALA DE LA MUERTE

La pseudomona, explicó, es uno de los retos más maravillosos del mundo microbiano, por lo tanto las autoridades de Salud tienen que asumir su responsabilidad.

Indicó que el tiempo para desinfectar el Centro de Oftalmología, dependerá de la inversión de recursos que se haga y a la vez se tiene que hacer el proceso de control.

Por ello, opinó, son necesarias las supervisiones epideomiológicas, que es una rama de la medicina que no se toca, pues las autoridades de Salud por revanchismo político corrieron al único graduado en epidemiología hospitalaria, el doctor Guillermo Porras, y esa es una de las funciones que debe jugar un higienista, revisar, valorar y autorizar cuando el centro esté en condiciones óptimas.

Afirmó que mientras el Ministerio de Salud no tenga trasparencia sobre el asunto, los quirófanos del Centro de Oftalmología se convertirán en unidades de muerte y de dolor, lamentablemente.

Maltez instó a los diputados de la Asamblea Nacional a trabajar en una Ley de Derechos del Paciente, que aún no existe en Nicaragua y que mantiene en un estado de desprotección a quienes utilizan los servicios clínicos públicos o privados.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web