SuplementosCultural
Especiales Reformas

Anunciese Directorio
  
El Nuevo Diario
Sábado 29 de Abril de 2000 | Managua, Nicaragua
_

Menu Portada Archivo Busqueda Escribenos Nacional Sucesos Variedades Deportes Opinion Departamentos

A propósito del Día Internacional de este arte (*)
Un poco de historia de la danza en Nicaragua


La danza como arte escénico tiene su origen en Nicaragua a inicios de los años sesenta con la creación de la Escuela de Bellas Artes y el surgimiento de algunos centros nocturnos de la dinámica vieja Managua; en el primero se inicia la enseñanza danzaria de manera formal y en los segundos se comienzan a presentar las primeras obras, show y espectáculos de producción nacional.

Se destacan en este período Alcira Alonso en la parte de los montajes coreográficos y Heriberto Mercado como intérprete y profesor en las áreas del ballet clásico y otras danzas no tradicionales, principalmente Chonita Gutiérrez, Camilo Zapata y el papá de Irene López, dan los primeros pasos en la conformación de las primeras agrupaciones de proyección artística de nuestros bailes folklóricos debiéndose el desarrollo y la continuidad de estas agrupaciones al esfuerzo y el trabajo tesonero de Irene López, Bayardo Ortiz y Antonio Dávila, entre otros.

CON MAS IMPETU EN LOS 70

Para los años 70 aparecen con más ímpetu y organización los ya denominados ballets folklóricos de Ronald Abud y Alejandro Cuadra con una proyección más espectacular del folklore danzario. Se le adjudica a Alejandro Cuadra la conformación de la primera agrupación folklórica universitaria.

Haydée Palacios juega un rol importante en la enseñanza de la danza folklórica, llega a ser profesora de este arte en el Instituto Central Ramírez Goyena, en la Escuela Nacional de Comercio y en el Colegio Primero de Febrero.

EL AUGE CULTURAL DE LOS 80

Con el auge cultural que propició la Revolución Popular Sandinista a inicios de los años ochenta, surgen muchas más agrupaciones danzarias como el conjunto «Gaspar García Laviana», de Aldanaro Jarquín, el conjunto folklórico Flor de Sacuanjoche de Nina Moreno, el Güegüense de Javier Duriez, el Grupo Nahuatl de Xiomara Gutiérrez, la Compañía Anahuac de Guillermo Urbina y el Ballet Folklórico Tepenahuatl de Blanca Guardado.

Este último (el Tepenahuatl) junto al Macehuatl, el Ruth Palacios y el Ballet Folklórico Nicaragüense, están catalogados como los más excelentes a nivel nacional.

CREACION DE ESCUELA NACIONAL DE DANZA

La creación de la Escuela Nacional de Danza, también en la década de los ochenta, propicia por primera vez en Nicaragua la enseñanza y la práctica de la danza moderna o contemporánea, destacándose con sus aportes docentes.

Patricia López, Evangelina Villalón (México); Elena Gutiérrez (Chile); y Gerardo Lastra (Cuba) q.e.p.d., surge así la primera compañía de danza moderna bajo la coordinación de Gloria Bacon.

Es actualmente el grupo de Gloria Bacon, junto al de Verónica Arana y el de Ligia Luna, los que constituyen la máxima expresión de la danza moderna en Nicaragua.

Iván Luis Palomo y Miguel Angel Tercero tienen su parte en esta historia, crearon las dos primeros grupos de danza de Variedades o de bailes populares.

Cabe mencionar también en este breve recorrido por la danza en Nicaragua, el trabajo realizado por Ana Amalia Sierra a mediados de los años ochenta con la creación de la Escuela Nacional de Ballet, la cual ya no existe por decisión de las autoridades culturales del actual gobierno.

LA ENSEÑANZA EN LA ACTUALIDAD

En la actualidad, la enseñanza formal de la danza en Nicaragua se sustenta en el esfuerzo docente de la Escuela Nacional de Danza «Adán Castillo», del Instituto Nicaragüense de Cultura y de la Academia Nicaragüense de la Danza de la Asociación de Artistas de la Danza, así como el esfuerzo individual de algunas personas de otras regiones del país: Lelia González, Diamante Mercado, Auxiliadora Valle, Felipita Cermeño y Rosalpina Vásquez, entre otras.

Para finalizar esta breve entrega a nuestros queridos lectores, es necesario reconocer que el desarrollo de la danza en general de nuestra querida Nicaragua se basa fundamentalmente en la disposición y esfuerzo de una gran cantidad de bailarinas y bailarines jóvenes que sin contar con salario o una ayuda económica redituable por su profesión, mantienen vivo el movimiento, el ritmo y el espacio.

A todos ellos, sus maestros y sus directores, mi más grande felicitación!

(*) El Día Internacional de la Danza, fue instaurado por la UNESCO para celebrarse los 29 de abril de cada año.



Compartir:   delicious   digg   meneame


[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web