Portada
Archivo
Busqueda
Escríbenos
  El Nuevo Diario
  Lunes 17 de Enero de 2000 | Managua, Nicaragua
_
     
Menu
Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Cultural
 
Como directora de la misma
Los planes de HAYDEE PALACIOS, en la Escuela de Danza

Isidro Rodríguez Silva
Managua

Haydeé Palacios Vivas es la directora de la Escuela Nacional de Danza “Adán Castillo” y coordinadora del Centro Nicaragüense de Enseñanza Artística “Pablo Antonio Cuadra”, además de directora y fundadora del prestigioso grupo Ballet Folklórico Ruth Palacios, que ha llevado al escenario el rescate folklórico de los Agüizotes y las Pastorelas.

La Escuela Nacional de Danza, que ya tiene sus matrículas abiertas, imparte diferentes asignaturas en busca de una formación integral artística, danzaria y cultural. Entre sus asignaturas se encuentran las clases de ballet, danza folklórica, que es el perfil de la carrera, música, folklore latinoamericano y composición coreográfica.

TECNICA DE INVESTIGACION FOLKLORICA

Referente a la asignatura de Técnica de Investigación Folklórica, afirma que le dará un nuevo contenido pedagógico y metodológico. Ella explica que primero existe una investigación eventual, es decir, el primer encuentro con el hecho folklórico, donde se anota lo que se observa y después se busca a los informantes, para ir adonde ellos ensayan o trabajan. Como ejemplo, se ve el baile del Toro Huaco, en Diriamba, se contacta con el dueño del baile para ir a su casa y hablar sobre la investigación eventual del baile. El segundo paso es la ampliación de esa investigación eventual, en un mayor caudal de información teórica. En esta etapa, el investigador es acompañado por un músico, sociólogo, camarógrafo, es decir todas aquellas personas involucradas de una u otra manera con el hecho folklórico a investigar. Un factor importante, reafirma la profesora Haydeé Palacios, es la edad del informante y cómo tratarlo en la entrevista, para tener una información veraz.

FUENTE VIVA Y FUENTE SECA

Después se hace toda una planificación metodológica para participar en todo el proceso en que se da el hecho folklórico, que va desde los ensayos hasta la presentación en la fiesta religiosa; a esta investigación ella la llama fuente viva y la fuente seca es la información bibliográfica de aquellos escritores o investigadores que han abordado este mismo fenómeno.

DEL FOLKLORE VIVO AL ESCENARIO TEATRAL

Al preguntársele qué ocurre cuando se pasa del folklore vivo al escenario teatral, ella señala que nadie tiene la capacidad de trasladar el folklore vivo al escenario, ya que el folklore vivo sólo lo puede trasformar el propio pueblo; cuando pasa a un teatro tiene que regirse a las leyes del escenario, donde el coreógrafo debe tener el mayor respeto por la autenticidad de la danza, pero se debe aclarar que junto al folklore vivo existe un folklore recreado para el escenario, hasta hay un folklore turístico. “El folklore vivo está en constante transformación. En Masaya, el pueblo le quitó la corona a San Jerónimo para ponerle un sombrero sandinista y fue el mismo pueblo quien le cambió este sombrero por uno típico de Monimbó. El papel china con que se hacían las flores para adornar los sombreros son hechas desde hace buen tiempo de plástico. La folklorología es la ciencia que estudia el folklore y sus aportes a la antropología y la sociología. Y es que el folklore, dice Haydeé Palacios, es oral, tradicional, vivo, dinámico, empírico y anónimo.

LLEVAR PERSONAJES A LA ESCUELA

“Por eso quiero llevar a la escuela esos personajes extraordinarios que han vivido toda una vida como bailantes de nuestra danza folklórica, por ejemplo, a doña Felipita Cermeño, hija del gran musicólogo Augusto Cermeño, a Roberto Marenco, a Roberto Ortiz, que lo he visto bailar desde la edad de siete años. Además de llevar también a Alejandro Cuadra, a Irene López, Blanca Guardado o Ronald Abud para que los alumnos puedan apreciar los diferentes estilos en concebir la puesta coreográfica de una danza folklórica.

“Además, me dice, los directores de grupos bailamos mejor que nadie la danza representativa del lugar en que nacimos. Ronald Abud no podría bailar con mayor autenticidad los Agüizotes que yo, que he vivido desde mi niñez el folklore de Masaya, lo mismo, yo no podría bailar con mayor autenticidad el Toro Huaco que Ronald, cuando él ha vivido toda su vida en Diriamba.

UN SELLO ESPECIAL “Es por eso que ciertos montajes coreográficos del folklore llevan un sello especial e insuperables, me refiero, a las pastorelas que he montado con mi grupo, que es un trabajo revolucionario a nivel del rescate de nuestra danza, me refiero a la Purísima de Ronald Abud o la Boda Norteña de Alejandro Cuadra, sólo para darte algunos ejemplos. “Y es que el folklore no tiene fronteras, explica la profesora Haydeé Palacios, se transforma constantemente. La marimba africana que llegó a la Costa Caribe nicaragüense pasó al Pacífico. Ahora que estuve en Miami, te das cuenta que en muchas partes venden nacatamal, por la cantidad de nicaragüenses que viven allá, el gallopinto también se ha unido a la dieta de esta población hispana”.

VISITA A CENTROS EDUCATIVOS

Una de sus metas es visitar los centros educativos para captar nuevos alumnos, así como invitar aquellos profesores que imparten folklore en las escuelas e institutos para que obtengan un título académico y se les reconozca su nivel profesional. “Me siento satisfecha con los resultados de la Escuela de Danza del año pasado, no sólo participamos en eventos tan importantes como en la OTI, sino también obtuvimos dos medallas dadas por la joyería Garzón como un reconocimiento al trabajo de alumnos y maestros de la escuela. Las matrículas están abiertas y esperamos a todos los jóvenes e interesados a matricularse”, concluye.


Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web